El adiós de Hermida

1
254
Comparte esta noticia

Juan Carlos Jara. El sonido del móvil, reclamando mi atención ante la llegada de un escueto mensaje, removió mi interior la noche del pasado lunes. Los recuerdos de aquellos años ochenta, en los que ya despertaba en mí una fuerte admiración hacia los maestros de la comunicación, me asaltaron de repente al leer que mi admirado Jesús Hermida, uno de los grandes y al mismo tiempo paisano, nos había abandonado para siempre.

Regresaron a mi memoria aquellas noches de ‘Su turno’, donde desgranaba temas de gran actualidad en polémicos debates junto a invitados que ahora echamos de menos en los abundantes ratos de programación vociferante. A mi corta edad ya me sorprendía la facilidad para engarzar opiniones y conducir, minuto a minuto y segundo a segundo, las eternas discusiones.

Hermida nos pintó luego de colores las mañanas de aquella televisión a veces desteñida y a veces ilusionantemente irreverente. Aquellas horas que hasta entonces solo llenaba la radio se colmaron entonces con un refrescante ritmo en el que se entremezclaban, salpicados en la medida más adecuada, información y entretenimiento. De aquella televisión bebieron y aprendieron, algunos incluso formando parte del proyecto de Hermida, muchos de los profesionales que hoy en día conducen espacios con éxito de audiencia.

Aunque por mi edad no pude disfrutar de aquella famosa narración en directo de los primeros pasos del hombre sobre la Luna, mi vocación periodística se nutrió durante esos años de juventud con la labor de unos pocos profesionales entre los que Jesús Hermida ocupó un lugar muy destacado. Ahora, con su marcha, todos los que amamos una profesión tan maltratada echamos de menos, con mayor o menor fuerza, aquellos gestos y aquella acertada manera de contarnos la realidad.

1 Comentario

  1. En poco mas de un mes han desaparecido dos notables personas de Huelva, Pedro Reyes y Jesús Hermida, y la «Güerva, Güerva, Güerva», está callada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here