Carta al director

La Plataforma Parques Caninos Huelva, compuesta por propietarios de perros de la capital, lamenta profundamente que el Ayuntamiento “engañe” a la ciudadanía vendiendo como ‘parques’ caninos lo que realmente son “jaulas grandes” en las que los animales, a duras penas, pueden tener ese esparcimiento del que tanto habla el consistorio.

En este sentido, la plataforma, que recuerda que solo en la ciudad hay más de 21.000 perros, ha querido responder al portavoz del Equipo de Gobierno, Manuel Gómez, respecto a las declaraciones realizadas este pasado viernes respecto a estas áreas.

En primer lugar, estos ciudadanos solicitan al Ayuntamiento que aclare cuales son las asociaciones animalistas con las que han contado, ya que en esta plataforma hay integrantes de esas asociaciones y no tienen conocimiento de tal cosa.




En segundo lugar, miembros de este colectivo se reunieron en su momento con el alcalde, Gabriel Cruz, la concejal de Medio Ambiente, Esther Cumbreras y posteriormente con el portavoz, Manuel Gómez, quienes expusieron sus proyectos y mostraron fotografías con la extensión de cada uno de ellos.

Este colectivo dio a conocer a todos ellos su disconformidad con la extensión de los parques, considerando que no dispondrían de espacio suficiente para el esparcimiento de los perros y no eran lugares adecuados, ni para los animales, ni para sus propietarios, y se presentaron otras alternativas en las zonas que habitualmente son usadas por propietarios de perros en los parques de Zafra y Antonio Machado, menos costosa de vallar y de acondicionar ya que dispone de césped, sombras y se podía ahorrar gran parte del vallado aprovechando las vallas ya existentes. Sin embargo, se limitaron a oír nuestras propuestas y sugerencias y a decir que lo estudiarían y no volvieron a contactar con ningún miembro del colectivo hasta la fecha, en la que nos hemos enterado por la prensa de que el proyecto sigue adelante sin haber tenido en cuenta nuestras sugerencias y que, además, dicen haber sido consensuadas con asociaciones animalistas, las cuáles no menciona,

La realidad es que “no lo han consensuado con nadie que nosotros tengamos conocimiento, y se han limitado a exponer sus proyectos ampliando únicamente el del parque de los Olivos y algunos metros, que siguen sin ser suficientes, en el parque Antonio Machado, que cuenta con una extensión total de 48.000 metros cuadrados.

Es más, el cerramiento de la “jaula” instalada en mitad del parque de Zafra se realizó a toda prisa para terminarla antes de la manifestación convocada.

Estas  nuevas ‘infraestructuras’ “no mejorarán la calidad de vida de los animales”, cómo asevera Gómez, y este colectivo considera que el espacio utilizado para la realización de estas jaulas para perros son del todo irrisorias, y demuestran el poco conocimiento sobre los animales con el que cuenta este Equipo de Gobierno, y la poca sensibilidad hacia los mismos y dan la sensación de que las verdaderas intenciones del consistorio es echar a los perros y sus propietarios de los parques, a base de sanciones y advertencias, como viene haciendo desde mayo para meterlos en jaulas-pipican ya que están demostrando que esto es lo único que les preocupa.

Lamentan, asimismo, que el Ayuntamiento señale, en varias ocasiones, que se crean estas zonas para que dejen de “causar molestias”, criminalizando nuevamente a los perros y sus dueños y señalándolos como los causantes de males de esta ciudad, tales como la suciedad o molestias a los vecinos, teniendo en cuenta que la suciedad que afecta a las calles de la ciudad no se debe a los excrementos de los perros, sino a la falta de civismo; y que ‘Huelva brille’ depende de todos los ciudadanos con y sin perro y un buen mantenimiento y limpieza de las calles.

Como onubenses, sentimos vergüenza ajena al comprobar como otras ciudades andaluzas y españolas cuentan con verdaderos parques caninos de varias hectáreas y en nuestra ciudad se considera un ‘parque’ a una jaula de pequeñas dimensiones que, además, no cuenta ni con zona de césped y que, lejos de servir para su esparcimiento, servirá para que tengan más acrecentada la sensación de encierro y falta de libertad.

Solo hay que ver el estado actual del parque canino de la Esperanza para comprobar la dejadez al que somete este Equipo de Gobierno a los dueños de perros y que tratan de vender como un avance un proyecto que no es fruto de ningún acuerdo con asociaciones animalistas, sino de un desconocimiento total y absoluto de las necesidades de los perros y un parche para solucionar, aún no sabemos qué tipo de problema.

 








Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.