Éxito de participación en la Carrera de Cintas del Rocío Chico

El primer premio lo ganó Óscar Camacho, mientras que los cuatro siguientes fueron para Juan Luís Romero, Carmelo Reyes, Salvador Pérez Martínez y Abelardo Contreras, respectivamente, tras una reñida competición.

Foto de familia del acto.
Foto de familia del acto.

Redacción. Una de las competiciones hípicas con mayor arraigo y tradición entre los jinetes almonteños y de otros municipios onubenses es la Carrera de Cintas a Caballo, convertida cada 18 de agosto por la Asociación de Vecinos de El Rocío en un valioso recurso para la financiación de la Cabalgata de Reyes Magos de la aldea almonteña, un proyecto anual con el que se vuelcan tanto el Ayuntamiento de Almonte como comerciantes y empresarios locales, que suman así su granito de arena a la acción vecinal.

Entrega de trofeos.
Entrega de trofeos.

Esta iniciativa, por celebrarse en las fechas claves del Rocío Chico y en un sitio tan singular como El Real de El Rocío, se erige también como un interesante atractivo turístico añadido a la cita religiosa popular en la que el pueblo de Almonte renueva su Voto de Acción de Gracias a su Patrona, la Virgen del Rocío, compromiso que data de 1813.

Hubo una alta participación.
Hubo una alta participación.

La Carrera de Cintas del Rocío Chico de 2015 ha cosechado un notable éxito de participación, registrando un total de 86 jinetes, que compitieron por los primeros puestos y dieron muestras de sus habilidades y destrezas sobre las monturas a lo largo de casi cuatro horas, manteniendo vivo el interés del numeroso público que llenaba los flancos de El Real.




Un clásico del Rocío Chico.
Un clásico del Rocío Chico.

La alcaldesa de Almonte, Rocío Espinosa, apoyó con su presencia el evento y fue la encargada de hacer entrega del primer premio- una montura vaquera- aportado por el Ayuntamiento. Lo recibió Óscar Camacho, tras una reñida pugna con los cuatro jinetes que se hicieron con los demás premios: Juan Luís Romero, Carmelo Reyes, Salvador Pérez Martínez y Abelardo Contreras.

 




 




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.