Completar y adecentar el muelle sería lo propio de una ciudad que se preciase

El muelle de la Cía. de Río Tinto, para simplificar es, quizá, junto al monumento a Colón de Whitney, el elemento físico construido por el hombre más identificativo de nuestra ciudad. Por eso, a modo de ejemplo, es el más reproducido en tarjetas postales de toda la historia onubense.

Ramón Fernández Beviá, director de HBN.
Ramón Fernández Beviá, director de HBN.

RFB. Admitamos que la llegada y desarrollo del Polo Industrial a finales de los sesenta supuso, con sus sombras, una inflexión económica en esta ciudad y admitamos también que hubo muchos efectos colaterales entre los que se encontró el “desbroce” del muelle de la Compañía de Rio Tinto, una vez finalizada su operatividad en 1975. El sentido de la mutilación que sufrió la vetusta y simbólica obra era facilitar el tránsito de grandes camiones entre el muelle de Levante y el citado Polo Industrial. El valor marca de una ciudad y sus símbolos estaban entonces en un absoluto segundo plano y por eso no se planteó alternativa. Este es un suceso sobre el que se puede especular pero sobre el que no se puede dar marcha atrás ¿o sí?

Es verdad que hay muchas otras asignaturas pendientes en Huelva, pero no es cuestión de abandonar alguna en beneficio de las demás, sino de actuar con ambición en el legítimo deseo de cambiar las cosas para mejor, cuantas más mejor. El muelle de la Cía de Río Tinto, para simplificar es, quizá, junto al monumento a Colón de Whitney, el elemento físico construido por el hombre más identificativo de nuestra ciudad. Por eso, a modo de ejemplo, es el más reproducido en tarjetas postales de toda la historia onubense.

El monumento ha sido objeto de diferentes restauraciones.
El monumento ha sido objeto de diferentes restauraciones. / Foto: Juana Martín.

La actividad industrial en la margen izquierda del río Odiel es hoy significativamente menor que cuando se “rompió” el muelle pero, lo más importante, la actividad portuaria en el muelle de Levante conectada con las fábricas es ya inexistente tras la agonía de Ence, que proporcionaba los últimos embarques de productos terminados en la zona sur del citado muelle. ¿Qué significa esto? pues que no hay ningún impedimento de carácter operativo portuario para reconstruir el tramo suprimido del soberbio y más que centenario muelle de la Riotinto Company.




Cuando en 1873 el ingeniero Bruce presentó su proyecto a la Río Tinto Company recién constituida los dirigentes de la empresa calificaron la obra del muelle como de costes desorbitados. El técnico británico aseguró entonces la viabilidad de la inversión garantizando que la instalación portuaria -clave en el negocio de las minas- funcionaría operativa como mínimo cien años. La capacidad profesional de este ingeniero británico no fue menor que su clarividencia futurista, dado que el viejo muelle dejó de operar justamente al cabo de un siglo, 1975, que fue cuando sufrió la mutilación que hoy lo presenta como incompleto.

Vista del Muelle cargadero de mineral. / Foto: Juana Martín.
El Muelle cargadero de mineral es una prueba de la actividad minera en Huelva. / Foto: Juana Martín.

La demolición total del muelle fue algo que pudo ocurrir, dado que estaba previsto y probablemente firmado. Afortunadamente, como sucedió en el siglo XIX con el monasterio de la Rábida, hay a quien agradecerle que en última instancia paralizase semejante barbaridad. El muelle fue, incluso, minado en tiempos de la II Guerra Mundial, y por suerte las cargas no explotaron.




Llegado este punto, y tras sufrir la referida mutilación de los setenta; y el error más reciente de limitar la perspectiva del mismo al ampliar y elevar el margen de la ría con el nuevo paseo marítimo, las autoridades deberían impulsar la recuperación del muelle para dejarlo completo, algo que seguro ocurriría en cualquier ciudad que se preciase, teniendo en cuenta la importancia simbólica e identitaria del monumento, que es lo que es.  Parece que la inversión no ha de ser muy cuantiosa, sobre todo comparándola precisamente con el paseo que se ha realizado a su vera.

Poner en valor el muelle de la Cía. de Río Tinto debería ser una prioridad en la estrategia de marketing y en la política cultural de una ciudad que ha de intentar desechar para siempre -con hechos- su mítica condición de “cenicienta” de Andalucía.




6 Responses to "Completar y adecentar el muelle sería lo propio de una ciudad que se preciase"

  1. Emilio   18 agosto 2015 at 12:02 pm

    Seguimos sumando Ramón,son muchas las causas qu enos llevan a defender e incluso exigir su rehabilitación total, como bien dices tu, para dejar de ser la cenicienta de Andalucía.

    Responder
  2. Jesús Copeiro   18 agosto 2015 at 3:59 pm

    Estoy de acuerdo con Beviá y con Emilio. El muelle de Riotinto habría que restaurarlo y en su consecución se podrián utilizar fondos europeos y ayudas del Puerto y del Ayuntamiento. Sería la guinda al precioso Paseo de la Ría.

    Responder
  3. Rafael Muñoz Gómez   19 agosto 2015 at 5:46 pm

    Me sumo a la petición de su total recuperación para goce de una ciudad que, en cuestión de patrimonio, ha sido continuamente maltratada por quienes no quisieron o no supieron tener altura de miras para con nuestras señas de identidad, dejando morir, cuando no matando, gran parte de éstas. Aún estamos a tiempo de recuperar como se merece este símbolo onubense por excelencia para orgullo de todos nosotros.

    Responder
  4. Sebastián   19 agosto 2015 at 7:19 pm

    El monumento mas representativo de la ciudad catalogado como BIC que ha sido ocultado por un malecón sin sentido.

    Responder
  5. Juan Carlos   17 noviembre 2015 at 4:50 pm

    Incluyo aquí mi aportación, de hace más de un año, ya que no está incluida en esta sección de Huelva Buenas Noticias. Siguen pasando los meses y, para mi asombro, seguimos sin conocer ningún movimiento de ficha visible para la definitiva reconstrucción de este símbolo de Huelva.

    https://huelvabuenasnoticias.com/2014/08/26/el-muelle-de-riotinto/

    Responder
  6. ONUBA   2 diciembre 2015 at 12:52 pm

    Estamos a dos de diciembre de 2015, y hasta el día de la fecha, nadie, absolutamente nadie, hace nada por Huelva, sólo bla, bla, bla, etc…, y más bla, bla, bla. Ciudad Huelva, capada por políticos situados en Madrid y Sevilla y los propios políticos de la ciudad, salvo honrosas excepciones, que por cierto son pocas. Infraestructuras ferroviarias poco fluidas con Madrid, Sevilla y Zafra, sin aeropuerto, antiguo mercado del Carmen vergonzoso, suciedad, poca luz, sin restaurar cargadero de mineral de Cía Riotinto, inacabado paseo marítimo, ensanche sur sin idea de empezar y avenida cerrada, Fiestas Colombinas sin carácter iberoamericano, museo al aire libre abandonado, falta de actividad cultural, contaminación sin resolver, etc, etc.., así nos va.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.