Huelva recuerda con cariño a Marco Macías, defensor y promotor de la cultura onubense

6
137
Marco Macías.
Marco Macías.
Marco Macías.

Ana Rodríguez. Decir adiós nunca es fácil, es mejor el hasta luego, que siempre deja abierta una ventana a un futuro remoto… Diremos, pues, hasta luego a Marco Macías Prieto, un onubense que emprendió su viaje de manera ciertamente prematura, con sólo 43 años, pero que en ese tiempo ha dejado una larga estela, un legado que muchos no lograrían alcanzar así vivieran 100 años.

Marco nació en Huelva un 22 de enero de 1973. Fue ‘el de en medio’ de los hermanos Macías, por detrás de Gerardo y delante de Ciro. Esta aclaración es importante, ya que es inevitable hablar de Marco sin hacerlo de sus hermanos, pues nunca hubo hermanos tan unidos como los Macías.



Los tres Hermanos Macías.
Los tres Hermanos Macías.

Desde bien pequeño, Marco tuvo inquietudes artísticas, algo que dejaba patente en las aulas del Colegio Colón Hnos Maristas y más tarde en el IES La Rábida donde destacaba, al igual que sus dos compañeros de sangre, por lo bien que dibujaba. En sus cuadernos no faltaban los trazos, a veces grandes obras, a veces garabatos que buscaban la manera de convertirse en reflejos del arte.

Su hermano mayor, como todos los hermanos mayores, siempre le fue abriendo el camino. Así, cuando Gerardo con 13 años empezó a publicar sus viñetas en un periódico de la ciudad, Marco y Ciro siguieron la estela. En esta tesitura, se cruzó en el camino de ‘el de en medio’ el profesor Tomás Estrada, creador del suplemento infantil ‘El Abuelo’ del Recre, una labor en la que contó con la inestimable ayuda de Marco.



Marco era un amante de los cómics.
Marco era un amante de los cómics.

Estudió Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid, especialidad en imagen y sonido, una estancia en la capital en la que también estuvo acompañado de sus hermanos. El trío, para ganarse un dinerillo y medio pagarse los estudios y el piso de Pozuelo de Alarcón en el que vivían, comenzó a hacer ilustraciones para editoriales. Su sello empezó a sonar incluso en tierras lejanas, abandonando por una temporada -casi año y medio- Madrid para hacer una Constitución Española y un Estatuto de Autonomía de Canarias para niños, obviamente cuajado de sus maravillosas ilustraciones. También rodaron en las islas una teleserie que emitió la Televisión Autonómica de Canarias, llevando Marco el mayor peso de este último trabajo.

En una presentación de Biblos en el IES Pablo Neruda.
En una presentación de Biblos en el IES Pablo Neruda.

A pesar de su andanzas por otras tierras, los onubenses jamás descuidaron la suya, a la que aportaron durante la década de los 90 títulos como la revista Camaleon Cómic, que editaba la Diputación Provincial de Huelva y de la que salieron muchos dibujantes; El fantasma del Conquero, que se convirtió en el primer periódico visual, gratuito y a color de la provincia, hecho con un tono distendido, y en el que promocionaban valores de Huelva; o el periódico de la Delegación de Cultura de la Junta en Huelva Boletín literario, un documento de animación a la lectura que tuvo mucho éxito y que se distribuía especialmente durante la Feria del Libro.



Los Macías con Luis Alberto de Cuenca.
Los Macías con Luis Alberto de Cuenca.

Poco después nacería la Asociación Cultural 6 Viñetas, avalada por Marco y sus hermanos, de la que saldría el fanzine muCHOCOmi, con el que recorrieron diversos salones del cómic nacionales, siendo premiados en el Expocómic de Madrid e Imaginamálaga. Aunque la publicación desapareció en 2005, aquello les sirvió de experiencia para poner en marcha en 2007 el Salón Internacional del Cómic de Huelva, haciendo de la capital una nueva parada en la ruta de los amantes de las historietas ilustradas. Una cita que se ha hecho famosa por la familiaridad y buen trato que se dispensa a sus asistentes y por apoyar a los autores de la tierra. Una cita que celebrará este 19 de mayo su décima edición, que estará dedicada, como no, a Marco.

Su cómic ha logrado que los niños se interesen por la bibliotecas.
Su cómic sobre las bibliotecas ha logrado que los niños se interesen por estos espacios.

Otra de las grandes aportaciones de los Macías a la cultura onubense ha sido idear y dar forma al Superhéroe de las Bibliotecas, Biblos, un cómic que vio la luz en 2009 y del que ya han salido tres números. Un personaje entrañable que ha logrado que los niños y jóvenes se interesen por ese gran edificio de la Gran Vía en el que duermen infinitas historias impresas en papel. “Ahora estábamos programando la cuarta entrega”, afirma Gerardo, además de preparando una nueva obra para el Ayuntamiento de la localidad cordobesa de Lucena, para quien ya elaboraron La Historia de Lucena en cómic, de la que se han publicado dos ediciones, la primera en 2008, por su elevada demanda.

Pero además de en el plano de la ilustración, Marco era un amante del audiovisual, por ello realizó desde joven cortometrajes por sus propios medios por los que recibió algún que otro premio. También, junto a Ciro y Gerardo, elaboró el informativo juvenil ilustrado ‘Noticias frescas para jóvenes’, que se emitió durante varias temporadas en un programa de Canal Sur.

Otra de sus publicaciones, 'La historia de Lucena en cómic'.
Otra de sus publicaciones, ‘La historia de Lucena en cómic’.

Fue esa pasión la que lo llevó en cierto modo a desarrollar otra de sus facetas, la de docente. Marco fue durante años profesor técnico de Formación Profesional, ejerciendo durante sus años de interino en institutos de toda Andalucía, como el IES Nestor Almendros de Tomares (Sevilla) o el Guadalpín de Málaga. Desde hacía bastante tiempo, su destino era el instituto Pablo Neruda de Huelva, donde enseñaba las asignaturas de Edición de Imagen y también Montaje y Posproducción de Vídeo, además de otras como Realización de Televisión.

Uno de sus compañeros en el centro onubense, el profesor técnico Carlos Courel, destaca de él su carácter pausado y tranquilo, ciertamente introvertido, libre de maldad, y muy respetuoso, “nunca tenía una mala palabra con nadie. Todos lo conocían y lo apreciaban, era especial, tenía una personalidad especial y por eso destacaba”. Asimismo, el docente señala que Marco “sabía muchísimo porque había hecho cortos, sacado el Salón del Cómic… aportaba mucho a los alumnos, hacía pilotos de series con ellos, era un gran docente en todos los sentidos, muy cercano y los jóvenes le tenían mucho cariño“.

Marco junto a su hermano Gerardo.
Marco junto a su hermano Gerardo.

Para todo el equipo del IES Pablo Neruda ha sido un duro golpe, máxime por la gran implicación que tenía el onubense en las actividades del centro, donde coordinaba, junto a Courel, la revista anual Con-ciencia. “Él se encargaba de la maquetación, hacía dibujos, reportajes, etc. Personalmente compartía muchas horas de clase con él, el trabajo en la revista… Además de compañero era un buen amigo, siempre dispuesto a ayudar sin pedir nada a cambio”, afirma emocionado Carlos.

De la misma opinión es el artista Juan Carlos Castro Crespo, amigo y vecino de los Macías: “como persona era un hombre enormemente desprendido, solidario, amigo de sus amigos. Marco tenía el valor de ser un apasionado de las cosas en las que se implicaba, desde los argumentos de las viñetas, a la estética del dibujo y al sentido del humor, pues aunque a primera vista pudiera parecer serio, tenía una chispa que trasladaba al mundo del cómic o el guión. El fantástico bloque de los hermanos Macías pierde el hombre que aportaba esa sensibilidad y una pasión y un sentido del humor muy fino”.

Puso en marcha el Salón del Cómic de Huelva.
Puso en marcha el Salón del Cómic de Huelva.

Pero además de un artista, profesor y amante del audiovisual, Huelva ha perdido a un gran comunicador. Así lo siente Rafael J. Terán, presidente de la Asociación de la Prensa de Huelva y del Colegio de Periodistas de Andalucía en Huelva, quien pone de relieve que Marco fue un gran dinamizador, muy preparado, que dominaba la técnica del dibujo como elemento comunicativo y creativo. “Era un pilar fundamental del trío de los Hermanos Macías, el que movía los proyectos y contagiaba a los demás el entusiasmo, porque sentía auténtica pasión por lo que hacía. Él logró popularizar una actividad, como es el cómic, que se limitaba en un ámbito muy reducido”, afirma Terán.

Los hermanos Macías con el director de la Biblioteca Provincial de Huelva.
Los hermanos Macías con el director de la Biblioteca Provincial de Huelva.

A todo ello se suma su carácter profesional y trabajador, que le hizo cumplir hasta el final con su compromiso para con sus alumnos a pesar de que se encontraba mal desde hacía unos días. “Estuvo con fiebre en Semana Santa, de hecho varios miembros de la familia teníamos gripe. Al final se le quitó la calentura, pero no comía y tenía dificultades para respirar“, informa su hermano Gerardo. Tras tomar antibióticos y someterse a varias pruebas lograron estabilizarlo, pero el pasado 2 de abril su situación se complicó, dando lugar al fatal desenlace. La familia espera ahora el resultado de unas pruebas que tienen que llegar de Madrid para saber a ciencia cierta qué le pasó a Marco, ya que las tesis van de la neumonía a la gripe A pasando por un virus que le afectó a los pulmones.

La labor de Marco por la cultura onubense se recordará en el próximo Salón del Cómic de Huelva.
La labor de Marco por la cultura será recordada por todos los onubenses.

Nada más darse a conocer la noticia de su fallecimiento, que pilló por sorpresa a la sociedad onubense, la familia Macías comenzó a recibir múltiples muestras de cariño. Personalidades de la vida cultural y política de Huelva, profesores y alumnos de diferentes institutos como el Pablo Neruda o La Rábida, familia, amigos, vecinos, conocidos… todos han pasado este primer fin de semana de abril por el tanatorio antiguo para expresar sus condolencias. Por ello, la familia ha querido aprovechar la ocasión para agradecer a toda la sociedad de Huelva sus muestras de cariño y apoyo, y por acompañarles tanto en el tanatorio, como en la misa y el cementerio.

Con Marco se ha marchado un referente y un dinamizador de la cultura onubense, pero queda su legado, que seguirá creciendo gracias a la labor de Gerardo y Ciro, pues aunque ‘el de en medio’ falte, sus trabajos seguirán llevando el sello de los tres Hermanos Macías.