Los diarios digitales y la necesidad de adaptarse a su público, con el permiso de Google!

0
27
Están trabajando en una especie de red social del centro.
La tecnología debe estar al servicio del ciudadano. / Foto: m.telemundo52.com
La tecnología debe estar al servicio del ciudadano. / Foto: m.telemundo52.com

Sapiensity. Si repasamos la prensa digital de Huelva nos encontramos que los principales diarios digitales aún no han incorporado, como muchos otros diarios de otras tantas ciudades, las premisas apuntadas anteriormente para posicionarse estratégicamente. Parece ser que, como en otros ámbitos, el concepto “responsive” no ha terminado de calar profusamente.

Resulta sorprenderte que en estos tiempos que corren donde un diario busca su máxima rentabilidad a través de la publicidad digital (inserciones de banners, principalmente) no preste el mayor celo no ya sólo a facilitar a sus lectores, que usan smartphones de forma cotidiana, el disfrute de los contenidos, cuestión clave para el mejor posicionamiento según los últimos algoritmos de Google, sino a convencer o instar a los publicitados, dentro de una estrategia de máxima visibilidad y viralidad, para que sus webs también se hayan adaptado. Se trata de generar una corriente de rentabilidades virales para conseguir conversiones (ventas) tras las inversiones realizadas.



Pensemos que la irrupción del smartphone es brutal y su crecimiento previsto es sostenible. Si a esta circunstancias le sumamos el hecho de que muchos lectores, debido a algún tipo de discapacidad o enfermedad ocular, valoran preferentemente la máxima accesibilidad, o simplemente desean buscar información de forma intuitiva y rápida porque las consultas se hacen en movilidad… el término de “responsive” se hace de obligado cumplimiento. Flaco favor se hace si no se toman las medidas adecuadas.

Es más, muchos turistas y profesionales/empresas no afincados en nuestro territorio, suelen usar sus móviles para recabar y comparar información a través de los diarios digitales del terriorio y/o destino y la imagen que se proyecta cuando no se cuidan los detalles y requisitos que marcan la tecnologías produce un efecto distorsionado o negativo. En definitiva, podría decirse que las fuentes de información que se concentran en el conjunto de diarios digitales podrían generar mayores rentabilidades si tuvieran previsto este cambio o adaptación. A otras referencias nos remitimos!



Por otra parte, la unión de Google y Twitter en estas últimas semanas ha provocado de nuevo un cambio importante en las estrategias de comunicación en la medida que Google ha apostado por la red social como proveedor de contenido a tiempo real. Los tuits serán los primero en aparecer cuando se busque algo en el móvil. En la parte superior, Google incluirá una selección de tuits sobre el tema buscado. Estar pendientes de los constantes cambios de las grandes plataformas que compiten y condicionan el acceso a los contenidos no es una cuestión baladí.

Hay que tener claro, según las tendencias, que debemos ofrecer buenos contenidos pero también buenos servicios: aplicaciones útiles para cosas concretas, vídeos y audios que nos permitan acompañar al lector allá donde esté, dentro de nuestro entorno o en aquellas plataformas que use con más asiduidad. El gran reto de cualquier medio será acompañar a sus lectores en cualquier momento y en cualquier lugar: convertirse en una costumbre y adaptarse a la rutina cotidiana para personalizar la oferta con la ayuda de los dispositivos móviles.



A nadie escapa que vivimos el comienzo de una ‘Era Post-PC’, en la que los dispositivos con acceso a Internet más usados son los smartphones, y no los ordenadores personales. Muchos medios siguen sin aprovechar las posibilidades del móvil, se limitan a volcar los contenidos que producen para el diario impreso o para el ordenador. Eso debe cambiar en 2015: un smartphone no es sólo un lugar donde leemos, es además una herramienta que usamos para muchas cosas más. Eso ofrece nuevas oportunidades a cualquier medio, por ejemplo, la explosión de las phablets de la mano del ascenso del iPhone 6 Plus.

Por su parte, el desembarco definitivo de los “wearables”, como los famosos smartwatches, implicarán que todos los responsables de marketing analicemos los contenidos y servicios más idóneos que pueden ofrecerse en esas pantallas, aún más pequeñas que las de un smartphone. Del mismo modo, la realidad aumentada podría tener aplicaciones muy interesantes para la publicidad porque se trataría de ofrecer al lector información y ofertas sobre aquello que tiene a su alrededor.

Los medios digitales han dado grandes pasos a la hora de experimentar con el potencial del audio y el vídeo, pero las nuevas tendencias y herramientas nos permiten adentrarnos más profundamente en ese camino. El vídeo será cada vez más importante: en versión muy breve y en versión casi cinematográfica.

Podemos concluir este artículo resaltando que la aparición continua de variables tecnológicas en cuanto a gadgets y los nuevos patrones/perfiles de los nuevos lectores condicionan las nuevas estrategias que deben implementarse.

El cambio progresivo del modelo publicitario aleja cada vez más a los medios de la publicidad al peso y los lleva a medir el tiempo de atención del lector. Los objetivos apuntan a que el lector llegue al final de cada texto porque los contenidos marcan la diferencia. Un responsable del Financial Times decía no hace mucho que ya cobran más por los anuncios que están al final de los textos que los que están en la cabecera de la página.

Los medios deben comprender que están en el negocio de la atención y que compiten con los grandes diarios, pero sobre todo con Facebook, WhatsApp y Candy Crush, por poner un ejemplo.