Queda constituida la corporación municipal de Huelva con Gabriel Cruz al frente

0
65
Gabriel Cruz durante la toma de posesión.
Gabriel Cruz durante la toma de posesión.
Constitución de la nueva corporación municipal del Ayuntamiento de Huelva.
Constitución de la nueva corporación municipal del Ayuntamiento de Huelva.

Redacción. El Ayuntamiento de Huelva está viviendo un día histórico. Tras dos décadas de mandato popular con Pedro Rodríguez al frente, hoy se abre un nuevo camino con el socialista Gabriel Cruz al frente de consistorio capitalino.

El candidato socialista a la alcaldía de Huelva, Gabriel Cruz, ha sido investido este sábado como alcalde de la capital después de 20 años de gobierno municipal del PP.



Por su parte, Pedro Rodríguez anunció el pasado jueves que renunciaba a su acta como concejal en la oposición, por lo que deja la vida municipal. Al renunciar Rodríguez entra en el Consistorio como concejal Carmen Sacristán.

El PSOE e IU, tras los comicios, iniciaron un periodo de conversaciones para permitir la investidura de Cruz.



Los 27 concejales electos han tomado posesión de su cargo en un acto que se ha iniciado con la constitución de la Mesa de Edad, encargada de presidir la sesión constitutiva hasta la elección de alcalde.

Una vez constituida la corporación se ha procedido a la elección del alcalde.



La nueva corporación municipal está integrada por el grupo municipal del PSOE, integrado por Gabriel Cruz, Elena Tobar, José Fernández de los Santos, María Villademigo, Manuel Francisco Gómez Márquez, María José Pulido, Antonio Ramos, Alicia Narciso, Jesús Bueno, Esther Cumbrera y Manuel Enrique Gaviño; el grupo municipal del PP, formado por Ángel Sánchez, Pilar Miranda, Saúl Fernández, Juana Carrillo, Francisco Moro, Berta Centeno, Felipe Arias y Carmen Sacristán.

Gabriel Cruz durante la toma de posesión.
Gabriel Cruz durante la toma de posesión.

Asimismo, por Ciudadanos entran Ruperto Gallardo, María Martín y Enrique Figueroa Castro; por IULV-CA lo hacen Pedro Jiménez, Mónica Rossi y Juan Manuel Arazola; así como por la Mesa de la Ría lo hace Rafael Gavilán y por Participa Huelva, Jesús Amador.

En su intervención, tras ser investido alcalde, Gabriel Cruz ha destacado que llega al cargo con la intención de “devolver el poder a la sociedad onubense” con “una nueva forma de hacer política, más democrática, con un mayor protagonismo de los ciudadanos” y con la convicción de que gracias a ello “seremos mucho más eficiente”. Y, en el mismo sentido, ha abogado porque “la gente vuelva a confiar en la política, a ilusionarse con ella y a verla como un instrumento necesario para transformar la realidad”.
El otro gran reto, junto con el de recuperar la ciudadanía, será el empleo, al que el alcalde le da “absoluta prioridad”. “Nos sobran razones para ello”, porque detrás de los números del paro “hay sueños, hay miedos y hay deseos que cumplir, y yo quiero contribuir a que se cumplan, por eso hoy firmo ese compromiso”, ha subrayado.
El regidor ha comenzado su discurso anunciando la apertura de un nuevo ciclo en el Ayuntamiento que “supondrán cambios de gran calado en la vida de nuestra ciudad” y en el que “todos debemos estar de acuerdo en un futuro esperanzador que se gane hoy mismo, desde el presente”. Un futuro que, a juicio de Cruz, “lo vamos a conseguir con un gobierno valiente, fuerte, con mucha capacidad de diálogo, participativo y transparente”.
Gabriel Cruz ha esbozado su plan de ciudad para ochos años, “el tiempo que considero apropiado para desarrollar un proyecto rindiendo,

Gabriel Cruz con el bastón de mando.
Gabriel Cruz con el bastón de mando.

personal y políticamente, al máximo, porque se lo debemos así a la sociedad onubense”. Y dentro de este proyecto ha dado prioridad “a quienes tienen más dificultades, ellos son los onubenses que más nos necesitan y a los que podemos defraudar”, por eso “seré el alcalde de los problemas pequeños y, por supuesto, el de los grandes. Ningún tema ni asunto será ignorado por mí, ni por mi nuevo Equipo de Gobierno”.
De puertas para adentro, Gabriel Cruz ha afirmado que “no es un secreto que la situación del Ayuntamiento no es buena y que, por tanto, requiere de una ‘economía de guerra’, pero, ante esta dificultad, vamos a generar ‘economía de la ilusión y del compromiso’, porque con el esfuerzo y trabajo vamos a enmendar este escenario y dar refugio a quienes peor lo están pasando”. Para ello, conformará “un gobierno riguroso, que priorizará los gastos de funcionamiento en lo que verdaderamente preocupa a los ciudadanos”, porque “el déficit no puede ser una excusar para dejar de hacer”.
Al respecto, ha apuntado la necesidad de priorizar los gastos municipales en lo que verdaderamente preocupa a los ciudadanos, anunciando una reducción del sueldo del alcalde en un 10 por ciento y un 20 por ciento el gasto en asesores, así como reducir las tenencias de alcaldía a tres. Conjuntamente, se eliminarán gastos superfluos como la seguridad del alcalde, la contratación de servicios externos cuando exista personal municipal capacitado y la gestión para evitar los recargos en los intereses de demora.
También se ha referido a las empresas públicas del Ayuntamiento para las que quiere “relanzar el espíritu y la razón de ser, que no son otros que el prestar a los ciudadanos servicios bajo los principios de estabilidad, sostenibilidad y excelencia.
Entre los compromisos de futuro, el regidor local ha situado la solución a las balsas de fosfoyesos, porque “no asumo estas como paisaje de futuro de Huelva” y “desde ya vamos a buscar, rebuscar e indagar respuestas con la colaboración de expertos”.
Otra prioridad de la nueva legislatura será el centro de salud de Isla Chica, para que cuanto antes sea una realidad, “este es un objetivo prioritario y un compromiso personal de este alcalde”
De otra parte, el primer edil ha expresado su intención de “poner al servicio de los sectores económicos de la provincia nuestra ciudad como centro logístico”. “Los sectores económicos de la provincia son fuentes de oportunidades para la ciudad y, como capital de provincia, todo puede y debe pasar por Huelva, la provincia nos está esperando”.
Por ello, Cruz aboga porque “Huelva ejerza la capitalidad con liderazgo y sea una interlocutora eficaz y decidida ante otras administraciones públicas y entidades privadas”, lo que significará ponerse al frente de las reivindicaciones de la provincia, priorizando en ellas las infraestructuras. “Nuestro desarrollo económico pasa por estar bien comunicados con el resto del mundo y nos vamos a poner al frente de esta exigencia”.
Además, ha señalado su deseo de abrir un nuevo tiempo de colaboración con los sectores económicos y empresariales, porque “el Ayuntamiento tiene que ser la cabeza tractora de este gran proyecto que es Huelva”, y también con la Universidad, que “por sus dimensiones y por sus especialidades debería devolver a la sociedad onubenses un valor añadido mayor”.
En esta alianza con las otras administraciones, Gabriel Cruz también ha mirado a la Autoridad Portuaria, “el verdadero motor de desarrollo en la capital y artífice de importantes cambios” con la que pretende profundizar en nuevas vías de colaboración.
Por último, el primer edil ha apostado por “una nueva cultura para Huelva, que no separe lo tradicional de lo moderno, que integre lo colombino, lo cofrade y lo carnavalero con el talento creativo de muchos onubenses que llevan años clamando por tener espacios de expresión artística, musical y cultural”. Una cultura al alcance de todos y que vuelva “a mirar a América” en la que “se recupere nuestra vocación americanista”.
Gabriel Cruz ha finalizado su intervención agradeciendo el trabajo al anterior alcalde, “quien doy por hecho que ha dejado lo mejor de sí mismo por esta ciudad”. Y ha acabado ofreciéndose a los onubenses como alcalde, amigo y servidor, y con el texto de una vieja canción de Dylan: “No importa cuán duro sea el camino, sólo muéstrame dónde comienza”.