De Fotos Báez a la Confitería ‘La Victoria’ pasando por ‘El Barato’… Los comercios que marcaron una época en Huelva

14
504
Calle Concepción, donde se encontraba el Diario de Huelva, el tramo más comercial de Huelva. / Imagen cedida por Diego Lopa.
La forma de comprar ha cambiado mucho en los últimos años.
Nuestra forma de comprar es muy diferente a la de nuestros abuelos.

Mari Paz Díaz. La vida comercial de las ciudades ha cambiado mucho en las últimas décadas. La irrupción de las grandes superficies y de los centros comerciales ha variado por completo el panorama, pues, en muchos casos, ha dejado atrás las pequeñas tiendas familiares que se mantenían de generación en generación. Es cierto que algunos de estos establecimientos han sabido adaptarse a los nuevos tiempos, a los gustos del consumidor actual, muy diferente al perfil que mostraban nuestros padres y abuelos.

Muchos onubenses han querido hacer sus compras en Holea.
Los centros comerciales imponen nuevos modelos.

Pero, en otros casos, los comercios que formaron parte del paisaje urbano de la infancia y juventud de muchos onubenses han desaparecido. La incapacidad de hacer la competencia a las multinacionales o el hecho de que los hijos de los propietarios de esas tiendas hayan decidido estudiar una carrera alejada del mundo empresarial son algunas de las causas que han provocado que las calles del centro de cualquier ciudad sea hoy muy diferente a aquellas por las que se paseaba en el siglo XX, hace tan sólo cuarenta o cincuenta años.



Las calles del centro de Huelva han cambiado mucho en las últimas décadas.
Las calles del centro de Huelva han cambiado mucho en las últimas décadas.

Es una situación que se ha vivido prácticamente en todas las ciudades de España. Y Huelva es un buen ejemplo de ello. Por este motivo, en este reportaje queremos invitar al lector a realizar un paseo por los comercios onubenses que marcaron una época y que todavía permanecen en la retina de muchos de ustedes. Tiendas con personalidad propia que se echan de menos debido a que un día cerraron sus puertas para dar paso a otras construcciones o edificios.

Ayer, como hoy, los principales comercios solían situarse en el centro de la ciudad. / Foto: Adolfo Morales.
Ayer, como hoy, los principales comercios solían situarse en el centro de la ciudad. / Foto: Adolfo Morales.

En este aspecto, tal y como sigue sucediendo hoy, los establecimientos más emblemáticos de la Huelva de antaño también se situaban en los lugares más céntricos de la ciudad, por ser los más reclamados para el comercio. Así sucedía con la calle Botica (Mora Claros) o el Paseo del Chocolate (actual Paseo de Santa Fe), pero también con la Vega Larga (Paseo de la Independencia), entre otros.



Calle Concepción, donde se encontraba el Diario de Huelva, el tramo más comercial de Huelva. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Calle Concepción, donde se encontraba el Diario de Huelva, el tramo más comercial de Huelva. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Un recorrido que realizamos en Huelva Buenas Noticias de la mano de Diego Lopa, que ha querido brindarnos sus recuerdos y su documentación para hacer este viaje sin desperdicio. Según recuerda Diego Lopa, “la calle más comercial era sin duda el tramo de Calvo Sotelo y Concepción, hoy la totalidad de calle Palacios”. En este espacio se encontraba la sede de Diario de Huelva, propiedad de la familia Arias, que, a su vez, era una de las mejores imprentas y papelerías de Huelva. En este establecimiento se podían encontrar todo tipo de gomas de borrar, tintas, estilográficas, los primeros bolis, sobres de estampas y, sobre todo, vendían TBO –cómics- de editoriales sudamericanas, que se llamaban vidas ejemplares, biografías de santos y de sabios.

Portada del Diario de Huelva. / Foto: Mari Paz Díaz.
Portada del Diario de Huelva. / Foto: Mari Paz Díaz.

Con respecto al Diario de Huelva (1908 – 1942) podemos apuntar que había sido creado por Antonio de Mora Claros, jefe local del Partido Conservador, a inicios del siglo XX y que se convirtió en una cabecera seria muy reconocida entre los lectores onubenses.  Un lugar que marcó una época y una forma de entender la ciudad, sin duda.



Fachada de Calzados 'La Colmena'. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Fachada de Calzados ‘La Colmena’. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Más reciente y, por tanto, recordado todavía por muchos onubenses es Calzados ‘La Colmena’, situado en la misma calle Palacios, cuando ésta se llamaba Calvo Sotelo. Propiedad de la familia Pásaro, fue una de las mejores zapaterías de Huelva en los años cincuenta y sesenta, estando abierta hasta hace pocos años.

Calzados 'La Infantil'. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Calzados ‘La Infantil’. / Imagen cedida por Diego Lopa.

La zapatería, de hecho, fue un tipo de negocio que proliferaba entonces. De esta forma podemos citar Calzados ‘La Infantil’, en la calle Las Bocas, especializado en zapatos para niños, donde se distribuían los populares zapatos ‘Gorila’, que venían con una pelotita de goma verde con la imagen de un gorila.

Calzados 'Odiel', en Isla Chica. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Calzados ‘Odiel’, en Isla Chica. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Y más alejado del centro, en Isla Chica, junto al cine Odiel y una sucursal de caramelos de Sánchez Mena, frente al antiguo Estadio Colombino, estaba Calzados ‘Odiel’, propiedad de Diego Vega, que pasó de dependiente a montar su propia tienda, apostando además por esta nueva zona de Huelva, pues fue uno de los primeros en ver el potencial de Isla Chica comercialmente hablando.

Fotos Báez, en la calle Concepción. / Imagen cedida por Diego Lopa (subida por la familia a las redes sociales).
Fotos Báez, en la calle Concepción. / Imagen cedida por Diego Lopa (subida por la familia a las redes sociales).

En el centro, frente a La Colmena y junto a la Papelería Inglesa, se encontraba Foto Báez, ante cuyos escaparates se agolpaba en muchas ocasiones la gente para poder ver las fotos y, especialmente, los adelantados de las revistas actuales (bodas, fútbol, toros, comuniones, etcétera).

Foto de Diego Lopa, que permaneció mucho tiempo en el escaparate de Fotos Báez. / Imagen cedida por el propio Diego Lopa.
Foto de Diego Lopa, que permaneció mucho tiempo en el escaparate de Fotos Báez. Fechada en los años 50. / Imagen cedida por el propio Diego Lopa.

No era, sin embargo, el único comercio dedicado a la fotografía de la calle Concepción, donde también estaban Monís, Cano, Álvarez o Rodri.

Despacho de prensa de Justo Toscano. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Despacho de prensa de Justo Toscano. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Pero si hablamos de periódicos no podemos olvidar el despacho de prensa de Justo Toscano, un negocio familiar dedicado a la distribución de prensa y revistas en Huelva, muy emblemático en la etapa del antiguo diario Odiel, en una época en la que a Huelva llegaba la prensa con un día de retraso. Así fue, al menos, hasta los años sesenta. Hasta este establecimiento acudían los kiosqueros onubenses para retirar los ejemplares. “Mariano Toscano fue quizás la última cara visible del negocio antes de que se hiciera cargo su hijo hasta el cierre”, recuerda Lopa. En su lugar, hasta hace poco tiempo, se encontraba una joyería.

El Mercado de Artesanía estaba situado en la calle Concepción. / Imagen cedida por Diego Lopa.
El Mercado de Artesanía estaba situado en la calle Concepción. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Frente a la actual Cafetería Dioni del centro de Huelva estaba el Mercado de Artesanía, abierto por la desaparecida Delegación de Sindicatos. Un lugar donde se vendían los productos artesanos de los pueblos, sobre todo, las cátedras ambulantes de la Sección Femenina. Cuando cerró se trasladó a los bajos del edificio de sindicatos, en la Gran Vía de Huelva.

Las milhojas de Confitería La Victoria eran inolvidables. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Las milhojas de Confitería La Victoria eran inolvidables. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Otro lugar al que acudían muchos onubenses fue la Confitería ‘La Victoria’, situada en la calle Calvo Sotelo, en lo que hoy es el primer tramo de Palacios. Tanto es así que los domingos siempre había cola a la salida de misa de 12 y antes del concierto que la banda de música ofrecía en el Templete de la Plaza de las Monjas. Un lugar que era conocido especialmente por sus milhojas y los buñuelos de crema y de nata. Pero, además, era la confitería más surtida de Huelva. Y, en Navidad, siempre ponían un escaparate lleno de mazapanes en forma de serpientes que era el deseo de todos los niños. Esta confitería pertenecía a la familia Jorva y también se encontraba en el primer tramo de la calle Palacios, junto a los comercios anteriores.

Confitería 'La Popular', en Méndez Núñez. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Confitería ‘La Popular’, en Méndez Núñez. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Otra pastelería muy famosa fue la Confitería y Panadería ‘La Popular’, en la calle Méndez Núñez, frente al cine Central, cinema de verano. La confitería tenía en la trasera los hornos y el obrador, ampliando el negocio con un nuevo despacho en la calle Primo de Rivera -hoy Pérez Carasa.

Fachada de Izquierdo Benito. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Fachada de Izquierdo Benito. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Cuando se hablaba de ropa para caballeros, los onubenses tenían claro que había que acudir a Tejidos y Confecciones ‘Izquierdo y Benito’, frente a la Iglesia de la Concepción, junto a la Confitería ‘El Buen Gusto’ de Manuela Miguel y bajo la peluquería de señoras ‘Manolo’. El sastre era el sr. Coll y Campos, su encargado. Según nos comenta Diego, “eran muy conocidos porque tenían una célebres rebajas del 1 al 28 de febrero, que provocaban dos colas: una de hombres y otra de mujeres en sentido contrario. Los mayores recordarán la cuña publicitaria en la radio anunciando estas rebajas a golpes de trompeta”.

Anuncio de la Sastería Morales, donde se muestra cierto aire de modernidad. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Anuncio de la Sastrería Morales, donde se muestra cierto aire de modernidad. / Imagen cedida por Diego Lopa.

En la calle Mora Claros, frente a la residencia del obispo Cantero Cuadrado, estaba la ‘Sastrería Morales’, con una fachada de cristales negros, que daba lugar a que los niños se pusieran a jugar al verse reflejados en ellos. Era una nota de modernidad en la Huelva de entonces. El propietario era el padre de Adolfo y María Teresa Morales, amigos de Diego Lopa.

Almacenes 'El Barato'. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Almacenes ‘El Barato’. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Muy emblemático era también Almacenes ‘El Barato’, en La Placeta, haciendo esquina con Gravina (actual Jesús Nazareno). Era muy frecuentado por la gente llegada de los pueblos debido a su ubicación cercana a la estación de tren de Zafra y de los autobuses de Damas, aunque tampoco faltaba la clientela de la capital. El local tenía mucha profundidad, con un mostrador enorme a la derecha, donde se encontraban los metros de madera y cientos de rollos de telas alineados en las estanterías.

Bazar Mascarós, donde se puede ver que el único edificio de altura que existía entonces era el único edificio de altura era el actual de La Caixa (antes, Caja de Ahorros de Huelva). / Imagen cedida por Diego Lopa.
Bazar Mascarós, donde se puede ver que el único edificio de altura que existía entonces era el actual de La Caixa (antes, Caja de Ahorros de Huelva). / Imagen cedida por Diego Lopa.

Del mismo modo, cuando se trataba de una ferretería en Huelva, la más conocida y mejor surtida era Bazar Mascarós, situado en la esquina de la actual Mora Claros con General Mola (hoy Plus Ultra), y que abastecía a los almacenes de toda la provincia. Con el tiempo se trasladó frente al edificio que había sido sede del Diario de Huelva, ya con productos más modernos, convirtiéndose más en un bazar que en una ferretería.

Imprenta y Papelería Mojarro. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Imprenta y Papelería Mojarro. / Imagen cedida por Diego Lopa.

En La Placeta estaba la Imprenta y Papelería Mojarro, tras cuyo mostrador había un enorme taller donde se efectuaban las labores de impresión y encuadernación. La familia Mojarro ha mantenido el nombre de este negocio durante varias generaciones.

Imprenta Guillermo Martín. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Imprenta Guillermo Martín. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Del mismo modo, se puede recordar la Imprenta de Guillermo Martín, en la Plaza de las Monjas, junto al negociado de intendencia del ejército y la Sastrería del Toro, la tintorería Larios y el despacho de billetes de Renfe. Hoy ya ha desaparecido, aunque muchos recuerdan que eran muy generosos en regalar los secantes de los enanitos de Pelikan.

Edificio donde se encontró Huelva Farmacéutica. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Edificio donde se encontró Huelva Farmacéutica. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Uno de los negocios más curiosos fue una de las primeras cooperativas farmacéuticas de Andalucía: Huelva Farmacéutica, situada en la calle Puerto, en el edificio que había acogido anteriormente el ayuntamiento. Un proyecto que, a pesar de contar con la unión de los profesionales de toda la provincia, acabó fracasando en los años en que proliferaron cooperativas de mayor tamaño. A su espalda, en la calle Isaac Peral, había una popular fábrica de gaseosas y sifones: ‘La Fortuna’, de los Hermanos Barroso.

Casa Baltasar en Navidad. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Casa Baltasar en Navidad. / Imagen cedida por Diego Lopa.

A mediados del siglo XX, en Huelva era toda una institución Casa Baltasar, en la esquina de Miguel Redondo con Primo de Rivera -actual Pérez Carasa. Se trataba de una especie de tienda de desavío, que estaba abierta todo el día, todos los días del año. Tanto era así que una vez cerró, cosa que anunció previamente con un cartel, aprovecharon para robarle. Vendía de todo. En Carnaval, caretas, serpentinas, papelillos, petarditos… En Navidades, figuras de nacimiento de barro, cohetería…

Bello edificio de 'La Alhambra'. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Bello edificio de ‘La Alhambra’. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Dedicado a los comestibles estaba ‘La Alhambra’, instalado en un edificio de gran belleza, que hacía esquina con la plaza Quintero Báez, la calle Nueva y el callejón Magdaleno, junto al bar ‘La Copa’ y el Cinema Park de Verano. El propietario era Victoriano Ruigomez, mientras que el dependiente encargado era Valle, todo un personaje. Tenía productos muy refinados en chocolates y artículos poco habituales en una época de carencias. Después, en el lateral que daba a La Palmera, Enrique Montenegro montó una floristería y la primera galería de arte de Huelva.

Ultramarinos 'La Montañesa', en calle Marina. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Ultramarinos ‘La Montañesa’, en calle Marina. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Ultramarinos ‘La Montañesa’ se encontraba en el entorno del antiguo Mercado del Carmen de Huelva, en el edificio vasco navarro, esquina a la calle Carmen y Marina, un edificio hoy restaurado. Tenía gran variedad de productos, siendo conocido por los niños por los enormes panes de higo que había en los escaparates, toda una golosina en los años cincuenta, que llenaba el estómago. Además, los críos solían asomarse para ver en el mostrador a Peña, jugador del Recre en el ascenso del 57, que era familia de los propietarios.

La Tienda Chica. / Imagen cedida por Diego Lopa.
La Tienda Chica. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Muy cerca de ‘La Montañesa’ estaba ‘La Tienda Chica’, de la familia Linares. Junto a Almacenes ‘La Verdad’ era tan popular que acabó abriendo una sucursal en la Isla Chica, frente a la calle Antonio Delgado y junto al estadio municipal.

Kiosco de Manuel, en la Plaza de las Monjas. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Kiosco de Manuel, en la Plaza de las Monjas. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Para ir finalizando, podemos quedarnos con un establecimiento que no era un comercio propiamente dicho, pero sí fue el precursor ambulante de El Corte Inglés. Se trataba de el kiosko de ‘Manué’, situado en la Plaza de las Monjas. Vendía  de todo: chuches, cotufas, garbanzos, caramelos, gamboas, citratos y cambiaba pulgarcitos y novelas. Manolo era guarda  de la Casa Colón y compaginaba su trabajo con la atención del puesto, junto con su familia.

Refino de Encarnita. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Refino de Encarnita. / Imagen cedida por Diego Lopa.

También se encontraba ‘El Refino’ de Encarnita, en la calle Isabel II, muy popular por su ubicación bastante céntrica.

Publicidad de Cafetería 'Pelayo'. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Publicidad de Cafetería ‘Pelayo’. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Y, por último, no podía faltar la Cafetería Pelayo, en la esquina de la Gran Vía con la Plaza de las Monjas, la primera cafetería chic de Huelva, aunque estaba ‘La Española’ en la calle Concepción. ‘Pelayo’ consiguió más adeptos entre la gente joven con su terraza situada bajo los soportales junto al Gobierno Civil. “Un recuerdo para mi amigo Enrique Rodríguez Pelayo, fallecido y cabeza visible de la cafetería durante muchos años”, comenta Lopa.

Sucursal de la Tienda Chica, en la Isla Chica en época de rebajas. / Imagen cedida por Diego Lopa.
Sucursal de la Tienda Chica, en la Isla Chica en época de rebajas. / Imagen cedida por Diego Lopa.

Y hasta aquí este recorrido por algunos de los establecimientos más emblemáticos de mediados del siglo XX, comercios que marcaron una época y que son el reflejo de una forma de vida muy distinta a la actual. Una relación que podría ampliarse con otros muchos negocios que fueron apareciendo en la Huelva de antaño, como fueron Arcos o Simago, por citar algún ejemplo concreto. Tiendas que recordamos todos y que traeremos a este espacio en otra ocasión. En cualquier caso, no podemos olvidar que la ciudad no sólo está formada por edificios o personas anónimas. Los negocios a los que acudimos también nos definen y forman parte de ella.

14 Comentarios

  1. Que magníficos escenarios. Nuestra siempre querida Huelva. Como siempre excelente el trabajo profesional de la periodista Mari Paz Dominguez.

  2. Imprescindible D. Diego Lopa, su memoria, archivo y sobre todo el afectó y pasión no disimulada por Huelva, lo dicho imprescindible.

  3. Precioso reportaje que me ha evocado dulces y entrañables recuerdos, ya que nací y me crié en Foto Báez. No puedo evitar nombrar a mis amigos Antonio y José que siguen regentando la Peluquería César, herencia de su padre; y comercios como El Siglo o Mantequería Leonesa, comercios que compartieron mi niñez.

  4. Felicitar a la magnifica periodista Mary Paz con la cual he compartido muchos momentos de mi vida.Al ver tu reportaje me he sentido transportado a un tiempo feliz de mi vida.Todo lo que tu nombras han sido vivencias inolvidables y las fotos de Diego opa como siempre impresionantes. Gracias a los dos por poder revivir un tiempo que paso y lo recuerdo como el primer día.

  5. Se me han caido dos lagrimones de nostalgia de esa Huelva que ya no volvera, precioso reportaje, gracias por el y a Diego por las fotos.

  6. Excelente El reportaje. Quería preguntaros si tenéis alguna foto de una tienda que estaba en la placeta que se llama El Ismo o istmo. Mi madre trabajaba allí y todavía mucha gente de su edad la reconoce por haberle liado los bocadillos. El dueño se llaman Luis. Estaba donde estuvo Pampa pero ahora no sé cómo se llama la tienda wue està ahí.
    Me gustaría si pudiese ser wue ella viese alguna foto.
    Muchas gracias!!

  7. Enhorabuena amigo Diego por recordarnos esa Huelva tan bonita que vivimos de pequeños.
    También me ha dado alegría ver el Refino de mi padre y de mi tía Encarnita.
    Arriba vivía yo de pequeño.

  8. Me ha encantado todo, me trae buenos recuerdos de una Huelva familiar y entrañable donde todos nos conocíamos y los comercios, los dueños, todo, los sitios que frecuentábamos, estupendo, que bien haber sacado fotos para ahora recordar, gracias

  9. me trae momentos inolvidables ,al miso tiempo que tristeza al ver edificios muy significativos que han derribado para hacer verdaderas monstruosidades. en cualquier otra provincia los hubieran dejado .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here