Miguel Burguillos Peña, un historiador onubense que ejerce como docente y gestor cultural en la ciudad noruega de Oslo

0
106
Miguel B. Peña ha estudiado Historia en la Universidad de Huelva.
Miguel B. Peña ha estudiado Historia en la Universidad de Huelva.
Miguel B. Peña ha estudiado Historia en la Universidad de Huelva.

Mari Paz Díaz. Licenciado en Historia por la Universidad de Huelva y con dos másteres -el de Formación del Profesorado (antiguo Curso de Aptitud Pedagógica, CAP) y el Universitario Iberoamericano de Historia Comparada, especializándose en análisis político-, Miguel Burguillos Peña es un onubense que tras realizar varias publicaciones científicas, como la historia de la villa de Campofrío, en la colección La Provincia de Huelva, historia de sus Villas y Ciudades, editada por la Diputación de Huelva, así como diversos cursos de especialización en idiomas, biblioteconomía, archivística y turismo, decidió sacarse el título oficial de Español como Lengua Extranjera (ELE) por el Instituto Cervantes.

Una intensa actividad académica que ahora quiere complementar con el Doctorado, que está realizando sobre temáticas de historia social y económica durante el siglo XVIII. Un postgrado que llevará a cabo mientras realiza una estancia laboral en Oslo (Noruega), hasta donde se marchó hace unos dos meses. En la ciudad noruega se encuentra trabajando como docente, al tiempo que realiza labores de carácter cultural. Una experiencia intensa y diferente que nos cuenta en esta entrevista.



El joven, ante el Teatro Nacional de Oslo.
El joven, ante el Teatro Nacional de Oslo.

-Miguel, ¿por qué has decidido marcharte a Oslo?
-Decidí irme fuera de España debido a la triste realidad laboral de nuestro país, la cual, como se sabe, no nos otorga muchas oportunidades de encontrar un trabajo estable actualmente a muchas personas, tanto a las que optamos por seguir formándonos académicamente como a las que no lo hicieron.

-¿Es tu primera estancia en el extranjero?
-No. Antes estuve viviendo en Inglaterra durante varios meses, trabajando  y perfeccionando el idioma allí.



-¿Cuál era tu nivel de idiomas al llegar?
-Llegué hablando la lengua noruega, idioma que estuve preparándome durante mucho tiempo en España, así como un muy alto nivel de inglés, que es condición sine qua non para poder comunicarte en este país.

Parlamento de Oslo.
Parlamento de Oslo.

-Por el momento, ¿cuál es tu balance de la experiencia?
-Hasta ahora es muy buena. Me encanta este país y me han acogido muy bien desde el primer día. Además, siempre quise visitar las tierras escandinavas. Era algo que tuve en mente durante mucho tiempo y, finalmente, ahora he tenido la oportunidad de vivir aquí.



-¿Cómo es Oslo? ¿Es muy diferente a España?
-Al principio se notan ciertas diferencias, pero no son de tipo cultural, sino que son las producidas por el propio tiempo climático, muy distinto al nuestro, pues obviamente es muy diferente pasar de temperaturas muy altas a otras mucho más suaves; o bien, que amanezca a las cuatro y media de la mañana. Pero, bueno, es algo a lo  que te acostumbras sin dificultad. Por otro lado, el nivel de vida sí es más alto que en España, por eso hay que saber comprar bien y buscar los lugares más idóneos para ello.

Una bonita imagen de Oslo. / Foto: www.polartravel.net
Una bonita imagen de Oslo. / Foto: www.polartravel.net

-¿Cómo es esta ciudad?
Si paseas por las calles de Oslo puedes encontrar a personas de muchas culturas diferentes que poseen negocios de todo tipo. Existe también multitud de espacios naturales, albergando, además, una variada oferta cultural, deportiva, musical, etcétera.

-Y sus habitantes, ¿cómo son?
-Hasta ahora, puedo decir que son muy amables y educados, siendo algo inherente a la cultura noruega. Practican mucho deporte en su tiempo libre y conciben el salir con la familia al entorno natural como algo primordial en su vida.

-¿Cuál es la imagen que tienen de España?
-Muestran mucho interés por nuestro país y, de hecho, el número de visitantes noruegos a España aumenta cada año durante el período vacacional.

Compagina la docencia con actividades de tipo cultural.
Compagina la docencia con actividades de tipo cultural.

-¿Qué estás haciendo en estos momentos?
-Actualmente trabajo en el sector educativo y también realizo labores y funciones de tipo cultural. Mi reto es adaptarme bien a la cultura y costumbres de este país, al tiempo que perfecciono el idioma.

-¿Es muy diferente el sistema educativo noruego con respecto al español?
-Se notan ciertas diferencias, pero quizás este sistema educativo aporta una mayor flexibilidad al estudiante a la hora de organizar su propio tiempo de estudio y busca conseguir una mayor aportación individual del alumno en el aprendizaje, sin centrarse tanto en realizar actividades de memorización para el aprendiente, lo cual resulta ser una metodología muy acertada en mi opinión.

Barco vikingo.
Barco vikingo.

-¿Cómo se siente un historiador onubense en tierras noruegas?
-Estoy muy contento, pues cuando estudié en la facultad el período del Medievo de la península escandinava, siempre me imaginaba estas tierras heladas habitadas por el pueblo vikingo. Se puede decir que esa imaginación estudiantil se ha hecho realidad ahora, pisando las tierras de esa valerosa cultura que, si la analizas bien, te das cuenta que no fueron meros guerreros que hacían razias ocasionales, sino que conformaron una cultura muy avanzada para su época y aportaron grandes cosas a la humanidad. Sirva como ejemplo lo narrado en dos crónicas literarias, las conocidas como Sagas de los Groenlandeses o las Sagas de Eirik el Rojo, que datan del siglo XIII y que narran diversas expediciones y asentamientos vikingos en América del Norte, en concreto, en Terranova.

Palacio Real de Oslo.
Palacio Real de Oslo.

-¿Qué piensa tu familia de tu aventura?
-Al principio, como sucede con algún miembro de cualquier familia que tiene que emigrar, se sucedieron momentos de tristeza al conocer que había tomado la decisión de salir fuera; pero esos momentos iniciales pasan, y también ellos se dan cuenta de la penosa realidad laboral de España, y saben que actualmente allí tenemos pocas opciones de prosperar. Así que como me ven contento aquí también ellos lo están por mí.

-¿Y tus amigos?
-Mis amigos saben que ha sido la mejor decisión que he adoptado, pues algunos de ellos también han tenido que emigrar a otros países o a otras comunidades de España. Además, seguimos en contacto por redes sociales y siempre podremos vernos en vacaciones.

Museo de los Vikingos.
Museo de los Vikingos.

-¿Piensas volver a España, a Huelva, en breve?
-Volveré durante las vacaciones de Navidad para reunirme con la familia y luego retornaré de nuevo a las tierras escandinavas.

-¿Qué es lo que más echas de menos de Huelva?
-Estando tan lejos echas de menos cosas muy básicas, como pueden ser, ante todo, estar con tu familia y salir con ellos a algún sitio juntos. Aparte de eso, se puede decir que el pasear por las calles de nuestra ciudad, salir con los amigos a tomar algo, ir al fútbol, la playa y, por supuesto, nuestra gastronomía, en especial, los cocidos y el gazpacho; aunque debo decir que la gastronomía noruega es muy sabrosa también.

Una céntrica calle de Oslo.
Una céntrica calle de Oslo.

-¿Recomiendas a todo el mundo que viva un tiempo fuera de España?
-Recomendaría, ante todo, que se luchase por crear empleo en nuestra tierra para que nadie tuviera nunca que salir de su país por motivos de trabajo. No obstante, si se decide emigrar debe hacerse sabiendo que debes llevar contigo un amplio bagaje académico y profesional, pues la competencia es aún mayor que en tu propio país de origen. Debo decir que en mi caso he venido con un nivel muy alto de inglés, presentando muchos títulos y tras pasar por un proceso de selección muy duro, por lo que estar bien formado y especializado en un ámbito o varios resulta primordial si deseas emigrar a cualquier país con el fin de consolidar un futuro lejos de casa. No obstante, una vez que sales ves cosas distintas a las que acostumbras, haces nuevas amistades y te enriqueces interiormente aprendiendo nuevas culturas y costumbres.

Miguel se acuerda mucho de Huelva.
Miguel se acuerda mucho de Huelva.

-Para terminar: un mensaje a los onubenses.
-Sólo decir que me siento muy orgulloso de ser onubense a pesar de estar tan lejos de la tierra que me vio nacer. Echo de menos ese carácter tan especial que tenemos y nuestra forma de ser. Huelva es una tierra única, en la que tenemos de todo y te das cuenta especialmente de esa riqueza cuando sales fuera de allí, valorando ahora cosas que antes ni te dabas cuenta o no le dabas importancia. Espero volver pronto, al menos durante las vacaciones, para recargarme esa energía que sólo nuestra tierra y sus gentes nos puede dar.