Es que es para sentir Wert-güenza

El novelista y político André Malraux dijo: “La cultura es la suma de todas las formas de arte, de amor y de pensamiento, que, en el curso de siglos, han permitido al hombre ser menos esclavizado.”. Y pese a que padecía Tourette, fue capaz de pronunciar estas palabras sin que ninguno de sus tics evidenciasen siquiera un falso desagrado hacia ésta.

Isaac Del Pino/ @Idelpinodiaz. Vergüenza, y no precisamente hacia la cultura. Más bien, con coherencia y razones fundamentadas, los artistas de este siglo manifiestan el bochorno que sienten y padecen hacia el trato que esta recibe. En especial por parte del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte; cuya cartera recae sobre la figura de José Ignacio Wert. Ese Ministerio irreconocible que otrora fuese buque insignia, y que pocos españoles ya pueden recordar como el galeón invencible que facultó la formación de muchos, subvencionó proyectos y con glamour otorgaba premios que no eran rechazados en absoluto. Quizá no era un galeón -claudicaré-, pero al menos tenía cañones. Pero es que ahora bien parece una barca de remo que se hunde llevándose consigo a intelectuales, artistas, deportistas de lo que sea menos fútbol y a nuestra pre-parada juventud que apenas si puede acceder a unos estudios superiores dada la tropelía padecida por el sistema actual de becas que ha virado su espíritu hacia la idea del premio cuando siempre fue, y debiera ser, la oportunidad de acceso e igualdad social.

Pero sin desviarnos más ¿adónde iba? Pues precisamente a que lo usual, lo normalizado y coherente parece ser rechazar el contacto con esta entidad de desgobierno. Ya hace unos días podíamos leer como la fotógrafa de la Gauche Divine, Colita, expresaba vía misiva dicho sentimiento, amén de su literalidad al escribir: “Asi pues, de momento, sr.Wert, no me apetece salir con vd. en la foto”. Sentenció la dispara-clicks de gran talento.

Y es que las fotos están para tomárselas con los amigos o bien con personas dignas de admiración. Uno no se toma una foto con quien dificulta la labor diaria de muchos, con quien ataca sistemáticamente tus preocupaciones, pasiones y aspiraciones. Uno no comparte besos y abrazos con quien te pone en el -y citando Luces de Bohemia de Valle-Inclán, aunque no posee la exclusividad del término- esperpento. Un esperpento casi cómico, sino fuese porque da lástima así como rabia. La misma que sentí cuando llegó a mis oídos que una compañía teatral se veía obligada a regalar sus entradas junto a revistas pornográficas; precisa y justamente, porque aquel –Pepe Nacho Wert– decidió subir el IVA del producto cultural que actualmente es de un gravamen del 21% frente al 4% de la industria eróticofestiva -por ahorrarnos término soeces-.

A esta voz crítica -y con razón- se suman las de Jordi Savall, Javier Marias, Santiago Sierra y Josep Soler entre otros. Grandes genios de su campo, elogiados por la vía de la onomástica pero vilipendiados día a día mediante las actitudes y medidas austericidas que nos asolan.

¿Estarán equivocados?¿Tendrá que ver su procedencia catalana -como se dijo vilmente de Colita- con la cuestión?¿Su tendencia política? Que no quepa la ingenuidad, la respuesta obvia y justa es un <<no>> pero en mayúsculas.




Uno ya plantea lo irónica que resulta la figura del señor Wert, pues muchos ya apuntaron que carecía de “educación”. Ahora se nos dice, y no me extraña, que es ajeno y adverso a la “cultura”. Mientras, yo -con honestidad- me pregunto: ¿Hará footing o bicicleta? Porque lo que queda por despejar es si mantiene alguna relación con el deporte, más allá de ser fan del Real Madrid.






Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.