El Barrio Alto de Zalamea celebra las Fiestas en honor de la Divina Pastora

0
345
El pueblo se vuelca con la festividad.
Comparte esta noticia
Zalamea celebra las fiestas de la Divina Pastora.
Zalamea celebra las fiestas de la Divina Pastora.

José Miguel Jiménez / Zalamea la Real. La localidad de Zalamea la Real celebra del 19 al 21 de agosto las Fiestas dedicadas a la Divina Pastora.

Así, según la programación, el día 19 tendrá lugar la santa misa que en honor de la Virgen se celebrará en su ermita, presidiéndola ésta desde su camarín luciendo sus mejores galas. En la tarde del día 21, se celebrará un solemne besamano.

Durante la noche del día 20, se podrá disfrutar de la típica velada que lleva celebrándose en las puertas de su ermita desde hace unos tres años, y que sirve para sufragar gastos con los que mantener la citada construcción durante todo el año, así como para poder preparar la posible fundación de la Hermandad de la Virgen, algo que está previsto, y que será una realidad en los próximos años.

Durante la velada, se disfrutará del grupo de bailes Mari Carmen y de distintos audiovisuales referentes a la Divina Pastora.

Según ha referido la directiva de la Asociación Parroquial: «es por todo ello que esperamos una respuesta acorde al amor y cariño que todo el pueblo de Zalamea profesa a la Divina Pastora, que desde 1746 vela y guarda a la localidad desde la antigua ermita de San Sebastián, hoy popularmente conocida con el nombre de la Virgen. Os esperamos a todos y todas, tanto en la misa, en la velada, como en el besamanos en su honor».

Historia. Los orígenes de la devoción son imprecisos hasta el siglo XVIII. Existen referencias de la Virgen María como pastora en la vida y escritos de Juan el Geómetra (siglo X), San Juan de Dios, San Pedro de Alcántara, la venerable María Jesús de Ágreda, Santa María de las Cinco Llagas.

El pueblo se vuelca con la festividad.
El pueblo se vuelca con la festividad.

Sin embargo, la labor de darla a conocer fue concebida en Sevilla en el año 1703 en la mente de un sacerdote capuchino de gran devoción mariana conocido como Fray Isidoro de Sevilla. Este capuchino le encargó un lienzo con tal representación al artista Alonso Miguel de Tovar de la escuela pictórica sevillana y escribió La Pastora Coronada (Sevilla, 1705) en la que expuso su idea predicable de la Virgen en traje de pastora. El religioso Fray Miguel de Zalamea, muy cercano a Fray Isidoro, trajo la advocación de la Divina Pastora a Zalamea en 1766, colocándose una imagen en un camarín construido al efecto en la antigua ermita de San Sebastián.



En 1936, la imagen primitiva es destruida, siendo la actual obra de Sebastián Santos Rojas. Tras algunas décadas en la que la devoción a la Pastora y el cuidado de su ermita cayó en un cierto letargo, el resurgimiento de la Cruz de Mayo vino a significar la recuperación del templo, a la vez que se incorpora a la festividad de El Romerito, el culto a esta imagen mariana, que cada mayo camina al recinto romero de Zalamea.

En 2014, con motivo de la fundación de la Agrupación Parroquial de Fieles de la Divina Pastora, la imagen se trasladó a la iglesia de la Asunción en un fin de semana, donde esta imagen mariana volvió a procesionar por el centro de la localidad tras varias décadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here