El bombero onubense David Galindo nos cuenta su experiencia en Lesbos donde ha rescatado a miles de refugiados sirios

0
497
David Galindo junto a sus hijos, tras llegar procedente de la isla de Lesbos.
David Galindo junto a sus hijos, tras llegar procedente de la isla de Lesbos.

Rosa Mora. Las imágenes de los niños, sin lugar a dudas, son las que dejan mayor huella en la mente de voluntarios que, como David Galindo Pérez, han sido testigos del drama al que se enfrentan día a día miles de refugiados que, de forma desesperada, huyen de sus países en guerra con la esperanza de llegar a pisar el soñado suelo europeo.

Un total de 21 kilómetros separan las aguas de Turquía de la isla griega de Lesbos. “Un trayecto que, en el mejor de los casos -si el moto va bien y no se avería-, se traduce en aproximadamente tres horas de travesía”, nos cuenta David. “Un viaje –añade- por el que los refugiados pagan en torno a 1.000 o 1.500 euros por persona, reduciéndose este precio cuando las condiciones climatológicas son más adversas. Es entonces cuando, a sabiendas de los riesgos de la travesía, se embarcan aquellas personas con menor poder adquisitivo”.

Compañeros del onubense durante los 15 días en los que ha formado parte del equipo Proem-Aid desplazado a Grecia.
Compañeros del onubense durante los 15 días en los que ha formado parte del equipo Proem-Aid desplazado a Grecia.

David Galindo es natural de Aracena, y precisamente en el parque que el Consorcio Provincial de Bomberos de Huelva tiene en esta localidad serrana, ejerce desde 1998. Diecisiete años de servicio que, nos contaba esta semana, quiso poner a disposición de aquellas personas que, a día de hoy, más podían requerir de su experiencia. “Parece que estamos inmunizados a las noticias que vemos diariamente en televisión. Digamos que di un golpe sobre la mesa. Decidí hacer algo con mi experiencia, aportar mi granito de arena”, explica el onubense. Fue entonces cuando conoció la labor que realiza la asociación Proem-Aid, equipo de profesionales que ayuda de forma voluntaria desde diciembre del pasado año en el sureste de la isla griega de Lesbos. Tal y como ellos explican, “auxiliamos en rescates para que las personas que van por mar desde Turquía en botes facilitados por traficantes lleguen con seguridad”.

Preparando la embarcación antes de salir al rescate de un bote.
Preparando la embarcación antes de salir, durante una de las noches, al rescate de un bote.

Son equipos de seis personas formados por bomberos, buceadores, nadadores de rescate y sanitarios, y rotan cada 15 días. El onubense David Galindo ha formado parte del tercer equipo enviado a Grecia. Así, su experiencia en la isla de Lesbos se ha extendido desde el día 2 al 19 de enero, periodo durante el cual, tres de sus compañeros de Proem-Aid, Julio Latorre, José Enrique y Manuel Blanco, fueron detenidos 48 horas por la Guardia Costera griega cuando, junto a dos miembros de la organización danesa Team Humanity, navegaban en una embarcación propiedad de uno de los ciudadanos nórdicos. Las autoridades griegas les acusaban de un presunto delito de tráfico de personas al encontrarse cerca de dos embarcaciones con refugiados a bordo que estaban en aguas turcas y trataban de dirigirse con ellos a tierra firme, según los guardacostas. Desde Proem-Aid aseguran, no obstante, que buscaban un bote que corría peligro, tras recibir un aviso. Son la única ONG que no espera a los refugiados en la costa, sino que avanzan en el mar para ayudarles.

Han rescatado a miles de refugiados.
Han rescatado a miles de refugiados.

Tal y como nos explica David, a Lesbos llegan cada día unas 1.000 personas de media. En esta línea,” los equipos de voluntarios de rescate como Proem-Aid, coordinados con la Guardia Costera griega, acuden a avisos de rescate cuando los botes tiene problemas se estropea el motor, se quedan sin gasolina, sufren el golpe de las olas, etcétera”. “Asimismo –añade- guiamos a los botes para que desembarquen en un lugar seguro de la costa y ayudamos a sacar y atender a las personas que van en las barcas”.



Primera experiencia en el extranjero como cooperante la de David Galindo que, reconoce, será imposible de olvidar. Ya está en casa, en Aracena, aún así nos confiesa que, pasado un tiempo, no descarta volver.

El equipo de David Galindo, junto al que le toma el relevo en el que está el también bomber del Consorcio Provincia de Bomberos de Huelva, Eugenio Mantero.
El equipo de David Galindo, junto al que le toma el relevo en el que está el también bomber del Consorcio Provincia de Bomberos de Huelva, Eugenio Mantero.

Según informan desde el Consorcio Provincial de Bomberos, este lunes, el presidente de la entidad, Cristóbal Carrillo, junto a otros miembros del Consejo General, recibirá a los tres bomberos onubenses que han estado en Lesbos realizando labores humanitarias y que ya han regresado. El fin de la recepción «es felicitarles por su actuación, interesarse por la situación en la zona y agradecerles la gran labor que han llevado a cabo junto a otros compañeros, y que todavía siguen desarrollando los allí desplazados, como el compañero Eugenio Mantero, que actualmente se encuentra en la isla griega».



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here