Conservas Concepción, una tradición centenaria unida a la historia de Ayamonte

El sector conservero ayamontino tiene su origen a finales del siglo XIX. Una industria que ha sabido mantener su actividad artesanal, apostando por la calidad sin dejar atrás la innovación y las nuevas necesidades del consumidor, tal y como ha reconocido la Unión Europea. Así se pone de manifiesto en esta empresa familiar, que es referente de las conservas con sello onubense.

Conservas Concepción es todo un ejemplo de unión de la tradición y la innovación.
Conservas Concepción es todo un ejemplo de unión de la tradición y la innovación.

HBN. Encontrar el anhelado equilibrio entre la tradición y la innovación es el deseo de cualquier actividad económica. Conseguir los beneficios de ambas cuestiones nunca es fácil. Pero en Ayamonte se ha conseguido. Uno de los ejemplos más claros lo encontramos en Conservas Concepción, una empresa nacida en el año 1889 que hoy está plenamente integrada y consolidada.

Antonio Concepción, gerente de Conservas Concepción. / Foto: José Rodríguez.
Juan Concepción, gerente de Conservas Concepción. / Foto: José Rodríguez.

La firma comenzaba su andadura a finales del siglo XIX. Lo hacía como una pequeña empresa de pescado a iniciativa de Ana María Valero, tatarabuela del actual gerente de la entidad, Juan Concepción, que es la quinta generación de esta empresa familiar que ha sabido mantenerse durante décadas en un sector tan implicado en la historia de Ayamonte. En esta trayectoria, un momento clave se produce cuando Antonio Concepción Valero, su bisabuelo, se marcha a Galicia a trabajar a una fábrica de conservas y, al regresar a Huelva, decide impulsar la factoría con la configuración actual de la empresa. Corrían entonces los años treinta del pasado siglo XX cuando comenzaba a comercializarse la marca ‘Reina del Guadiana’, impulsada por su abuelo Antonio Concepción Reboura.

Más de 100 personas trabajan en esta empresa familiar. / Foto: José Rodríguez.
Más de 100 personas trabajan en esta empresa familiar. / Foto: José Rodríguez.

Desde entonces hasta ahora, Conservas Concepción ha sabido no sólo mantenerse, sino también consolidarse como uno de los referente del sector, siguiendo con la filosofía de una empresa familiar, que da empleo a más de 100 personas, de las que el 90% son mujeres. Una plantilla que se caracteriza por estar muy afianzada y tener una gran antigüedad, como lo demuestra el hecho de que el pasado año se contrataron a 20 personas debido a la jubilación de varias empleadas. Un empleo que, a diferencia de lo que sucedía hace unos años, ha dejado de ser de carácter temporal para alargarse prácticamente todo el año. Esto ha sido posible gracias a que, en la actualidad, se puede disponer de pescado casi todo el año.




La melva y la caballa de calidad siguen siendo sus productos estrella. / Foto: José Rodríguez.
La melva y la caballa de calidad siguen siendo sus productos estrella. / Foto: José Rodríguez.

Su producto estrella sigue siendo la caballa y la melva de calidad, como así lo certifica el hecho de encontrarse dentro del Consejo Regulador de Indicación Geográfica Protegida (IGP) de la Caballa y la Melva de Andalucía, un distintivo de la Junta de Andalucía, avalado por la Unión Europea, que reconoce que estos productos se someten a rigurosos controles, siendo una garantía para el consumidor. Entre otras cuestiones, este distintivo recoge la presencia de un pescado azul procedente de la Costa de Huelva como materia prima, estableciendo que el pelado del pescado debe hacerse de forma manual y sin la utilización de productos químicos y cubriéndose solo con aceite de oliva y aceite de girasol, como sucede en este caso.

El contar con la distinción del IGP de la Caballa y la Melva es una garantía de calidad para el consumidor. / Foto: José Rodríguez.
El contar con la distinción del IGP de la Caballa y la Melva es una garantía de calidad para el consumidor. / Foto: José Rodríguez.

Para Juan Concepción, “todo esto hace que el consumidor tenga la garantía de que está comprando calidad, una calidad que se mantiene en toda la fase de producción del producto, a diferencia de otros que pueden ser un poco más baratos, pero que no te garantizan ni la procedencia del pescado ni que haya pasado por los controles que tenemos nosotros al tener una certificación de la Junta de Andalucía”. Una cuestión que se ha hecho cada vez más evidente en determinados envasados a raíz de la crisis económica.

La caballa y la melva continúan siendo los productos estrella. / Foto: José Rodríguez.
La caballa y la melva continúan siendo los productos estrella. / Foto: José Rodríguez.

Con una producción de unas 60.000 cajas al año, la melva y la caballa son, sin duda, el producto estrella de Conservas Concepción, al suponer el 70% de su fabricación. Productos que se presentan en diferentes formatos, que van desde los 100 gramos a las latas de 3 kilos, envasadas siempre con aceite de girasol y de oliva. En cuanto a las marcas que distribuyen, hoy en día, además de ‘Reina del Guadiana’, han ido adquiriendo otras tan conocidas como ‘Los Miguelitos’, ‘Rita’ y ‘Lola’, que ahora mismo es su marca de referencia.

Conservas Concepción han ampliado la gama de sus productos, con platos más elaborados. / Foto: José Rodríguez.
Conservas Concepción han ampliado la gama de sus productos, con platos más elaborados. / Foto: José Rodríguez.

Además, desde hace un año aproximadamente, la entidad está introduciendo nuevos productos con el objetivo de dar respuesta a las demandas del consumidor actual. Así sucede con las latas de atún al pimentón, bacalao al ajillo, pulpo al ajillo o pulpo a la gallega, entre otros. “Estamos haciendo estos nuevos platos para ver cómo son aceptados en el mercado. Para su lanzamiento, primero los probamos a nivel interno y, si nos gustan, los ponemos a la venta en nuestra tienda. Después, cuando vemos que un producto nuevo tiene mucha salida, lo lanzamos a la venta de forma mayoritaria. De hecho, algunos de estos platos están teniendo mucho éxito, como nuestro pulpo a la gallega, por ejemplo”, nos comenta el gerente de Conservas Concepción. Una diversificación que parece ser el futuro de este sector en el que, a pesar de ello, la melva y la caballa no dejan de ser lo más demandado.

Un momento del proceso de producción de las conservas. / Foto: José Rodríguez.
Un momento del proceso de producción de las conservas. / Foto: José Rodríguez.

Así queda de manifiesto en la tienda situada en la propia fábrica, abierta de 8.00 a 15.00 horas con el objetivo de no hacer la competencia a los comercios de la localidad. Una tienda en la que las mayores ventas se registran sobre todo en época turística, como Semana Santa, Navidad o en verano, ya que son muchas las personas llegadas de fuera que tienen la referencia de la buena calidad de estos productos y no dudan en adquirirlos.

Italia es uno de los países hacia los que se exporta sus productos. / Foto: José Rodríguez.
Italia es uno de los países hacia los que se exporta sus productos. / Foto: José Rodríguez.

El mercado principal de la entidad es España, dirigiéndose un 10% a la exportación, especialmente a países como Italia, que ha sido tradicionalmente un buen consumidor de estos productos, sobre todo, de latas grandes. Eso sí, no descartan ir abriéndose cada vez más a otros países de la Unión Europea.

Imagen de la actual sede de Conservas Concepción. / Foto: José Rodríguez.
Imagen de la actual sede de Conservas Concepción. / Foto: José Rodríguez.

Una expansión que queda patente también en las instalaciones de la fábrica, situada en una nueva sede desde el año 2006, cuando inauguraron una factoría de unos 4000 m2, para dejar atrás la fábrica que tenían desde siempre en el Barrio de la Villa, junto al río, diseñada para las necesidades del siglo XIX y, por tanto, totalmente insuficiente y poco acondicionada para las perspectivas actuales.

Antonio Concepción explicó a HBN los pomenores de la fabricación del producto. / Foto: José Rodríguez.
Juan Concepción explicó a HBN los pormenores de la fabricación del producto. / Foto: José Rodríguez.

Todo ello por parte de una empresa muy conocida y asentada en Ayamonte, puesto que colabora con todas las actividades que les es posible, desde actos festivos, deportivos o entidades sociales, que les piden ayuda económica. Siempre que pueden, están ahí.

Un sector con más de un siglo de historia que se mantiene vivo y sigue creciendo. / Foto: José Rodríguez.
Un sector con más de un siglo de historia que se mantiene vivo. / Foto: José Rodríguez.

Una entidad, por tanto, que es un referente de la industria conservera de la Costa de Huelva, que después de más de un siglo de actividad sigue creciendo, siendo un motor económico en la zona y adaptándose a los nuevos tiempos, con nuevas creaciones, pero también con una destacada presencia en internet, a través de una página web, donde el usuario puede hacer sus compras online, pudiéndose realizar pedidos que se reciben en casa en 24/48 horas. Un ejemplo del buen hacer de la industria ayamontina en un sector con tanta tradición como el de las conservas y el salazón y al que le auguramos una larga vida.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.