La Hermandad del Rocío de Hinojos vivió un intenso camino a pesar de las inclemencias meteorológicas

La lluvia estuvo presente y obligó a modificar el trayecto tradicional pero, a pesar de la meteorología, los romeros disfrutaron del recorrido y el contacto con la naturaleza.

El carretón de la Hermandad de Hinojos.
El carretón de la Hermandad de Hinojos ya en las proximidades de El Rocío

HBN. La filial número 19 de la Hermandad Matriz de Almonte iniciaba este jueves, 12 de mayo, como cada año, su camino a la Aldea almonteña. La lluvia no ha impedido que los hermanos de Hinojos y otras tantas personas que recorren cada año el trayecto hasta El Rocío con esta Hermandad, se unieran en convivencia para alcanzar las marismas.

Tras la misa de romero comenzaron el recorrido.
La primera parada fue para organizar la comitiva ante los cambios sufridos en el recorrido

La misa de romeros, antesala del recorrido, daba comienzo a las 8.00 horas en la iglesia parroquial de Santiago Apóstol y, tras la misma, salía el Simpecado en la Carreta, pasando por el recorrido habitual, las calles Virgen de la Soledad, Muñoz Pabón, El Valle, Ermita del Valle, Plaza Príncipe de Asturias y Almonte.

La lluvia estuvo presente el jueves.
La lluvia estuvo presente el jueves.

Poco después llegaba la comitiva a la Venta Los Pinos y paraba en el puente del Serrano para rezar el Ángelus. Finalmente, los romeros se despedían del pueblo caminando por la carretera del Arrayán o de Las Pardillas.

El sesteo fue en la explanada entre Cabezarrasa y la Raya del Agua, para luego regresar a la carretera del Arrayán hasta las inmediaciones de La Matanza, donde rezarían el Santo Rosario.

Muchas personas se hacen este camino por ser sólo de unos 20 kilómetros.
Un considerable número de peregrinos hizo el camino andando

Finalmente, sobre las 20:00 horas la comitiva enfiló el Camino de Los Taranjales para llegar al El Rocío entrando cerca del puente del Caño Marín un par de horas después.




Dadas las inclemencias meteorológicas tiempo hubo que modificar de forma significativa el trayecto tradicional. Por esta razón, los romeros vivieron en esta edición un camino más duro que el habitual, realizado por esta Hermandad constituida en 1934 y que en esta ocasión ha tenido una longitud de casi 30 kilómetros, atravesando parcialmente el Parque Nacional de Doñana.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.