Manuel Luis García impulsa la Metapercepción, un nuevo área de la psicología científica que persigue reducir el sufrimiento humano

Había tratado trastornos mentales y luchado para prevenirlos, pero se dio cuenta de que no era suficiente cuando él mismo empezó a padecer aquello que combatía. Entonces, este psicólogo abandonó todo para reflexionar, dando su retiro como fruto un entrenamiento neuropsicológico innovador que ayuda al individuo a ser autoconsciente para alcanzar su dignidad y libertad.

El psicólogo onubense Manuel Luis García Raposo.
El psicólogo onubense Manuel Luis García Raposo.

A.R.E. La mente humana es una potente herramienta que hay que saber domar y educar para alcanzar nuestros objetivos y vivir en equilibrio. Ello bien lo sabe el psicólogo onubense Manuel Luis García Raposo, un hombre que tras experimentar en sus propias carnes el estrés, malestar físico y otras patologías que él mismo trataba de curar y prevenir en sus pacientes, decidió hacer un alto en el camino para crear, basándose en su propia experiencia, un método diferente a los conocidos, algo verdaderamente efectivo para erradicar lo que él llama “sufrimiento gratuito”.

Manuel Luis es natural de Huelva, donde pasó su infancia y juventud. Estudió en los colegios Hermanos Maristas y Reyes Católicos e hizo COU en el instituto La Rábida. Más tarde ingresó en la Universidad de Granada para formarse en Psicología, ello después de renunciar a un puesto en la Caja de Ahorros de Huelva que obtuvo por oposición, una estabilidad que cambió porque “tenía muy claro que aunque el dinero es importante, las personas lo son más”.

A pesar de barajar otras carreras, como Medicina, Filosofía, Informática o Física, acabó decantándose por la Psicología porque toda actividad humana “está soportada por nuestra neurología específica, lo que significa que la clave está en el cerebro humano, por ello, me considero ante todo un neurocientífico”, afirma Manuel Luis.




El onubense ha llevado a cabo una intensa labor como conferenciante.
El onubense ha llevado a cabo una intensa labor como conferenciante.

Asimismo, el segundo y fundamental motivo que lo llevó a convertirse en psicólogo es que la principal preocupación de este hombre siempre ha sido el sufrimiento humano, muy especialmente el “innecesario”, que el profesional considera “ronda el 90% del sufrimiento total. Tengo la experiencia personal y profesional de que este sufrimiento humano incensario es totalmente “gratuito”, lo que significa, nada más y nada menos, que puede evitarse, que podemos aprender a evitarlo. Por esta razón, no creo que haya una tarea más importante que dedicarse en cuerpo y alma a erradicar ese 90% de este sufrimiento humano, que además hace mucho daño físico y mental a medio y largo plazo y es la base de casi todos los trastornos psicológicos y de innumerables enfermedades físicas”.

Una vez instalado en la capital granadina, el onubense puso en marcha el que sería su primer proyecto profesional: impulsar la Psicología on line en España. Y es que Manuel Luis ya tenía en el año 1996 un amplio dominio de las nuevas tecnologías y grandes conocimientos de programación informática gracias a que su padre le regaló en su adolescencia uno de los primeros ordenadores personales que se comercializaron en nuestro país. Por eso, cuando instalaron Internet en su Facultad, el estudiante aprovechó sus dotes y, con el apoyo del decano de Psicología, creó el primer portal de la Facultad de Psicología de la Universidad de Granada, convirtiéndose así en pionero de la Psicología on line en España.




Manuel Luis estudió Psicología en la Universidad de Granada.
Manuel Luis estudió Psicología en la Universidad de Granada.

“Este hecho me regaló el suficiente prestigio ante mis compañeros y profesores para que el decano de la Facultad me encargara la formación de los psicólogos en el área de las Nuevas Tecnologías aplicadas a la Psicología. Durante tres años me dediqué a esta labor en el aula de informática de la Facultad”, recuerda el onubense.

Tras finalizar la carrera, y aunque la intención inicial de Manuel Luis era dedicarse a la investigación en el seno de la Universidad de Granada, al final regresó a su tierra natal, desde donde ha desarrollado su trayectoria, en la que se incluyen numerosos e interesantes proyectos. En línea con lo anterior, el profesional no abandonó la puerta a la revolución digital de su área que había abierto y, una vez en Huelva, desarrolló uno de los primeros gabinetes de psicología on-line, destacando su nombre de nuevo en el campo de las nuevas tecnologías aplicadas a la psicología clínica.

En los años siguientes, García Raposo trabajó como psicólogo clínico, especializado en ansiedad, estrés, depresión, TDAH y superdotación intelectual, labor que le descubrió que la mejor manera de evitar estos trastornos mentales era prevenirlos. De modo que modificó su enfoque entonces, centrando su actividad profesional en la prevención en salud, una tarea que llevó a cabo durante una década de mano del Grupo Editorial Anaya en calidad de ponente senior nacional. “Pude llegar a decenas de miles de personas y trabajar todas las habilidades psicológicas necesarias para prevenir los trastornos psicológicos y psicosomáticos y mejorar de forma eficaz y eficiente la calidad de vida personal y profesional”, explica el onubense.

El concepto de Psicología ha cambiado. / Foto: commons wikipedia
El sufrimiento psicológico puede derivar en dolor físico. / Foto: commons wikipedia

Pero nuevamente, Manuel Luis tomó conciencia de que ni la terapia ni la formación presencial eran suficientes para conseguir que las personas dejaran de sufrir, incluso él mismo, por el ritmo de trabajo que llevaba, una intensa actividad de terapeuta y conferenciante, estaba padeciendo daño físico por el estrés, algo del todo incongruente. Esta especie de revelación se le mostró mientras preparaba una sesión para profesores en Ávila y entonces cerró su gabinete y dejó de dar conferencias para tomarse un tiempo de reflexión y decidir qué hacer con su vida personal y profesional.

Fue necesario algo más de un año sabático, al que siguieron otros cinco de investigación, para dar forma a un nuevo método que Manuel Luis ha bautizado como Método Psicológico Luman (MPL), el cual vino acompañado por el Proyecto Consciencia.es para su difusión internacional. Asimismo, el onubense pensó que una manera eficaz de hacer llegar su planteamiento a los ciudadanos era plasmarlo en un libro, naciendo así el Manual de Psicología y Autoayuda: Eres Amor y Posibilidades infinitas. De todo ello nos habla el experto en esta entrevista:

– Manuel, ¿qué es el Proyecto Consciencia.es? 
– El Proyecto Consciencia.es se presenta como la respuesta al sufrimiento humano innecesario. De hecho, el proyecto ofrece a la humanidad una reducción de, al menos, el 90% del sufrimiento humano personal. Sé que esto suena muy grandilocuente, pero es como todo, cuando algo se experimenta, ya no necesita ser explicado porque ya ha ocurrido lo que estábamos buscando… en nuestro caso, sentirnos seres dignos y libres.

En su libro aborda los principios de su método psicológico.
En su libro aborda los principios de su método psicológico.

– ¿Qué te motivó a ponerlo en marcha?
– Primero, mi propia necesidad personal de experimentar una vida más consciente, digna y libre. Y, segundo, ofrecer a todas las personas que lo deseen un método para pasar de vivir una vida de supervivencia diaria, en la que prevalece la rutina, la limitación y las emociones negativas, a vivir una vida llena de posibilidades, dignidad y libertad. Que, por cierto, es lo que nos merecemos todos por el mero hecho de haber nacido.

– ¿Cómo podemos evitar el sufrimiento?
– La mayor parte del sufrimiento humano es innecesario y en automático. No nos damos ni cuenta. Y, por una cuestión de dignidad personal, esto hay que cambiarlo. Si fuéramos “conscientes” de lo que pensamos, sentimos y hacemos podríamos disminuir la mayor parte de nuestro sufrimiento personal de forma casi instantánea. Pero no lo hacemos porque nos pasamos todo el día “perdidos” y “distraídos” en nuestras rutinarias vidas. La palabra clave del proyecto es “consciencia”, por eso se llama así; porque sólo la consciencia personal o autoconsciencia nos lleva a experimentar nuestra propia dignidad y a ejercerla en forma de acciones libres. Y cuando experimentamos esto… ¡lo cambiamos todo!… porque pasamos de ser sufridores de la circunstancias personales a ser creadores de la realidad personal. Si no “despertamos” de nuestras rutinas diarias nos estamos condenando a sufrir sin límites. Y, este sufrimiento personal continuado termina estropeando el cuerpo y la mente y ningún ser humano se merece esto. El caso es que lo que libera de sufrir innecesariamente es la consciencia de uno mismo, y no la formación académica o la experiencia profesional en el campo de la salud. Yo me tuve que dedicar a salvarme a mí mismo de mi propio sufrimiento, por ello la fortaleza del Proyecto Consciencia.es está en la “experiencia” y no en la teoría.

– Eres el promotor de un nuevo área de la psicología científica, la Metaperceptiva. ¿En qué consiste?
– Todo lo que explico en el Proyecto y en el Manual de Psicología (MPA) tiene la base la psicología cognitiva-conductual, la neuropsicología y las neurociencias. Cuando hablo de consciencia, en ningún caso estoy hablado de algo trascendente, religioso o exotérico, sino de un procesamiento neuropsicológico que se puede registrar con un electroencefalograma (EEG) o una tomografía axial computarizada (TAC). O sea, neurología en estado puro.
La paradoja neurológica está en el hecho de que sólo podemos “ser conscientes” de ciertos contenidos de nuestra consciencia si estamos en el nivel de procesamiento neuropsicológico que permite ese nivel de consciencia. O sea, que solo podemos “entender” lo que nuestro cerebro nos permite experimentar. Por ejemplo, un niño de dos años no entenderá que es una calculadora aunque la tenga delante y se le explique para que sirve, porque su cerebro no tiene el suficiente nivel neuropsicológico para que sea “consciente” del concepto calculadora y cálculo matemático.

Manuel Luis ha puesto en marcha en Proyecto Consciencia.es
Manuel Luis ha puesto en marcha en Proyecto Consciencia.es

Así, el Proyecto Consciencia.es muestra un nuevo nivel de consciencia o procesamiento neuropsicológico de la realidad que he decido llamar MetaPercepción. Lo llamé así porque permite ir más allá (meta) de los análisis que hacemos en nuestra vida cotidiana. Análisis que pueden ser adecuados o no, pero que en cualquier caso son muy básicos para la complejidad vivencial que tenemos que afrontar en el día a día. Dicho de una manera sencilla, y cogiendo una metáfora del mundo automovilístico, la Metapercepción es equivalente a ir por la vida con las “luces largas” en lugar de con las “luces cortas”. Con “luces largas”, indudablemente, se ven más y mejor los “caminos” que estamos recorriendo en nuestras vidas. Por eso, gracias a la MetaPercepción somos más conscientes de todo lo que tiene que ver con nosotros y lo que llamamos la “realidad”, y eso nos permite experimentar, entre otras muchas cosas, nuestra dignidad y las posibilidades infinitas. Lo que se traduce en lo práctico en mejorar nuestra salud, nuestras relaciones personales, nuestros trabajos, nuestra situación económica, etc. La buena noticia es que podemos entrenar nuestro cerebro para experimentar la realidad en el nivel metaperceptivo porque ya tenemos la base neuropsicológica que lo permite… solo tenemos que entrenarla… y para esto creé el Método Psicológico Luman presentado con detalle en el Manual de Psicología y AutoAyuda (MPA).

– Háblanos de este Método.
– El Método Psicológico Luman (MPL) es un entrenamiento neuropsicológico disponible para todos los seres humanos, basado en el desarrollo personal de las habilidades Metaperceptivas (MetaCognición, MetaEmoción, MetaAcción, MetaLenguaje, MetaBiología, etc.).  Todo lo que he afirmado hasta aquí parte de una experiencia y no de una teoría. Por eso, siempre voy de la experiencia a la teoría y no al contrario. Mi intención es estudiar los fundamentos neurocientíficos de lo que he llamado metapercepción.
El problema colateral con el que se va a encontrar la comunidad científica internacional es que no se puede estudiar el fenómeno metaperceptivo sin la experiencia metaperceptiva del mismo. No obstante, confío en que esto se supere con los años. Pido perdón, porque sé que esto va a producirle más de un dolor de cabeza a los psicólogos y a los neurocientíficos, pero el fenómeno de la metapercepción se impone por sí mismo frente a todos los sistemas de creencias humanos, incluidos los científicos. De hecho, terminaremos haciendo meta-ciencia.
Por suerte, la mayor parte de los seres humanos tienen la suficiente madurez neuropsicológica para usar la metapercepción o capacidad metaperceptiva.

manuel-luis-garcia-raposo– ¿En qué se diferencia tu método de otros?
– El Método Psicológico Luman (MPL) no es exactamente un método, es un meta-método. Es, por así decirlo, el método para “percibir” y construir y de-construir todos los métodos existentes. No es un método más. Es una forma nueva de percibir la realidad y esto incluye a todas las aproximaciones metodológicas del pasado, del presente y probablemente, de futuro humano.
A efectos prácticos, y con respecto al ciudadano de a pie, el método consiste en una serie de 23 sesiones psicológicas escritas en formato de autoayuda que permitirá a la persona dar el salto del nivel de consciencia cotidiano (PER), al nuevo nivel de procesamiento de la realidad que he llamado metapercepción.
El MPL está secuenciado de forma que parte de lo más sencillo y va a lo más complejo y, según el nivel de consciencia de la persona, le llevará más o menos tiempo poder procesar su realidad cotidiana en términos metaperceptivos.

– ¿Qué van a conseguir las personas gracias a tus planteamientos?
– Para empezar, quiero que quede muy claro que esto no es una cuestión de teorías o planteamientos. El Método Psicológico Luman (MPL), o lleva a las personas a experimentar la realidad a nivel metaperceptivo, o no es nada que merezca la pena, sólo otro rollo psicológico más.
En realidad, yo no tengo que convencer a nadie de nada. Mi labor es ser un facilitador para que cada uno tenga sus propias experiencias metaperceptivas y, a raíz de esto, se va cambiando todo. Cuando las personas experimentan su realidad en términos metaperceptivos, ya no hay nada más que explicar, porque ya está todo conseguido. Cuando una persona, gracias a la autoconsciencia o procesamiento metaperceptivo de la realidad, experimenta su dignidad sin límites, su vida cambia porque ya nada es igual.
Y a partir de ese momento, la persona que ahora es “consciente”, deja de hacer aquello que le hace daño y comienza de forma natural a cuidarse y quererse. De hecho, el cambio personal no es posible sin la consciencia de la propia dignidad (autoestima), y el tiempo que antes se consumía en la rutina diaria, la limitación y las emociones negativas, ahora se emplea, por voluntad propia, en crear una vida de posibilidades, pasando de ser sufridor a ser un creador.

libre
Para ser libres es necesario ser autoconscientes.

– ¿Cómo podemos ser libres?
– Para poder experimentar la libertad es necesario un nivel concreto de consciencia. No es posible experimentar la libertad si no hay un substrato neuropsicológico que soporte la experiencia de la libertad. Por ello, no es posible experimentar la libertad sin consciencia, y lamento decir que el nivel de consciencia en el que viven la mayor parte de las personas ni siquiera permite el ejercicio personal de la libertad.
Las cadenas que atan a los hombres son invisibles, y son sus propias creencias limitadoras. El problema no es tener una creencia, el problema es no ser conscientes de cómo esta creencia dirige en automático nuestros pensamientos, emociones y actos. Por ello, la cadena más importante que ata a la humanidad es la ignorancia de cómo nuestras creencias automáticas nos afectan en el ejercicio de una vida consciente y, por lo tanto, digna y libre.
La solución es muy simple, la Libertad de la Humanidad viene de la mano de que seamos conscientes, uno a uno, de cómo nuestras creencias nos afectan en automático y sin darnos cuenta. La experiencia metaperceptiva de la realidad nos permite romper este automatismo y darnos cuenta de qué estamos pensando, sintiendo y haciendo y, por primera vez en nuestra vida, decidir qué grado de atención e importancia le vamos a dar a lo que estamos pensando.

– ¿Crees que vivimos alienados? ¿Por qué?
– Sí, sin duda vivimos alienados y por una cuestión de dignidad debemos robarles cuotas a la alienación y ganarlas en consciencia. Para la psicología, la alienación consiste en una pérdida del sentimiento de la propia identidad, o dicho en mis palabras, una baja autoconsciencia de quiénes somos, qué pensamos, qué sentimos y qué hacemos. Además, la alienación viene reforzada por el estilo de vida que llevamos, una vida llena de rutina y limitación, que yo llamo vida zombie.  Vivimos alienados porque vivimos dentro de nuestros sistemas de creencias, que nos “obligan” a vivir dentro de una realidad personal muy pequeña y llena de limitaciones por todas partes.
Pero no solamente vivimos alienados, sino también evadidos y fugados de la realidad. Vivir una vida que no se entiende y en la que hay mucho sufrimiento personal lleva a la evasión o fuga de la realidad como estrategia para compensar una vida de mediocridad y supervivencia. Por ello, estamos en una sociedad basada en la evasión para compensar el nivel de sufrimiento vital. Y por eso es tan difícil vivir sin adicciones. Porque la adicción física, química o psicológica es la alternativa fácil para evadirse del sufrimiento humano cotidiano. Situación que además es explotada, tristemente, desde el mundo de la publicidad y el marketing.
Nuestro actual nivel de consciencia no permite superar ni la alienación ni la evasión o fuga de la realidad. Por ello, la alternativa viable está en el incremento del nivel de consciencia personal que denomino autoconsciencia, y en términos neurocientíficos, Metapercepción.

Este 20 de marzo se celebra el Día de la Felicidad.
El psicólogo considera que la felicidad es una etiqueta mental.

– ¿Existe una clave para ser felices?
– En mi libro nunca hablo de la felicidad, siempre hablo de estabilidad del estado del ánimo, de paz mental y de equilibrio psicológico y físico. La felicidad es una etiqueta mental aprovechada por el mundo del marketing y la publicidad para que siempre estemos gastando dinero en cosas que supuestamente nos la proporcionarán.
La humanidad vive obsesionada con la búsqueda de una supuesta felicidad que nunca llega. Nos pasamos la vida persiguiendo una sombra. Lo que realmente estamos buscando, lo sepamos o no, es ser consciente de nosotros mismos, ya que esto nos lleva a experimentar nuestra dignidad y a ejercerla en forma de acciones libres.

– Imagino que tu libro, Psicología y AutoAyuda, ha sido tu manera de sintentizar todos esos nuevos contenidos. 
– El Manual de Psicología y AutoAyuda: Eres Amor y Posibilidades Infinitas es la punta del iceberg del Proyecto consciencia.es. El objetivo del libro es ser un despertador para la consciencia de cada persona, es un manual de trabajo, escrito en el formato de sesiones de autoayuda para que sean los propios lectores los que gestionen su ritmo y progreso de forma autónoma e independiente.
El libro es un entrenamiento personal programado para que las personas ganen en autoconsciencia, dignidad y libertad. Y, uno de los primeros resultados apreciables, es la reducción significativa del sufrimiento personal.

El libro está dividido en diferentes sesiones.
El libro está dividido en diferentes sesiones.

– ¿A quién va dirigido el libro?
– A todas las personas que quieran dejar de sufrir de forma innecesaria y quieran experimentar la dignidad y la libertad que se merecen en sus vidas cotidianas. El Manual va dirigido tanto al lector que quiera realizar un Programa de Entrenamiento en Habilidades Metaperceptivas (PEHM), como al investigador que desee profundizar en los fundamentos teóricos y prácticos de la Metapercepción como procesamiento neuropsicológico. Según la destreza de cada uno, o nivel de consciencia, los usuarios del Manual pueden tardar de tres meses a un año en adquirir la capacidad metaperceptiva como modo alternativo de interpretar e interactuar con la vida cotidiana (experiencia metaperceptiva de la realidad personal).

– ¿Tienes previstas muchas charlas y conferencias próximamente? ¿Dónde has estado ya?
– Tengo previstas charlas, conferencias, congresos, etc. tanto a nivel nacional como internacional, en castellano e inglés. El Proyecto Consciencia.es está soportado tanto a nivel presencial como on-line. También estoy trabajando para recibir el respaldo desde todos los estamentos sociales y organismos nacionales e internacionales y trabajando para crear una fundación internacional que vele por el proyecto a título póstumo. En Internet, tanto en www.consciencia.es como en el área de prensa de www.autoayuda.es se puede hacer un seguimiento en tiempo real, tanto de nuestras actividades en curso, como de las programadas en un futuro a corto y medio plazo.




One Response to "Manuel Luis García impulsa la Metapercepción, un nuevo área de la psicología científica que persigue reducir el sufrimiento humano"

  1. Santonio   4 octubre 2016 at 6:30 pm

    Libro ameno de leer por su formato, comentarios, vivencias y bromas que intercala el autor.
    Estoy en la segunda lectura como recomienda Manuel Luís. La primera lectura me ha servido de hacerme una idea de los abjetivos a conseguir y el método a utilizar. En la segunda todo lo estoy viendo mucho más claro.
    !Mucha suerte con el proyecto Luis!

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.