El onubense Antonio Pereira, en un proyecto de investigación de la Universidad de Carolina del Norte tras estudiar Farmacia

0
330
Antonio, con Pau Gasol.
Antonio Pereira, en Chicago.
Antonio Pereira, en Chicago.

Mari Paz Díaz. Antonio Pereira González es un onubense que acaba de participar en un proyecto de investigación de la Universidad del Norte de Carolina, en la North Carolina State University (NCSU), situada en la ciudad norteamericana de Raleigh. Enamorado de Huelva, el joven estudió en el Colegio de Los Maristas durante doce años, por lo que guarda grandes recuerdos y amistades de su paso por el centro.

El joven es Licenciado en Farmacia por la Universidad de Sevilla.
El joven es Licenciado en Farmacia por la Universidad de Sevilla.

Licenciado en Farmacia por la Universidad de Sevilla (2007 – 2012), Pereira obtuvo una beca de Formación de Personal Investigador (FPI) del Ministerio de Economía y Competitividad para realizar el Doctorado tras finalizar la licenciatura. Su objetivo: investigar sobre la obtención de biocombustibles a nivel industrial mediante procesos enzimáticos.



Durante el primer año de Doctorado compaginó investigación  y estudios, acabando el Master en Estudios Avanzados en Química, mientras que, en este segundo año, se encuentra en el Instituto de Recursos Naturales de Sevilla (IRNAS), teniendo de directores a Ana Gutiérrez y José Carlos del Río.

No en marcharse a Estados Unidos ante la oportunidad de participar en este importante proyecto de investigación.
No dudó en marcharse a Estados Unidos ante la oportunidad de participar en este importante proyecto de investigación.

Una formación de posgrado que ahora ha continuado en Estados Unidos, donde ha estudiado en la Universidad del Norte de Carolina. Una experiencia que ha querido compartir con los lectores de Huelva Buenas Noticias.



-Antonio, ¿cuál ha sido el motivo de marcharte a Estados Unidos?
-Mis directores me ofrecieron la posibilidad de irme al extranjero, a Estados Unidos, con uno de los mejores grupos de investigación en mi campo, dirigido por el Dr. Orlando Rojas. Me decidí sin pensarlo por varias razones. La primera porque creo que es importante salir al extranjero y ver otra realidad; segundo porque en mis estudios es necesario conocer otros grupos de investigación y ver la metodología de trabajo que tienen, si es en Estados Unidos aún mejor, ya que es un país que invierte mucho en investigación -desgraciadamente no podemos decir eso de España-; y, por otro lado, el dominio del inglés es esencial en nuestra profesión, tanto para congresos, para publicación de artículos… En definitiva, si lo piensas, en este sentido, todos son cosas buenas, aunque también dejas otras que quieres.

Ha tenido la oportunidad de conocer a mucha gente en estos cuatro meses.
Ha tenido la oportunidad de conocer a mucha gente en estos cuatro meses.

-¿Cuánto tiempo llevas fuera de España?
-Ya son cuatro meses, que es lo máximo que el Ministerio me permite por cada año, por lo que ahora me vuelvo a Sevilla para continuar con mis estudios. Vine con mis padres en agosto y pasé una increíble semana en Nueva York. Después, en este tiempo, he tenido la oportunidad de viajar a Nueva York,  Chicago, Charlotte y Miami.

-¿Es tu primera estancia en el extranjero?
Es la primera tan prolongada. Sinceramente, el hecho de que mis padres vinieran conmigo la primera semana me ayudó mucho porque siempre te asaltan las dudas. Conoces experiencias parecidas por amigos que se han ido de Erasmus, pero no es lo mismo. Aquí tienes una responsabilidad, unos resultados que obtener, por lo que debes aprovechar todo el tiempo que tienes. Eso sí, siempre se sacan momentos para disfrutar. Ahora, una vez que he pasado esta primera estancia, no tengo dudas de que repetiría, sobre todo por las grandes personas y amigos que he hecho en América, en especial los Doctores Carlos Carrillo, Carlos Aizpurua, Ana Ferrer, Ingrid Hoeger, Carlos Salas y Consuelo Fritz, que han sido mi pequeña familia aquí.

Antonio ha elegido para su estancia una residencia universitaria.
Antonio ha elegido para su estancia una residencia universitaria.

-¿Cuál es tu lugar de residencia?
Estoy en una residencia en el campus universitario. Elegí esta opción por el idioma y por relacionarme con personas americanas, vivir sus costumbres. La verdad es que he tenido mucha suerte, puesto que he compartido estos cuatro meses con un compañero que ahora lo considero amigo. Con él he viajado a Virginia a ver las carreras de la Nascar.

Sus amigos han sido como una familia.
Sus amigos han sido como una familia.

-¿Cuál era tu nivel de inglés al llegar?
Creía que bueno. Aunque sabía que no era perfecto, me podía defender. Pero cuando llegué me di cuenta de la realidad, es decir, que sabía mucha gramática, pero no tenía ni idea de hablar y de relacionarme con las personas. En ese momento te sientes frustrado, pero poco a poco te vas acostumbrando y mejorando. A día de hoy pienso que puedo establecer perfectamente una conversación y mi nivel ha mejorado considerablemente. Por supuesto, seguiré trabajando en ello para futuras charlas en congresos y mi próxima estancia en Finlandia.

Reconoce que su estancia ha sido positiva.
Reconoce que su estancia ha sido positiva.

-¿Cuál es tu balance de la experiencia?
-No puedo decir nada malo de mi estancia. El tiempo se ha pasado volando. Es verdad que he tenido muy pocos momentos de soledad, gracias a los excelentes amigos que he hecho aquí a los que le tengo que agradecer todo, porque han sido mi familia y casi nunca hemos parado. Obviamente tienes algún momento de soledad, pero no como sinónimo de tristeza, ya que te sientes orgulloso de poder vivir la experiencia de tener una beca para estudiar en Estados Unidos.

-¿Cómo es vivir en Estados Unidos?
Como he estado en un campus universitario, vivir aquí ha sido como estar en una película, donde en el césped hay actividades, las bandas de música…, y me ha sorprendido la cultura del deporte que tienen aquí, ya que llenan con 50.000 espectadores estadios de equipos de universidad. También tuve la oportunidad de vivir aquí dos días muy importante para ellos, como son Halloween y Thanksgiving (Acción de Gracias).

Su ciudad es conocida por la vida universitaria.
Su ciudad es conocida por la vida universitaria.

-¿Cómo es la ciudad de Raleigh?
-Es la capital del estado de Carolina del Norte. Ha sido considerada la mejor ciudad de Estados Unidos para asentarte con una familia. Eso quiere decir que es una ciudad tranquila y con muchas oportunidades de trabajo. Es conocida como “Oak city”, la ciudad de los robles, porque todo está rodeado de naturaleza. Por su parte, la universidad es conocida por pertenecer al “reserch triangle” (triangulo de investigación), donde se concentra la mayor cantidad de doctores (phD) en todo Estados Unidos.

-Y sus habitantes, ¿cómo son?
Yo he vivido en el campus universitario, tanto con alumnos como con profesores, que siempre han sido muy amables conmigo. Así que comprenden que estás lejos de tu casa y te ayudan en todo lo que pueden. También he tenido la fortuna de tener una familia amiga de mis padres que me ayudaron en la búsqueda de residencia y en el inicio de mi estancia.

Se ha sentido valorado en Estados Unidos.
Se ha sentido valorado en Estados Unidos.

-¿Cuál es la imagen que tienen de España?
Desgraciadamente, durante mi estancia, las noticias sobre España no han sido buenas. Yo diferenciaría dos grupos. Por un lado están los estudiantes que leen y escuchan las noticias sobre  la posible independencia de Cataluña y la inmensa corrupción política que tenemos en el país. Esas noticias hacen que la imagen que tienen de nosotros no sea buena. En cierto modo, me da vergüenza que con las personas tan valiosas que tenemos, tenga que ser eso lo que saben de España. Por otra parte, también es verdad que me he sentido valorado en el ambiente científico. Pienso que los profesores también saben que hay una emigración de personas que serían muy valiosas para España, la conocida como “fuga de cerebros”. Yo tengo la ‘suerte’ de volver, porque a mí España me encanta y, sobre todo, Andalucía. Pero no dudo de que en un futuro tendré que volver a salir durante aproximadamente dos años si quiero seguir en el mundo de la investigación.

Estadio de fútbol americano.
Estadio de fútbol americano.

-¿Cómo te planteas el futuro?
-Continuaré mis estudios de tesis doctoral durante los próximos dos años. Actualmente estoy investigando una parte del proceso de producción de biocombustibles, en el que la lignina inhibe a las enzimas que participan en la hidrólisis enzimática de biocombustibles. Algunos instrumentos que tienen aquí en North Carolina State University me han ayudado a realizar esta investigación.

-¿Te has marcado algún nuevo objetivo o reto?
-Antes de venir aquí, uno de mis objetivos era el inglés y creo que ya está cerca de hacerse realidad. Así que mi próximo fin es publicar mi primer artículo, que seguro que será pronto, y continuar trabajando duro y aprendiendo cosas. Tengo mucha suerte de tener el grupo que tengo, tanto por compañeros como por directores, y seguro que salen buenos resultados de esta unión. En siete meses tendré que ir a Finlandia, que será otro reto.

En 2015 se marcha a una nueva estancia investigadora a Finlandia.
En 2015 se marcha a una nueva estancia investigadora a Finlandia.

-Es decir, tienes nuevos planes…
Ahora vuelvo a España donde seguiré con mis estudios de Doctorado. Ya me han confirmado que he obtenido otra estancia en Finlandia (Aalto) durante tres meses en el año 2015, con el mismo investigador principal que he tenido en Estados Unidos, el profesor Orlando Rojas. Para mí es una gran suerte seguir trabajando con él.

-¿Qué piensa tu familia de tu aventura?
Cuando les di la noticia fue una sensación agridulce. Ellos sabían que era una grandísima oportunidad para mi carrera investigadora, pero eran cuatro meses que no nos íbamos a ver ni un solo día. Aunque algunos se han actualizado tecnológicamente con Skype, se hace duro no tenerlos y compartir momentos con ellos. Soy una persona que me siento muy unida a mi familia, ya que a ellos les tengo que agradecer todo lo que soy en mi vida. Son parte imprescindible en mi vida. Pero el hecho de ver el orgullo que tienen de verme aquí, me ha ayudado a continuar sin venirme abajo nunca.

Antonio, con Pau Gasol.
Antonio, con Pau Gasol.

-¿Y tus amigos?
-Los amigos, igual. Se alegran por mí y hablo con muchos de ellos cada semana. Algunos de ellos me han ayudado mucho en los pocos momentos en los que te sientes solo. Después de cuatro meses tengo ganas de una reunión con ellos y salir al estilo español.

-¿Cuánto tiempo estarás en Huelva antes de marcharte a Finlandia?
Vuelvo a España por siete meses más y, por supuesto, lo primero que haré nada más llegar es ir a Huelva. No me imagino un futuro sin Huelva cerca, sin la playa, sin mi familia, sin amigos…

Playa de Punta Umbría. / Foto: spain.info.
Cuando está fuera se acuerda mucho de la playa de Punta Umbría. / Foto: spain.info.

-¿Qué es lo que más echas de menos de Huelva?
Además de la familia y los buenos amigos, que son imprescindibles en la vida, un paseo por la playa de Punta Umbría, donde voy cada vez que tengo un rato, poder visitar la ermita de la Virgen del Rocío o hacer la peregrinación con la Hermandad de Huelva -el próximo será mi octavo año consecutivo de camino. Además, también me acuerdo mucho de la comida y el clima de Huelva. Me considero un enamorado de mi tierra. He nacido y vivido allí y siempre le deberé todo a Huelva.

-¿Recomiendas a todo el mundo que viva un tiempo fuera de España?
Pienso que es una experiencia muy buena que todo el mundo debería hacer. Es imprescindible abrir la mente a otro mundo para conocer nuevas personas, para aprender idiomas… ¡Tiene tantas cosas positivas! Siempre está la oportunidad de volver a casa.

-Para terminar: un mensaje a los onubenses.
A veces hace falta salir fuera para darnos cuenta lo que tenemos en casa, lo que tienes en tu ciudad, y más en Huelva, de su clima, su riqueza gastronómica, de la provincia… Valoremos lo que tenemos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here