Una tesis doctoral de la Universidad de Huelva sostiene que la alfabetización mediática en prisiones favorece la reinserción

0
70
El video premiado fue un trabajo de clase de la profesora Paloma Contreras.
La periodista y educadora social, Paloma Contreras, autora de la tesis.
La periodista y educadora social, Paloma Contreras, autora de la tesis.

Redacción. La periodista y educadora social, Paloma Contreras Pulido, ha defendido su tesis doctoral La alfabetización mediática como herramienta de intervención en prisiones, cuya principal conclusión afirma que las experiencias con medios de comunicación elaborados en prisiones contribuyen a generar grandes expectativas de reinserción social entre la comunidad reclusa de cara a su futura vida en libertad.

Según la autora de esta investigación, doctora en Comunicación y Educación por la Universidad de Huelva, “al verse convertidos en comunicadores, las personas reclusas se ven útiles y pasan del autoestigma a la autoestima”, lo que ayuda a revertir la autopercepción que generalmente tienen de sí mismos al sentirse más presos que ciudadanos.



Esta tesis doctoral es fruto de un trabajo de campo que ha indagado durante más de cuatro años sobre diferentes iniciativas que se desarrollan en diferentes cárceles españolas y que vinculan la comunicación con la intervención social en prisiones. La doctora en EduComunicación y ex directora de la emisora UniRadio de la Universidad de Huelva, comienza esta investigación a partir de la experiencia del trabajo de intervención realizado en la cárcel de Huelva mediante la puesta en marcha de talleres de alfabetización y el programa radiofónico ‘El zapato roto’, desarrollado con los reclusos del centro onubense y emitido durante varios años en UniRadio. Según señala Paloma Contreras, se trata de “proyectos que han permanecido invisibles a la sociedad y que, incluso entre ellos, desconocían la existencia de iniciativas similares realizadas en otras cárceles”.

Medios de comunicación en 39 prisiones



La investigación desarrollada por Contreras le ha permitido constatar que en 39 de las 68 prisiones que hay en España existen medios de comunicación elaborados por presos, lo que significa más de la mitad de los centros penitenciarios estatales. Entre otros datos, la tesis de la periodista y educadora social ha confirmado la existencia de un total de 14 revistas, tres experiencias con televisión y cine, una de fotografía, seis experiencias con herramientas TIC y 15 con emisoras de radio. Según Contreras, “muchas de estas iniciativas son desconocidas para la sociedad”.

Tras contactar con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, la investigadora onubense ha realizado el trabajo de campo en cinco centros de reclusión: la prisión de Huelva; la de El Dueso, en Santander; la de Quatre Camins, en Barcelona, la de Albolote en Granada, y la de Sevilla. De este modo, Contreras ha podido elaborar un mapa de experiencias inédito de medios de comunicación hechos por presos. La autora de esta tesis doctoral señala que estos proyectos surgen exclusivamente de la iniciativa de los educadores o de asociaciones sin ánimo de lucro implicadas en el trabajo con reclusos para combatir la exclusión social.



Paloma Contreras destaca la importancia del aprendizaje transversal que la población reclusa obtiene con la realización de estas actividades, acorde la filosofía basada en la resocialización y la reeducación de los reclusos recogido en la propia Constitución Española y reflejado en la legislación vigente sobre la que se apoya el actual sistema penitenciario español. “A través de este tipo de proyectos –señala la investigadora onubense– los reclusos descubren nuevas habilidades desconocidas para ellos y de manera transversal aprenden otras, como trabajar en equipo, expresarse mejor, estar en contacto con la realidad y con la actualidad”.

La alfabetización mediática como herramienta de intervención en prisiones es una tesis doctoral dirigida por dirigida por el catedrático en Educación y Comunicación José Ignacio Aguaded, de la Universidad de Huelva, y obtuvo la calificación de sobresaliente cum laude, además del Premio Extraordinario de Doctorado. Asimismo fue defendida ante un tribunal compuesto por Manuel Ángel Vázquez Medel, catedrático de Literatura Española de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla; Miguel de Aguilera, catedrático de Comunicación de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Málaga, y Antonio García Jiménez, decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.