X Premio Ángel Serradilla

Julián Pérez: «He dormido poco y trabajado muchas horas, pero siempre me he divertido»

4
524
A Pérez le han llovido las felicitaciones por su premio.
Comparte esta noticia
El fotoperiodista Julián Pérez.
El fotoperiodista Julián Pérez.

Ana Rodríguez. Está acostumbrado a estar detrás de la cámara, pero esta vez será él el objetivo de los flashes. El fotoperiodista Julián Pérez recibe este 2 de diciembre el X Premio Ángel Serradilla que concede la Asociación de la Prensa de Huelva por “su permanente compromiso social, personal y ético como miembro de un colectivo profesional que pasa por una de sus peores crisis”.

Un reconocimiento muy merecido para un artista de la comunicación visual que lleva 26 años siendo los ojos de miles de onubenses, quienes han podido conocer las imágenes de la actualidad gracias a sus horas de trabajo, su completa disponibilidad laboral -sin horarios ni festivos- y su creatividad y profesionalidad.

Julián lleva 26 años trabajando de fotoperiodista. / Foto: Julián Pérez.
Julián lleva 26 años trabajando de fotoperiodista. / Foto: Julián Pérez.

Durante este cuarto de siglo, Julián ha sido testigo de los acontecimientos más relevantes que han acaecido en esta provincia y, lo más importante, ha sabido transmitirlos a través de sus fotografías, que han ilustrado periódicos y revistas tanto nacionales como internacionales.

Y es que la frase ‘Una imagen vale más que mil palabras’ bien podrían haberla acuñado pensando en Pérez, que ha sido –y sigue siendo- capaz de posar su mirada en un escenario y captar la esencia de ese instante para que los lectores puedan disfrutarla luego como si hubieran estado allí, sentados en primera fila.

unia
unia
Julián asegura que siempre se ha divertido haciendo su trabajo.
Julián asegura que siempre se ha divertido haciendo su trabajo.

Pero si hay algo que verdaderamente caracteriza a Julián es su calidad humana, ésa que todos sus amigos y compañeros alaban y que ha motivado las infinitas felicitaciones recibidas por este Premio, que se suma a otros reconocimientos recientes, como el haber sido nombrado socio de honor de la Asociación Huelva y sus fotógrafos en 2014 o el que le concedió Huelva Buenas Noticias el pasado año por ser el protagonista de una bonita historia.

Conozcamos mejor a este premiado fotoperiodista:

Cubriendo el Recre bajo la lluvia.
Cubriendo el Recre bajo la lluvia.

– ¿Cómo te sentiste cuando te comunicaron que te habían concedido este Premio?
– Cuando me llamó el presidente de la Asociación de la Prensa, Rafael Terán, para decírmelo le estaba preparando a mi hija el desayuno. Fue coger el teléfono y empezar a llorar. Ella se quedó mirando como diciendo ‘¿qué le pasa a papá?’ La verdad es que estoy muy contento, ha sido increíble, no me lo esperaba y pienso que hay muchas personas en la profesión que se lo merecen más que yo. En cualquier caso, me ilusiona porque viene de la Asociación de la Prensa, es decir, te lo dan tus compañeros, y porque es el galardón que es, el que lleva el nombre de Ángel Serradilla. Yo trabajé cinco años con él y teníamos muy buena relación. Era una persona solidaria, trabajadora, muy crítica y se involucraba mucho en todo lo que hacía.

A Pérez le han llovido las felicitaciones por su premio.
A Pérez le han llovido las felicitaciones por su premio.

– Imagino que las felicitaciones te habrán llovido…
– Esa tarde el iPhone estaba a punto de explotar. Dio la casualidad de que había ido al oftalmólogo y me hizo unas pruebas que me dejaron sin visión unas horas, así que las llamadas sí las pude atender, pero hasta un día después no respondí a todos los mensajes. ¡Me decían que Facebook se había inundado con fotos mías! Me sentí desbordado y emocionado porque tus compañeros se alegran por ti y eso es importante.

En su búsqueda de la belleza.
En su búsqueda de la belleza. / Foto: Julián Pérez.

– Aunque llevas casi toda la vida en Huelva, tú eres de Sevilla. ¿Cómo acabaste aquí?
– Mi padre fue preso político y estuvo cinco años en la cárcel de Soria por pertenecer al Partido Comunista. Él era funcionario del Banco de España y, el tiempo que pasó en prisión, en lugar de despedirlo, lo suspendieron de empleo y sueldo. Cuando salió lo destinaron a Lugo y allí estuvimos dos años, pero pidió el traslado a Andalucía y sólo le permitían retornar a Cádiz o Huelva, así que, por cercanía, nos instalamos en Huelva hasta que murió Franco. Entonces mi padre reclamó su plaza en Sevilla y nos volvimos a la capital hispalense hasta que en 1982 me instalé definitivamente en Huelva. Casi puede decirse que conocí a mi padre cuando tenía cinco años porque, aunque fui con mis cinco hermanos a verlo a prisión (yo era el más pequeño), el tiempo que pasó allí se correspondió con mis primeros años de vida.

Su madre le educó la vista.
Su madre le educó la vista.

– Y tú pasión por la fotografía, ¿cuándo nació?
– En casa siempre había cámaras de fotos, de carrete, y yo jugaba con ellas. Mi madre guardaba fotos en blanco y negro en una lata de dulce de membrillo y a veces la sacaba, me sentaba en sus rodillas y jugábamos a imaginarnos de qué color sería cada cosa. Era un juego visual con el que, sin darse cuenta, mi madre me fue educando la visión. A los ocho años mi padre me regaló mi primera cámara, aunque era muy caro revelar los carretes. Ya con 18 años me compré mi primera cámara en Objetivo 1 con mi primer sueldo. A partir de ahí he sido autodidacta, me iba a la biblioteca y leía libros de fotografía para aprender.

Con su primer sueldo se compró una cámara de fotos.
Con su primer sueldo se compró una cámara de fotos.

– ¿Qué recuerdos tienes de aquellos años?
– Recuerdo que en el instituto, yo fui al Politécnico de La Rábida, un profesor puso en marcha un taller de fotografía y montó un laboratorio. La llave del laboratorio prácticamente era mía. Por entonces también estuve ayudando a un fotógrafo a hacer reportajes de boda, de deportes, etc. En Objetivo 1, Pedro Delgado me enseñó mucho, me daba a probar todo lo que llegaba nuevo, a modo de testeo.

– ¿Cuándo te diste cuenta de que te llamaba el fotoperiodismo?

Julián Pérez agradeció a HBN haber protagonizado una buena noticia.
Julián Pérez con su distinción en la gala del II aniversario de HBN.

– Yo estudiaba una FP en Electrónica de Comunicaciones. Por entonces, en la televisión echaban una serie llamada Lou Grant sobre las historias de un periódico de San Francisco. En ella había un personaje, Animal, que era el fotógrafo del periódico y curiosamente éramos similares en apariencia. Yo veía la serie y pensaba que yo quería eso.

– ¿Cuáles fueron tus primeros trabajos de fotoperiodista?
– Después de la hacer la Mili, empecé a colaborar con El Correo de Andalucía y a hacer reportajes con Pedro Delgado. Lo que ganaba lo guardaba para hacer luego cursos en Madrid, Barcelona, etc. Pero me gustaba el fotoperiodismo y un día conocí al fotoperiodista Muguruza, al que tengo gran admiración. Me dije ‘ésta es tu meta’. Luego entré en Huelva Información para cubrir unas vacaciones y al final acabé quedándome varios años. De ahí pasé al Diario Odiel, La voz de Huelva, La Prensa, El Mundo Huelva Noticias, El Mundo Andalucía… Desde hace años soy freelance y colaboro con Agencia EFE, Unidad Editorial e Interviú, entre otras publicaciones.

En El Rocío conoció a unos australianos que acabaron buscándole 'trabajo' en el Herald.
En El Rocío conoció a unos australianos que acabaron ‘buscándole trabajo’ en el ‘Daily Telegraph’.

– ¿Cómo te convertiste en colaborador del The Daily Telegraph de Australia? ¿ Y de El Nuevo Herald de Miami?
– En el primer caso, estaba trabajando y tenía que hacer un reportaje en El Rocío a un grupo de australianos que iban a visitar la ermita. Al parecer, ellos hacían también una romería en honor a la Blanca Paloma en su país. Me regalaron un cartel de su romería y yo les hice una foto de grupo y se la mandé por correo. A través de ellos, me enviaron un email los del Daily Telegraph porque necesitaban fotos para un reportaje y, a partir de ahí, hice varias colaboraciones. De El Nuevo Herald se pudo en contacto conmigo un redactor que también iba a El Rocío.

Arcángel tiene una destacada vena solidaria, como demostró en el homenaje al Niño Miguel.
Con esta foto del Niño Miguel Julián ganó un Premio Ciudad de Huelva.

– Tus trabajos han sido distinguidos en varias ocasiones y, entre otros, tienes cinco Premios de Periodismo Ciudad de Huelva…
– Sí, bueno, yo siempre he huido de los concursos ya que hago lo que hago porque me gusta y me divierte, pero hace unos años vino al Muelle de las Carabelas el por entonces Príncipe y visitó el Monumento al Plus Ultra. Había una escuadrada de hidroaviones, el fénix… hice una foto. Entonces, la periodista Mari Ángeles Puente me animó a que presentara al concurso de la Asociación de la Prensa aquella imagen… Lo hice y gané. Gané cuatro años seguidos (de 2002 a 2004) y unos años después volví a obtener el premio con una foto del Niño ‘Miguel’ (2010).

– Habrá millones de anécdotas, de momentos buenos y malos en estos 26 años de profesión…

Carmen y Julián en su reencuentro en la Plaza de las Monjas. / Foto: Pablo Rodríguez.
Carmen y Julián en su reencuentro en la Plaza de las Monjas. / Foto: Pablo Rodríguez.

– Muchos. De los tristes, recuerdo un día de Reyes que fui a la Ciudad de los Niños, porque tras el desfile sus majestades de Oriente iban allí a entregar regalos. Hice varias fotos, entre ellas a unos niños a los que les habían traído unas bicis. Dos días más tarde, me avisaron de un accidente en la carretera de Gibraleón con dos muertos. Cuando llegué, las víctimas eran dos de aquellos niños, que habían salido del recinto con sus bicis nuevas y los habían atropellado.
También hay muchas anécdotas divertidas, como la del reencuentro con Carmen o también una vez que el Rey Juan Carlos vino a Mazagón a unas maniobras y, tras terminar, daban una copa a la que nos quedamos. Los medios estábamos en una mesa y allí estaba José Luis López Peña ‘Güito’. Se levantó y se fue para el Rey, saltándose todos los protocolos. Por supuesto le pararon y empezó a gritarle al monarca ‘¡Cucha! Que queremos hacernos una foto contigo’. De lo que gritaba, el Rey se acabó girando. El hombre no entendía qué era eso de ‘Cucha’. Al final se acercó, se lo explicamos y nos hicimos la foto con él.

Solentiname
Una de las fotos que Julián hizo en Solentiname.

– Hace no demasiado  tiempo estuviste en Solentiname, Nicaragua, haciendo un trabajo. ¿Cómo fue aquella experiencia?
– Fue increíble. Fui con la periodista Rosa Font a documentar el trabajo de los voluntarios de la Diputación de Huelva realizan allí. El viaje duró veintitantas horas, pero valió la pena porque aquello es un paraíso: los colores, la gente… tengo muy buenos recuerdos y me encantaría volver. Además, creo que hicimos un trabajo muy digno y Rosa y yo congeniamos muy bien, nos captábamos las ideas, estábamos conectados.

Una de las imágenes de la serie 'Retratos de mi ciudad'.
Una de las imágenes de la serie ‘Retratos de mi ciudad’.

– ¿Crees que el fotoperiodismo está mejor valorado ahora que antes?
– Parece que las agencias de prensa han contribuido bastante a darle valor. Antes el fotógrafo era el escalafón más bajo en un periódico y la imagen que se tenía de él era la de una persona sin estudios. Eso ha cambiado y ahora son gente formada, con sus módulos, cursos, talleres… están aprendiendo diariamente porque necesitan estar al día con la tecnología. Hoy es imprescindible que sepan informática, que sean capaces de resolver problemas en el sitio. Yo, por ejemplo, voy a todos lados con el portátil para poder enviar las fotos desde donde esté, porque prima la rapidez. Además, el fotoperiodista hoy día es más artista, se cuida más la fotografía, buscas un ángulo que te dé juego, un objetivo que te ayude a hacer bella esa imagen. En suma, yo creo que se cuenta más con ellos, o se debería, porque cuando el lector ve un periódico, si la foto no le llama la atención es posible que no lea la noticia por muy buena que ésta sea.

Otra foto de los 'Retratos de mi ciudad'.
Otra foto de los ‘Retratos de mi ciudad’.

– ¿Se ha resentido tu volumen de trabajo en estos años difícil?
– Sí que se ha notado, pero yo he seguido haciendo fotos al margen de los encargos porque es una forma de trabajar mi visión fotográfica. La serie ‘Retratos de mi ciudad’, que puede verse en mi perfil de Facebook, es un ejemplo de ello, es una forma de plasmar lo que veo a diario y cómo lo veo.

– Cuando vas a un sitio, ¿cómo sabes cuál es la imagen exacta que tienes que captar?
– En prensa es importante que el fotógrafo esté informado. Eso es algo que me dijo cuando trabajaba en Huelva Información Fernando Merchán a principios de los 90, y que siempre he tenido muy presente. Esto no es, como muchos se piensan, apretar un botón y ya está, tienes que contar una historia de lo que está pasando en solo una foto, y para eso es esencial saber qué ocurre.

Captar el instante y contar una historia.
Captar el instante y contar una historia.

– ¿Qué le dirías a esos jóvenes fotógrafos que desean dedicarse al fotoperiodismo?
– Que aprendan a ser solidarios con sus compañeros y que se formen, que esto, como he dicho, no es solo apretar un botón, que yo me sigo poniendo nervioso cuando tengo que hacer un reportaje. Con las cámaras digitales la gente enseguida se echa a andar y se pone a hacer cosas que tienen mucha responsabilidad, aunque ellos no sean conscientes. Hay aficionados que regalan sus fotos y lo que consiguen con eso es que echen a gente a la calle. Hacen que esta profesión se vaya al garete.

– Cuando recojas el premio, ¿a quién se lo piensas dedicar?
– A mi familia, porque desde pequeño hasta ahora me ha estado apoyando en lo que he querido ser, incluso cuando no estaba bien vista la figura del fotógrafo. Y también a mi pareja y mi hija por su aguante, porque han sido muchas horas, muchos fines de semana sin poder hacer nada porque no sabes si te llamarán o no para trabajar. También a los compañeros de batalla, y es que cuando digo mi familia también me refiero a ellos: son esas personas con las que peleas y te enfadas, a las que quieres horrores, los que cuando tienes un problema aparecen siempre…

Julián con su hija Luna. Por ella también va este Premio.
Julián con su hija Luna. Por ella también va este Premio.

– Finalmente, una valoración de tus 26 años de profesión.
– Lo más guay de todo es que me he divertido, he dormido poco y trabajado muchas horas, pero siempre es distinto y divertido. Ésta es una profesión que te tiene que gustar mucho. He hecho fotos a reyes, papas, presidentes, artistas, agricultores, personas que viven en la calle… Estos días, después de que mi foto saliera en los medios por el Premio, personas que no conozco de nada me han parado por la calle y me han dado la enhorabuena. Eso es lo que me llevo.

– Gracias Julián y muchas felicidades.

El acto de entrega del Premio Ángel Serradilla a Julián Pérez será este miércoles 2 de diciembre, a las 17.30 horas, en el Centro de Recepción de las Cocheras del Puerto.



4 Comentarios

  1. Prima que grande eres te quiero mucho aunque te aora teveo poco pero te admiro la fortaleza que tienesy lo grande que demuestras ser un bezote muy grande te kiero tu prima trini

  2. Tengo el privilegio de estar entre tus amigas, grande Juli, como persona, y como profesional, nadie más merecido que tu para este premio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Funcación Atlantic Copper Carrera
Atlantic Copper