Bmw

Un Recre convincente se aferra al clavo ardiendo de la permanencia con su triunfo ante el Leganés (1-0)

Caye Quintana, en la segunda parte, marcó el gol del triunfo de los albiazules en el mejor partido de la etapa de Jose Dominguez.

Momento en el que Caye Quintana remata lanzándose al césped para conseguir el gol. / Foto: Josele Ruiz.
Momento en el que Caye Quintana remata lanzándose al césped para conseguir el gol. / Foto: Josele Ruiz.

P. Gamero. Ganó. Por fin. Después de seis jornadas en las que sumó sendas derrotas, el Recre superó al Leganés (1-0) en un partido que podía marcar el descenso matemático. Pero no fue así, los albiazules, en el partido más completo desde que está Jose Dominguez al frente del equipo, se curraron la victoria que llegó fruto de un gol de Caye Quintana a falta de un cuarto de hora, que proporcionó una alegría a unos aficionados onubenses que despidieron a su equipo con gritos de “¡sí se puede, sí se puede!”.

Pero hasta que llegó ese tanto pasaron cosas. Como que los dos se fueran al descanso con empate sin goles. Sin alardes, cumpliendo, pero fue otra cosa el Recre. Alejado, y bastante, de ese equipo inocuo, contemplativo y poco ambicioso de sus últimas comparecencias, en casa y fuera. Diametralmente opuesto al que fue un alma en pena en el estadio de Gran Canaria.

Manu Molina, una de las novedades en el once del Recre, con el balón. / Foto: Josele Ruiz.
Manu Molina, una de las novedades en el once del Recre, con el balón. / Foto: Josele Ruiz.

Porque lo ofrecido por el Decano en los primeros 45 minutos, y buena parte del segundo periodo, de su trascendental choque ante el Leganés fue lo mínimamente exigible a un equipo que, a falta de fútbol, tiene que competir con honor. Y a decir verdad honor al menos tuvieron los albiazules que saltaron al campo con cuatro cambios con respecto a su última y sonrojante actuación en Las Palmas: Juanan, Montoro, Manu Molina, Antonio Domínguez, que relevaron a Córcoles, Fernando Vega, Dimas y Antonio Núñez, no necesariamente en ese orden.




Que las matemáticas te ofrezcan segunda oportunidades, lejanas eso sí, es posible que jugó en el ánimo de unos jugadores del Recre, entregados a su suerte en partidos anteriores, pero que en este cambiaron el chip, pelearon dentro de sus posibilidades, y eso pasó por disputar cada balón dividido -y no dividido-, presionar al rival cuando trataba de jugar, y llegar, más con el corazón que con la cabeza eso sí, a las inmediaciones de Serantes, mucho más exigido que su homólogo Dani Sotres.

Montoro reapareció en las filas del Decano tras siete partidos en el dique seco. / Foto: Josele Ruiz.
Montoro reapareció en las filas del Decano tras siete partidos en el dique seco. / Foto: Josele Ruiz.

Un cabezazo forzado de Antonio Domínguez (14′), un disparo de Jesús Vázquez en posición franca rechazado por un defensa (17′), otro remate de Pedro Ríos muy flojo, tras un buen servicio de Diego Jiménez (24′) fueron algunas de esas acciones que se echaron en falta en otros partidos. Además, estuvieron aderezadas por un mayor interés, más ambición y más ganas, lo que es lo mínimo que se le puede pedir a un equipo, casi deshauciado, pero que tiene la obligación de agarrarse al primer clavo ardiendo que se le presente.




No creó ocasiones claras, porque fútbol, lo que se dice fútbol, hizo poco, pero al menos con sus ganas y empuje dominó a un Leganés que, dicho sea de paso, tampoco encaró el partido con esas ganas que se le puede suponer a un equipo con opciones matemáticas de jugar la promoción de ascenso. O se vio sorprendido por el empuje local.

Dicho todo esto, al menos el aficionado no se fue al intervalo con un mal sabor de boca. Porque vio a su equipo pelear, buscar la puerta contraria y ser partícipe de esa esperanza, pequeña esperanza, que otorgan las matemáticas.

En la segunda parte cambiaron un poco las cosas, al menos en el primer cuarto de hora. El Leganés apretó un poco más a la salida de los vestuarios, dando pie a un mayor control del juego y a alguna llegada peligrosa, como la que estuvo a punto de coronar Sergio Prendes -una de las novedades del equipo pepinero tras el descanso-, pero que marró en el segundo palo con todo a su favor.

Los jugadores del Recre celebran el gol de Caye Quintana. / Foto: Josele Ruiz.
Los jugadores del Recre celebran el gol de Caye Quintana. / Foto: Josele Ruiz.

Esa acción (61′) fue el detonante para que el Recre volviera a ser el del primer periodo. Retomó la manija del partido surtiendo efecto los cambios de Dominguez (entraron Antonio Núñez y Cabrera por Juanan y Manu Molina), y con tesón, ganas y mayor empuje comenzó a merodear el área del Leganés, con el único ‘pero’ de que arriba tenía poca pólvora. Aún así tanto Pedro Ríos, al que se le fue largo un control dentro del área (62′), y Antonio Domínguez en el lanzamiento de una falta (74′), inquietaron a Serantes.

Esas acciones fueron la antesala del alegrón que dio a la parroquia local Caye Quintana, a los 76 minutos, al rematar lanzándose con fe al suelo, un servicio de Antonio Domínguez, incisivo y batallador en todo momento. El gol, ese preciado tesoro tan escaso en el Recre -llevaba cuatro partidos en casa sin marcar-, era el justo premio al mejor hacer de los albiazules que, esta vez sí, se ganaron a pulso el reconocimiento de su gente.

En los prolegómenos se le tributó un homenaje a las chicas del Sporting de Huelva por su triunfo copero. / Foto: Josele Ruiz.
En los prolegómenos se le tributó un homenaje a las chicas del Sporting de Huelva por su triunfo copero. / Foto: Josele Ruiz.

De ahí al final tocó tirar de manual y experiencia para que se jugara lo menos posible. Lo hizo bien, sin demasiados sobresaltos, correctamente pertrechado atrás y sin dar una sola concesión a un rival que, dicho sea de paso, tampoco creyó mucho en empatar,

Con todo el pitido final de Trujillo Suárez fue recibido con enorme alegría por todos los albiazules, jugadores y público, que por lo menos esta vez se fueron felices con el deber cumplido y esos gritos de “¡sí se puede, sí se puede!”, que sonaron a gloria. ¡Pura vida!

RECREATIVO: Dani Sotres; Víctor Díaz, Menosse, Juanan (Antonio Núñez, 60′), Diego Jiménez (Dimas, 72′); Jesús Vázquez; Pedro Ríos, Montoro, Manu Molina (Cabrera, 60′), Antonio Domínguez; y Caye Quintana.

LEGANÉS: Serantes; Velasco, Carlos Delgado (Borja, 70′), Mantovani, César Soriano; Erik Morán, Eraso; Álvaro (Carlos, desc.), Rabello, Aguirre (Sergio Prendes, desc.); y Chuli.

Árbitro: Trujillo Suárez (colegio tinerfeño). Mostró la cartulina amarilla a Jesús Vázquez (66′), Pedro Ríos (90′), por el Recre; y a Velasco (39′), Borja (77′), Mantovani (78′), Erik Morán (90′), por el Leganés.

Gol: 1-0 (76′) Caye Quintana remata dentro del área un centro de Antonio Domínguez.

Incidencias: Partido correspondiente a la 39ª jornada en Segunda División disputado en el estadio Nuevo Colombino. Asistieron al mismo 3.203 aficionados.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.