Mini

El legado patrimonial de la minería en Corrales

El municipio de Aljaraque está tratando de poner en valor edificios que son fruto de la explotación de las minas de Tharsis y la Zarza por la compañía The Tharsis Sulphur & Copper Company, algunos de los cuales se encuentran en desuso, como la Central Térmica o la Casa de Huéspedes. También el Muelle de Tharsis está siendo objeto de un futuro proyecto de restauración. El arqueólogo Pedro Campos Jara nos habla de los orígenes de estas construcciones y del nacimiento de Corrales.

La Casa de Huéspedes de Aljaraque.
La Casa de Huéspedes de Corrales.

Pedro Campos / HBN. Recientemente, el Ayuntamiento de Aljaraque ha dado a conocer su deseo de poner en valor parte del patrimonio del municipio, particularmente en el núcleo de Corrales,  especialmente en lo que atañe a algunos de los edificios más simbólicos del legado británico, como es el caso de la Casa de Huéspedes de Corrales, que está siendo sometida a un proceso de desbroce, adecentamiento y limpieza por encontrarse en una situación de abandono.

Detalle del interior de la Central Térmica de Corrales (1923)
Detalle del interior de la Central Térmica de Corrales (1923). / Foto: Pedro Campos.

En la misma tesitura que esta construcción se pueden hallar otras en el municipio, como la antigua Central Térmica, levantada en el primer cuarto del siglo XX para dotar de la suficiente potencia eléctrica a la actividad productiva de la Compañía de Tharsis en Corrales.

El objetivo futuro del Consistorio local es lograr poner en marcha un atractivo proyecto para la total protección y revitalización con fines culturales de estos inmuebles, aunque aún quedan por matizar muchos aspectos del mismo y lograr la financiación suficiente para alcanzar este objetivo.




En este punto, cabe echar la vista atrás y recordar el origen tanto de Corrales como de los edificios de origen británico que allí se encuentran. Una historia que nos relata de esta manera el arqueólogo Pedro Campos:

Imágen aérea del puerto de Huelva de mediados del s. XX. A la derecha, el muelle de Tharsis
Imágen aérea del puerto de Huelva de mediados del s. XX. A la derecha, el muelle de Tharsis. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.

El ingeniero francés Ernesto Deligny, tras explorar buena parte de la Cuenca Minera onubense, en marzo de 1853 solicitó las concesiones de las minas de Tharsis y La Zarza. Habiendo constituido la Compagnie Des Mines de Cuivre de Huelva, inició con éxito las explotaciones de estas minas trasladando el mineral en recuas de bestias a través de caminos que llegaban hasta el lugar denominado las Casas del Charco, junto al río Odiel, en el término de Gibraleón, y más tarde al denominado embarcadero del Fraile, unos kilómetros más al sur, ya en el término de Aljaraque. Allí el mineral primero se cargaba en barcazas de poco calado para llevar hasta el puerto de Huelva, donde luego era transbordado a buques ingleses para su traslado a las fundiciones situadas en dicho país.

Cochera de locomotoras “Ruston”, en Corrales. Destruida hacia 1990.
Cochera de locomotoras “Ruston”, en Corrales. Destruida hacia 1990. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.

Deligny, consciente de las grandes posibilidades de los yacimientos mineros de Tharsis, ya entonces previó la necesidad de construir un ferrocarril para trasladar el mineral hasta la ría de Huelva, pero ciertos problemas financieros le obligaron a detener la explotación. Posteriormente, en 1866, arrendó las explotaciones la compañía británica The Tharsis Sulphur & Copper Company, con sede en Glasgow, que será la que construya el ferrocarril Tharsis – Río Odiel, así como el muelle de embarque de Corrales, situado en el centro de la ría, frente a la capital onubense. En 1871 ya estaban en funcionamiento ambas instalaciones.

Tren de mineral de la Compañía de Cobre y Azufre de Tharsis, hacia los años 90 del siglo XX. Al fondo, Huelva.
Tren de mineral de la Compañía de Cobre y Azufre de Tharsis, hacia los años 90 del siglo XX. Al fondo, Huelva. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.

Un año antes, la propia compañía había comprado 1.200 hectáreas de terreno en Aljaraque, el 35% de su término municipal, previendo establecer a orillas del río Odiel un importante enclave para sus operaciones de transformación y embarque de piritas. Se trataba de grandes fincas de monte público como las Dehesas de San Antonio y de Corrales. En esta última, situada junto al río Odiel, frente a la ciudad y puerto de Huelva, cuyo espacio sólo era utilizado para los aprovechamientos tradicionales del monte y las marismas, sería el lugar de implantación de los primeros trabajadores empleados en la construcción del ferrocarril y muelle de mineral, por lo que, probablemente, dicho topónimo ‘Corrales’, fue el que acabaría por denominar al incipiente núcleo poblacional que estaba comenzando a surgir.

Grupos de viviendas para los trabajadores de la Compañía.
Grupos de viviendas para los trabajadores de la Compañía. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.

Como consecuencia de esta dinámica, Corrales, a inicios de la década de 1870, ya debió constituir un hábitat más o menos consolidado, donde la propia dinámica de crecimiento y demanda de mano de obra atrajo la llegada de obreros provenientes de localidades vecinas e incluso del Andévalo y de Portugal. Parece ser que este primer asentamiento corresponde a la actual barriada de El Cabezo, donde la aglomeración de viviendas y el escaso planteamiento urbanístico denotan una ocupación casi espontánea, aunque la población crecía a medida que la llegada y embarque de mineral fue en aumento. En esa época, los depósitos de mineral se acumulaban en una gran explanada junto a las mismas viviendas.

Fotografía aérea de Corrales, inicios siglo XXI. Evidencias de la gran transformación urbanística de los últimos 20 años.
Fotografía aérea de Corrales, inicios siglo XXI. Evidencias de la gran transformación urbanística de los últimos 20 años. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.

En 1922, con la ampliación de las instalaciones de la Compañía hacia el norte, surgieron nuevas barriadas del poblado minero que se extendieron, por un lado, hacia el norte, como una prolongación del barrio El Cabezo, surgiendo nuevos “cuarteles”, o grupos de casas planificadas para los obreros, en la zona de la plaza Rutherford. Es aquí donde se irán construyendo los espacios destinados a servicios, educación y ocio: la escuela, el casino minero, la iglesia y el economato.

Vista parcial del ordenamiento urbanístico de la zona del entorno de la Plaza Rutherford, núcleo socio-cultural de Corrales. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.
Vista parcial del ordenamiento urbanístico de la zona del entorno de la Plaza Rutherford, núcleo socio-cultural de Corrales. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.

Vista parcial del ordenamiento urbanístico de la zona del entorno de la Plaza Rutherford, núcleo socio-cultural de Corrales. Destaca la homogeneidad del conjunto con la característica arquitectura de origen británico implantada por la Compañía de Tharsis en sus centros de la provincia de Huelva. En primer plano la Escuela, a continuación la Casa del Pago, grupos de viviendas, la Plaza Rutherford y el Casino Minero, entre otros. En sus proximidades también se situaba la panadería, el economato, el estanco y la Iglesia hasta su traslado al nuevo templo construido a mediados del siglo XX. Además la Plaza Rutherford ha sido desde entonces lugar de celebración de las fiestas de la población.

Grupos de viviendas para los trabajadores de la Compañía.
Vivienda tradicional obrera de Corrales, en la Barriada El Cabezo. / Foto: Pedro Campos.

Las condiciones de vida eran duras, ya que las viviendas estaban situadas junto a los grandes depósitos de mineral y áreas de transformación, cuyas cenizas provocaban la contaminación del aire y, en épocas de lluvias, las escorrentías de aguas sulfurosas se apoderaban de las calles de pavimento terrizo. De manera progresiva en las décadas siguientes, la propia Compañía promovió la construcción de viviendas mejor equipadas para los trabajadores y sus familias en otras zonas de terrenos más saneados, situados al sur y al oeste, al otro lado de las citadas aglomeraciones de mineral. De este modo, irán levantándose, en las décadas siguientes, las barriadas de Casas Nuevas, Triana y San Andrés. En este último sector estaban situados también el Lazareto, el hospital y la serrería.

En paralelo, junto a la estación del ferrocarril (denominado Tharsis-Corrales-Río Odiel) e instalaciones industriales situadas más al norte, siguiendo el curso del ferrocarril, también existieron otros grupos de viviendas para los obreros, aunque, cuando se producían periodos de gran demanda de mano de obra, debido a la ausencia de alojamientos para los recién llegados, se formaban núcleos espontáneos de hábitat en chozas y humildes casas a orillas del ferrocarril en zonas algo alejadas del propio Corrales, como La Almeína y La Zorrera.

Los cuadros directivos de la Compañía de Tharsis en Corrales, conocido como el staff,  lo formaban técnicos escoceses que vivían en la propia localidad con sus familias pero en viviendas unifamilares con jardín situadas en un lugar con mejores condiciones  y apartados del resto de la población española. Estas construcciones, desaparecidas cuando se urbanizó Nuevo Corrales, eran mucho más espaciosas y mejor acondicionadas que las del resto de los empleados y obreros. Su tipología responde a un modelo residencial de origen británico implantado en numerosas localidades de la provincia de Huelva, principalmente en las minas y otras  como Huelva o Punta Umbría  que, de un modo u otro, fueron habitadas por responsables de las compañías mineras de aquella nación.
Los técnicos y sus familias vivían en viviendas unifamiliares separadas del resto de la población. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.

Los cuadros directivos de la Compañía de Tharsis en Corrales, conocido como el staff,  lo formaban técnicos escoceses que vivían en la propia localidad con sus familias pero en viviendas unifamilares con jardín situadas en un lugar con mejores condiciones  y apartados del resto de la población española. Estas construcciones, desaparecidas cuando se urbanizó Nuevo Corrales, eran mucho más espaciosas y mejor acondicionadas que las del resto de los empleados y obreros. Su tipología responde a un modelo residencial de origen británico implantado en numerosas localidades de la provincia de Huelva, principalmente en las minas y otras  como Huelva o Punta Umbría  que, de un modo u otro, fueron habitadas por responsables de las compañías mineras de aquella nación.

Teatro Cinema de Corrales tras su restauración.
Teatro Cinema de Corrales tras su restauración. / Foto: Pedro Campos.

En estos momentos, en los planteamientos urbanos de Corrales se aprecia la imposición de los criterios organizativos de la Compañía minera, dueña a la postre de todo cuanto había: instalaciones industriales, muelle de mineral, terrenos, casas, escuela, iglesia, economato, ganado, pequeño hospital, campo de fútbol, etc. De este modo, el análisis de su estructura urbana (en los planos de la época de actividad de la Compañía) revela la existencia una gran separación espacial entre barriadas, con grandes vacíos urbanos entre ellas, cuya explicación responde no sólo a la adaptación topográfica al terreno sino también a una posible planificación estratégica que perseguía una mayor sectorización de las barridas. Las causas posiblemente serían evitar la construcción de grandes barriadas para el conjunto de los trabajadores y así evitar el asociacionismo obrero, primando la jerarquización en la categoría de las viviendas y su agrupamiento en función del status laboral de los empleados (casas de los jefes; casas de empleados y casas de obreros). Dicha diseminación es la imagen más característica que presentaba la localidad desde el punto de vista urbano hasta las últimas décadas del siglo XX.

Vista aérea parcial de Corrales en la segunda mitad del siglo XX.
Vista aérea parcial de Corrales en la segunda mitad del siglo XX. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.

Vista aérea parcial de Corrales en la segunda mitad del siglo XX. En primer plano destaca su urbanismo basado en la agrupación de viviendas mediante el sistema de cuarteles, la zona del Cabezo, la Iglesia, el Teatro Cinema y la Plaza Rutherford, entre otros. A la izquierda de la zona urbanizada grandes explanadas para el depósito del mineral limitadas al Norte por el Hospital, las casas de San Andrés y el campo de fítbol. En la parte superior área de la Estación del ferrocarril, grupo de viviendas de Pajaritos, cochera de locomotoras Ruston, playa de vías, la Central Térmica, Talleres, la Planta de trituración de mineral, el Transportador y otros. Entre los árboles grupo de casas de directivos de la Compañía y la Casa de Huéspedes. Más al Norte, el ferrocarril, traza una línea divisoria entre las marismas, y los pinares. Desgraciadamente, a comienzos del año 2000 desapareció buena parte del Patrimonio Industrial de la Compañía de Tharsis en Corrales.

Tren de mineral de la Compañía de Cobre y Azufre de Tharsis, hacia los años 90 del siglo XX.
Tren de mineral de la Compañía de Cobre y Azufre de Tharsis. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.

Mientras tanto, el crecimiento de las exportaciones de mineral fue en aumento, por lo que las instalaciones minero-industriales fueron proliferando en dirección norte por la orilla del río Odiel junto al trazado del ferrocarril, construyéndose estructuras cada vez de mayor capacidad, como el transportador, la tolva, la planta de trituración, las grúas del muelle de embarque, la cochera de locomotoras, la central térmica, los depósitos de agua, talleres y fundición, almacenes, etc. En paralelo, se levantan las citadas Casas de los Jefes y la denominada Casa de Huéspedes, esta última exclusivamente dispuesta para acoger la visita de directivos de la Compañía Corrales, además de la estación de ferrocarril, el cuartel de la Guardia Civil, el campo de fútbol, el cine, el cementerio y un embarcadero-balneario en el sitio llamado La Octava, junto al río, sólo para uso de los jefes y sus familias.

Estación de Corrales y locomotora tras su restauración.
Estación de Corrales y locomotora tras su restauración. / Foto: Pedro Campos.

Dicho periodo de gran crecimiento se extendió desde los años 20 hasta finales de los 60 del siglo XX, a partir de los que comienza un descenso paulatino de las exportaciones, lo que ocasionaría la caída del empleo y años de crisis y conflictividad laboral hasta que, a final de los 80, prácticamente cesó la actividad.

Hasta esta década estuvo en funcionamiento el ferrocarril minero, que llegó a tener 53 locomotoras a vapor y contó con servicio de viajeros. De este modo servía de nexo de comunicación entre las zonas mineras de Tharsis y La Zarza y la capital de la provincia.

Estructuras industriales recientes destruídas en 1990 Patrimonio Industrial de la Compañía de Tharsis, construido a partir de la segunda mitad del siglo XIX,  expoliado y destruido a finales del siglo XX.
Estructuras industriales recientes destruídas en 1990 Patrimonio Industrial de la Compañía de Tharsis, construido a partir de la segunda mitad del siglo XIX, expoliado y destruido a finales del siglo XX. / Foto: Sebastián Vázquez Parra.

A finales de los años 90 se entró en una fase de liquidación del patrimonio de la compañía, creándose una fase de inactividad en la que se suceden los expolios, que terminaron con la lamentable eliminación de casi todas las instalaciones, verdadero patrimonio y memoria colectiva de la localidad.

La Planta, destruida en 1990. Patrimonio Industrial de la Compañía de Tharsis, construido a partir de la segunda mitad del s. XIX, expoliado y destruido a finales del s. XX. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.
La Planta, destruida en 1990. Patrimonio Industrial de la Compañía de Tharsis, construido a partir de la segunda mitad del s. XIX, expoliado y destruido a finales del s. XX. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.

Actualmente subsisten una serie de elementos aislados, como el muelle de la Compañía de Tharsis, declarado Bien de Interés Cultural. Otras han sido inventariados para su inscripción con carácter genérico en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz de los Bienes Muebles e Inmuebles de la Compañía de Tharsis, como es el caso de la Casa de Huéspedes, la central térmica, la estación, el cine, el trazado del ferrocarril, grupos de viviendas y el campo de fútbol, entre otros. Igualmente, dichos inmuebles y espacios están protegidos por las normas urbanísticas del municipio de Aljaraque.

Muelle de carga de mineral la Compañía de Cobre y Azufre de Tharsis en el Río Odiel. Aunque su primer proyecto data de 1858, de los tiempos del ingeniero Deligny y la Compagnie del Mines de Cuivre de Huelva y Duclerc y Cia.,seguido de otro, ambos poco conocidos, está constatado que la estructura que realmente se ejecutó es debida al posterior proyecto de los ingenieros William Moore y James Pring, entrando en funcionamiento en 1871. La reforma y ampliación de 1915 es del ingeniero William Arrol. El muelle era la terminal del ferrocarril minero Tharsis-Río Odiel. (Fotografía: Archivo Municipal de Aljaraque).
Muelle de carga de mineral la Compañía de Cobre y Azufre de Tharsis en el Río Odiel. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.

 Muelle de carga de mineral la Compañía de Cobre y Azufre de Tharsis en el Río Odiel. Aunque su primer proyecto data de 1858, de los tiempos del ingeniero Deligny y la Compagnie del Mines de Cuivre de Huelva y Duclerc y Cia.,seguido de otro, ambos poco conocidos, está constatado que la estructura que realmente se ejecutó es debida al posterior proyecto de los ingenieros William Moore y James Pring, entrando en funcionamiento en 1871. La reforma y ampliación de 1915 es del ingeniero William Arrol. El muelle era la terminal del ferrocarril minero Tharsis-Río Odiel.

Desde 1997 está declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de monumento.  Pese a ello y a la franca degradación que presenta, nunca ha sido objeto de restauración por lo que en la actualidad necesita una urgente rehabilitación que debería interesar a la Autoridad Portuaria de Huelva, por  encontrarse el monumento en aguas del puerto y término municipal de esta ciudad.
El Muelle fue declarado Bien de Interés Cultural. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.

Desde 1997 está declarado Bien de Interés
Cultural con la categoría de monumento.
Pese a ello y a la franca degradación que
presenta, nunca ha sido objeto de
restauración por lo que en la actualidad necesita una urgente rehabilitación que podría provenir de las siguientes Instituciones: Autoridad Portuaria de Huelva, Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, Ayuntamiento de Aljaraque y Ministerio de Fomento.

Central Térmica de Corrales. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.
Central Térmica de Corrales. / Foto: Archivo Municipal de Aljaraque.

Central Térmica de Corrales, que entró en funcionamiento en el primer cuarto del siglo XX  para dotar de la suficiente potencia eléctrica a la actividad productiva de la Compañía de Tharsis en Corrales. En la actualidad se encuentra en un acusado estado de degradación pendiente de una rehabilitación que podría convertir el edificio en un equipamiento cultural para la localidad.

Fuentes consultadas: trabajos de Carvajal Quirós, J.M. (2005); Andivia Marchante, A.M.(2012); González Vilchez (1981) y Campos Jara, P. (2012); Monteagudo López-Menchero, J. (1999).

El arqueólogo Pedro Campos Jara.
El arqueólogo Pedro Campos Jara.

Reseña biográfica. Pedro Campos Jara es arqueólogo y doctor por la Universidad de Huelva. Ha realizado numerosas intervenciones arqueológicas, trabajos de catalogación y difusión del Patrimonio Histórico en el municipio de Aljaraque y otros espacios. Asimismo, es presidente de la Asociación Cultural Kalathoussa, entidad que, entre otras actividades, viene organizando de forma anual e ininterrumplidamente desde 1998, las Jornadas de Arqueología de Aljaraque. Dicha actividad es hoy un referente para dar a conocer no sólo el rico patrimonio arqueológico del municipio sino también de la provincia de Huelva y otros espacios geográficos vecinos.




5 Responses to "El legado patrimonial de la minería en Corrales"

  1. José Luis   20 mayo 2016 at 10:28 am

    Me llama la atención las constantes atribuciones que hay del Muelle de Tharsis al Término Municipal de Aljaraque, cuando éste se encuentra en el Término Municipal de Huelva.

    Responder
  2. Azoteas   20 mayo 2016 at 9:44 pm

    Bravo. Excelente trabajo y no menos buena toma y ordenación de datos.
    Que cunda el ejemplo.
    Felicidades, Don Pedro.

    Responder
  3. Corraleño desde el siglo XIX   21 mayo 2016 at 8:59 pm

    El Muelle de Tharsis esta en el termino de Huelva y es la autoridad portuaria la que tiene mucho que decir respecto a lo que se haga o no con su restauracion, y tanto el Ayto de Huelva como el Puerto no siente ni el mas minimi afecto historico hacia nuestro muelle, han estado pagando a un becario de huelva que es muy competente pero solo se ha hecho informes e investigaciones de tipo historico y documental. En los 90s, se puso en valor gracias a la gestion de Casto Pino Galan, que llevo a cabo un estudio y catalogacion de maquinaria y patrimonio minero que fue depositado en la Junta de Andalucia, junto a otras gestiones que lo declararon BIC, asi me lo hizo llegar el Profesor e Ingeniero de Minas, D. Emilio Romero. El Doctor Pedro Campos, esta haciendo un repaso de la historia de Corrales para “vender” la posible gestion cultural que se hará ahora, la que con alegria esperamos aquellos que somos hijos-nietos-bisnietos-tataranietos de Corraleños: encontrar financiacion para restaurar la central termica, terminar de poner en valor la casa huespedes, etc.
    Que cuente con mi voto, el actual equipo consistorial. Hace casi diez años que lo tiene.

    Responder
  4. Miguel   23 mayo 2016 at 5:34 pm

    A Corraleño desde el siglo XIX:

    Cierto que el muelle de Tharsis es termino de Huelva. Hasta su arranque, por contra, es Aljaraque. Sobre el patrimonio de Corrales, largo tiempo olvidado, se actuó de manera intensa durante el mandato socialista de 2007/2011. Algunos ejemplos: comenzamos por el muelle cargadero de mineral. Se restauró el edifico del transformador y, junto con la nave construida allí, se integró en una instalación nautico deportiva. Se llevó a cabo un taller de empleo que actuó sobre la Casa de Huéspedes, que fue restaurada casi hasta la puesta en valor (faltó colocar el suelo hidraúlico comprado y poco más) aunque luego, el PP de Toscano, fiel a su costumbre, la abandonó. Se realizó un estudio de solidez de la estructura de la central para poder elaborar un proyecto de actuación. Se cerro y valló para evitar vandalismo. Se restauró y hoy es un edificio en uso el edificio de la Casa de Pagos. Se actuó sobre el Teatro Cinema Corrales que fue objeto de mejora y ampliación. Se contribuyó a la reparación y mejora del Casino Minero.

    Responder
  5. Corraleño desde el siglo XIX   25 mayo 2016 at 2:31 am

    Hola Miguel, tienes mi palabra de honor de que jamás votare a David Toscano. (NUNCA). Esta donde lo quiero ver: en la oposicion.

    Se de esas iniciativas, tambien de las anteriores realizadas. En definitiva, quien ha hecho mas o menos por corrales.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.