El bartolino Juan Antonio Pérez gana el I Certamen Nacional de Cortadores de Jamón de Valladolid

El cortador de jamón onubense sigue dejando muy alto el pabellón de Huelva por toda la geografía española, esta vez ha ganado en un concurso en el que seis profesionales de distintos puntos del país han competido por el título.

El joven, con el premio.
El joven, con el premio.

Redacción. Este pasado domingo se ha celebrado el I Certamen Nacional de Cortadores de Jamón de Valladolid, organizado por Brahn Cafe y dirigido por el cortador profesional Ivan Ron.

Han participado cortadores de todo el país.
Han participado cortadores de todo el país.

Hasta allí se desplazaron de distintos puntos del país (Cádiz, Canarias, Madrid, Sevilla, Toledo y Huelva) seis participantes elegidos entre una larga lista que presentaron su solicitud. Los elegidos contaban con una trayectoria muy consolidada como cortadores profesionales de jamón que dieron un gran espectáculo he hicieron las delicias de los asistentes.

El onubense se ha mostrado muy satisfecho.
El onubense se ha mostrado muy satisfecho.

Tras la deliberación del jurado, el primer premio fue a parar a manos del cortador onubense Juan Pérez. El pódium lo completaron Carlos Muños de Toledo, en la segunda posición y el tercero para Cristo Muñoz de Sevilla. El premio al plato creativo fue para Tino Laynez de Cadiz.

En un momento de su intervención.
En un momento de su intervención.

El jurado estuvo compuesto por personas vinculadas al mundo del jamón, la hostelería y el corte, como Moisés Monroy, Evelio Ortega, Álvaro Santos, Emilio Martín y Iván Ron.

Algunos de los platos preparados.
Algunos de los platos preparados.

Para optar a este título los seis concursantes profesionales tenían que cortar un jamón en dos horas, donde los aspectos puntuables eran el rendimiento, la rectitud del corte, el estilo, el tipo y grosor de lonchas, la eficacia y eficiencia y la vestimenta del cortador, la presentación y la limpieza previa y posterior al corte de la pieza, el orden y limpieza de la zona de trabajo, el remate y apurado de la pieza, la precisión a la hora de calcular que los platos tengan un peso de 100 gramos y la creatividad en el plato de presentación.







Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.