El Recre sólo puede recurrir al orgullo para maquillar al final (2-4) su derrota ante la UD Las Palmas

0
200

P. Gamero. Pudo ser orgullo. O casta. O las ganas de no entregar una cuchara perdida. O la intención de los jugadores de dejar patente sobre el campo que la culpa de todo lo que está pasando no es suya. Y también que el rival se confió y bajó los brazos antes de tiempo. Todo esto tuvo que ver en el desenlace final del partido que enfrentó al Recreativo de Huelva y la UD Las Palmas, que acabó con un marcador maquillado (2-4) a tenor de como marchaban los acontecimientos a los diez minutos del segundo periodo, momento en el que ganaba el equipo canario por 0-4 y la sensación era que, a poco que quisiera, aquello podía acabar en escándalo.

Ni era Las Palmas el mejor rival para empezar a recuperar el terreno perdido, ni el once del Recre, condicionado por las ausencias, era el idóneo para pensar en una epopeya. Por si fuera poco, durante la semana se han ido acumulando circunstancias extradeportivas que para nada habían ayudado a los albiazules a preparar el partido de marras.

Y curioso fue que en los primeros compases quien mejor estuvo fue el Recre, metido, enchufado, jugando con desparpajo y llegando en un par de ocasiones, como un disparo lejano de Antonio Núñez, reconvertido al lateral derecho por mor de las bajas, en una colada por la izquierda de Joselu que murió en el pase, y una jugada de estrategia rematada por Jesús Vázquez y que taponó un defensor.

Todo esto ocurrió en los primeros diez minutos, ante una UD Las Palmas, que muy posiblemente llegó a Huelva a sabiendas que a la primera que tuviera iba a hacer daño. Y así ocurrió. Una mala salida del balón de los locales acabó en una falta, algo lejana, pero centrada. Lugar ideal de todos modos para que Nauzet Alemán demostrara que en esta lides es un fenómeno. La clavó en la escuadra, 0-1 a los doce minutos, y todas las buenas intenciones del Recre se fueron por el sumidero con el agua que estaba cayendo.

Las Palmas dio primero, y en poco tiempo hasta tres veces. Aquello ya fue un monólogo amarillo, que por tierra, mar y aire,se imponía a un equipo albiazul penalizado por su primer error, y al que todo lo que está viviendo se transformaba en plomo en sus piernas. Querían, pero no podían. Las Palmas quiso y pudo, y en un pis pas, cerró el partido antes de la primera media hora con otros dos goles, uno de Araujo y otro de Vicente Gómez.

De ahí al descanso se jugó lo que quiso Las Palmas, dueño y señor del cotarro, amo de un partido que se había acabado no ya a los 25 minutos, sino a los 12, cuando cayó el primero.

Pero el reglamento dice que hay que jugar 90 minutos, con dos tiempos de 45 cada uno. Y a ello se entregaron onubenses y canarios, a cumplir el formulismo. De nuevo fue el Recre quien salió mejor que su rival, llegando más con el corazón que con la cabeza a las inmediaciones de un Casto, que eso sí, no pasó apuros. Y al igual que en el primer tiempo, la primera llegada de la UD Las Palmas acabó en la red de Sotres. Jugada de Hernán, remate de Araujo, rechace del meta, y a la segunda, el mismo jugador que la empuja. 0-4. Un mundo por jugarse, con la que estaba cayendo, y la que iba a caer, y la grada culpando de todo a la directiva.



En el ambiente se respiraba un mal presagio, porque aquello caminaba a escandalosa derrota, dolorosa, de la que dejan huella. Menos mal que Las Palmas dejó de pisar el acelerador, aunque Hernán se topara con el poste en un lanzamiento, lo que se unió a ese arreón de orgullo y casta de los jugadores del Recre quienes, por mediación de Menosse y de Rubén Mesa, maquillaron el marcador, y hasta acariciaron en un par de balones que se pasearon por las cercanías de Casto, la posibilidad de darle una emoción inesperada a un partido que había durado doce minutos.

No llegó ese tercer tanto. Pero el aficionado albiazul, que desafió las inclemencias del tiempo, se fue con un regusto menos desagradable al ver que sus jugadores lo intentaron hasta el final. Lo malo es que el Recre ahora está en la dinámica de que no le sale nada.

RECREATIVO: Dani Sotres; Antonio Núñez, Menosse, Diego Jiménez, Víctor Díaz; Jesús Vázquez (Antonio Domínguez, 83′), Manu Molina (Nana, 59′); Pedro Ríos, Montoro, Joselu; Braulio (Rubén Mesa, 69′).

UD LAS PALMAS: Casto; David Simón, David García, Marcelo Silva, Cristian; Nauzet Alemán (Roque Mesa, 83′), Javi Castellano, Vicente Gómez (Aythami, 87′), Hernán; Culio, Araújo (Guzmán, 64′).

Árbitro: Sagués Oscoz (colegio vasco). Mostró la cartulina amarilla a Jesús Vázquez (33′), Montoro (47′) y Menosse (93′), por el Recreativo; y a Vicente Gómez (64′) y David García (93′), por la UD Las Palmas.

Goles: 0-1 (12′) Nauzet Alemán, de falta directa. 0-2 (23′) Araujo remata a la red un servicio de Javi Castellano. 0-3 (25′) Vicente Gómez se anticipa a la defensa local y marca desde cerca tras un centro de Hernán. 0-4 (55′) Araujo remacha bajo los palos tras una acción de Hernán. 1-4 (71′) Menosse, de cabeza, tras un córner botado por Montoro. 2-4 (78′) Rubén Mesa, de cabeza, desviando un lanzamiento de Menosse.

Incidencias: Partido correspondiente a la 17ª jornada de Liga en Segunda División, disputado en el estadio Nuevo Colombino. Noche desapacible, con mucha lluvia y frío. Asistieron al choque 2.736 espectadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here