Man-o-matic, reflexiones desde el muro

“No me motiva un pincel o un lienzo en un estudio cerrado iluminado solo por una mortecina luz fluorescente. Mi lugar es el muro, me inspira pensar que tengo que buscar en las calles la pared adecuada para ese dibujo que ya está en mi cabeza…”

Ilustración. Man-o-matic contemplando uno de sus graffitis.
Man-o-matic contemplando uno de sus graffitis.

Bárbara Yáñez. El descubrimiento de la obra de Man-o-matic, fue el feliz hallazgo que se produce en ocasiones tras una dolorosa pérdida. En este caso, la pérdida patrimonial que obró el hallazgo de la obra de Man-o- matic, fue la destrucción del mercado de abastos del Carmen, el más antiguo de la ciudad, construido en 1868, como rezaba un azulejo en su entrada principal.

Nuestra ciudad tiene como principales cualidades: un clima envidiable, una luz brillante muy característica de tonos rosáceos; y una gastronomía conocida a nivel internacional por dos productos: la gamba blanca y el jamón serrano. Pero aparte de este patrimonio intangible y único, el patrimonio monumental y cultural onubenses, ha sufrido cierto proceso de destrucción, que se ha materializado en la desaparición de algunos de sus monumentos y espacios de referencia cultura, como por ejemplo, este antiguo mercado del Carmen. Tras la destrucción de este edificio, el gran espacio que ocupaba se ha convertido en un aparcamiento público en el centro de la ciudad, que se rodea de otras casas antiguas en estado ruinoso, con muros descarnados y solitarios que afean aún más el aspecto del lugar.

En este lugar céntrico, pero descontextualizado de su sentido histórico, fue donde un día Man-o- matic, como se hace llamar este graffitero, decidió comenzar su particular museo al aire libre, intentando salvar de la ruina estética a un espacio muy transitado del centro de Huelva.




Tras esa atrevida forma de apropiación del muro público, en su día, hoy nos sorprende como Man-o-matic es un personaje conocido en Huelva y admirado, es bastante joven casi tenemos la misma edad. Se define como un graffitero que aboga por el realismo, aunque otras temáticas también están presentes en su obra, como la reinterpretación de obras clásicas de la pintura universal. De hecho, para comenzar la entrevista me cita en uno de sus muros, que está retocando, en el que está pintado, una colosal y particular interpretación de un San Andrés cuyo original se conserva en la actualidad en el Museo del Prado, y que fue pintado en el siglo XVII por José Ribera(apodado en Nápoles, el Españoleto), justo al lado, hay otra pared ocupada por el famoso amorcillo pintado por Caravaggio, a estas obras se une su propia interpretación de la fugacidad de la vida, creando vanitas contemporáneas.

Mientras termina el trabajo de retoque con un bote de spray, me dedico a mirar algunos de los muros, y él me advierte: “es verdaderamente triste como están los muros por la humedad, tengo que estar constantemente en un proceso de mantenimiento de las pinturas, a veces incluso las voy cambiando por otras nuevas…”

Tras el pulcro retoque del San Andrés, guarda sus herramientas, y me invita, tranquilamente, bajo el sol del mediodía, a que comencemos la entrevista paseando juntos por cada uno de los muros, viendo su pequeño museo de graffitis y su historia.

Comienzo por una pregunta que puede dar las claves de como se configura la personalidad de un artista, le pido que me cuente cuáles son sus primeros recuerdos infantiles con el arte, o con lo artístico y mientras espero su respuesta, yo ya he quedado sobrecogida con su vanitas contemporánea titulada “Saborea la vida”, ante mi expectante rostro, me mira burlón y contesta a mi pregunta de tal forma:

Man-o-matic: “No tengo referentes artísticos claros, de hecho no fui el típico niño al que ponen a pintar desde pequeño. Bueno ahora que recuerdo mi abuelo, que era médico, pintaba, e incluso quiso dejar la medicina para dedicarse al arte. Pero yo no me percataba de ese interés suyo por la pintura, porque su estilo tradicional no me atraía demasiado. Puedo considerar como primer interés visual, mi curiosidad infantil por las imágenes 3D que estaban poco desarrolladas cuando nosotros éramos pequeños, mis padres me ponían un programa de Canal +, Imagina, donde se hablaba sobre esos temas. Luego, yo me he movido por modas, primero me dio por la música y me compré unos platos para pinchar, y ya a los 17 años en Mazagón, tuve repentino interés por el dibujo. A esto se unió mi amistad con un chico graffitero de Sevilla, Isidoro Halcón, que trabajaba bajo el nombre de Bece, el fue, podemos decir, el que me introdujo en la cultura del hip hop, indisolublemente ligada al mundo del graffiti”.

Tras su contestación reflexiono un instante y sobre todo miro a mi alrededor en el entorno del mercado, y focalizo mi atención en un retrato de un hombre mayor que mira inclinando su mentón hacia nosotros con aire descarnado y que efectivamente parece hecho en 3D, con aire futurista.

Pero yo no puedo resistirme a preguntarle sobre los temas de sus graffitis tras fijar mi atención en su particular reinterpretación de la vanitas en la imagen tan pop- contemporánea de un chupa- chups, y junto a ella la máxima “Saborea la vida”:

San Andrés de  José  Ribera por Man- o-matic.
San Andrés de José Ribera por Man- o-matic.

Man-o-matic: “Bueno este es quizás uno de mis temas como yo llamo fáciles, de hecho por aquí podrás ver otros dos graffitis donde la calavera es la protagonista (me señala un cráneo horadado que sirve de improvisado vaso para un mojito veraniego y justo al lado, la pierna musculada de un futbolista que chuta con otro cráneo, a este le acompaña otra frase: ¿a qué estamos jugando?). Este tema es una forma de recordar, que la frugalidad y la banalidad en la que se vive en esta sociedad, no nos librará del destino fatal de todo ser humano, la muerte. Con estas imágenes aparentemente banales, y divertidas también advierto de que la no reflexión tiene su parte buena; en este graffiti de “Saborea la vida” se ve muy bien.

Pero ya te digo, no debes quedarte en esos temas reflexivos del ser, la nada, y el cómo la actual sociedad evade el tema más transcendental y hasta manido desde el principio de los tiempos, el miedo a la muerte. Depende del momento, así son mis temas y referentes, desde el San Andrés que has visto, hasta retratos y crítica a la sociedad actual, a los bancos… La ironía es también uno de mis temas estrellas, encarnada en personajes de la cultura pop (Me señala a un Stallone, totalmente maquillado cual chica pin- up, que nos mira interesante envuelto en el humo de su cigarro, y me lleva hasta un Elvis Presley con una perla en su oreja, que inevitablemente me recuerda a los retratos de corte de los nobles en el siglo XVII) Y ¡mira esa pared!, ahí quiero poner mi próximo proyecto, necesitaré una grúa…”

Cuando Man-o –matic, me ha señalado ese lienzo de muro blanco su mirada se ha tornado más entusiasta y excitante. Esa tensión creativa que se palpa en sus palabras me sirve para continuar indagando acerca de algo tan esencial en un artista como es su técnica, sus herramientas y formas de trabajo, así que al preguntarle me comenta un poco como suele desarrollar el proceso creativo:

Man-o-matic: “Aparte de elegir los temas como antes te he comentado, con esa arbitrariedad del momento en el que vivo; luego el proceso es el siguiente: primero elijo el muro que puede ser blanco o decido colocar el nuevo graffiti, sobre otro más estropeado. Yo procedo del diseño grafico, y todo motivo ha sido estudiado por mí a partir del Photoshop, a esto se une mi afán perfeccionista de los últimos tiempos. Para que el graffiti quede como yo quiero, he decidido trabajar redimensionando la obra que voy a pintar gracias a la cuadrícula. A veces he pensado que soy capaz de hacerlo sin ella, pero es un método que me da seguridad, en cuanto a mi técnica, uso exclusivamente el spray o aerosol como lo quieras llamar”.

Lo miro asombrada y le digo que no lo creo, que es todo de un dibujo tan perfecto que se me hace complejo pensarlo todo hecho con un spray. Pero sus ojos no parecen mentirme, sólo me reconoce que usa algún pincel, incluso de escasa calidad, para algunas texturas de sus obras de caballete, pero eso es, algo anecdótico.

Entusiasmado me dice: “Ya me he buscado para el nuevo graffiti del que te hablo, algunos mecenas, pequeños comercios, tiendecillas, tatuadores, y comercios del centro a los que le gusta lo que hago”.

Le digo que parece que está claro que la gente valora lo que hace y lo confirma totalmente, aunque en cierto modo hace su particular reflexión sobre el tema del graffiti, convertido a Street Art en Huelva:

Man-o-matic: “En otros lugares de Andalucía, España y el mundo, el graffiti ha traspasado la escala de lo meramente callejero y extraoficial y se ha convertido en un arte respetado, que entra en los museos como una forma más de expresión de la sociedad contemporánea. Huelva tenía hasta hace poco más de tres años, una escasa cultura del graffiti, había pocas crew(pandillas de graffiteros que se reúnen para pintar de forma conjunta), y los graffiteros no han abogado por una calidad estética más allá de proclamas antisistema o simples firmas. Yo trabajo solo, pero he intentado en este tiempo y sobre todo en este espacio del antiguo mercado del Carmen, introducir a la sociedad onubense en el graffiti, naturalizarlo como algo callejero pero artístico a la vez, el uso del realismo y el retrato me ha ayudado bastante a penetrar en la sicología del transeúnte que pasea por esta zona”.

Otra de las creaciones del graffitero.
Otra de las creaciones del graffitero.

De momento una llamada telefónica nos interrumpe, y él me pide permiso para contestarla. Tras la misma me invita a que lo acompañe a ver un cliente. Mientras seguimos con el paseo comprobamos otras de sus intervenciones en lugares del centro de Huelva.

Lo saluda mucha gente a nuestro paso, e incluso un corrillo de monjas a la puerta del convento de las Agustinas de la ciudad y él me cuenta:

Man-o-matic: “A esta congregación le hice en la puerta del garaje la imagen de Juan Pablo II, son estupendos clientes, me trataron muy bien. Luego en Pablo Rada he pintando el cierre del pub el Trastero, con una imagen de Mick Jagger”.

Tras este paseo compruebo tanto por su galería de imágenes en el mercado, cómo por los comercios que lucen orgullosos pinturas de Man- o-matic que su realismo, sin duda, ha conseguido introducir la cultura del Street Art en Huelva, incluso en lugares tan insospechado como en las puertas de un convento o en comercios como peluquerías, e incluso en la puerta de un asador de pollo.

Y de momento me percato de que en todo el tiempo que llevamos hablando, todavía no me ha desvelado su verdadero nombre, se ha dejado llamar por el seudónimo con el que se le conoce, y para mí es pregunta obligada el saber y dar a conocer de donde procede tan curioso nombre:

Man- o-matic: “Desde pequeño me ha llamado mucho la atención, la terminología americana o matic que se pone a los robot de cocina o máquinas automáticas. A este término le puse delante man que significa hombre en inglés. Yo le doy un poco el sentido de hombre autómata, que actúa en esta vida por inercia, sin pensar. Es un recuerdo de cómo nos comportamos los seres humanos todos los días, realizando automatismos vacíos de un pensamiento previo, pero que pueden determinar nuestro comportamiento social. No me gusta demasiado que el nombre elegido sea anglosajón, es difícil para algunos incluso pronunciarlo y entender la idea de mi seudónimo. Sin embargo, ha funcionado en mi trabajo y como firma bastante bien, y además porque procuro que mi graffiti no sólo tenga un sentido estético, sino como habrás podido comprobar, en todos ellos hay una importante reflexión detrás y un pensamiento que está reflejado en mi nombre artístico de forma muy clara”.

Su seudónimo es efectivamente aquello que le ha dado bastante a conocer, pero le pregunto también si las redes sociales han sido un antes y un después a la hora de catapultar su quehacer artístico:

Man-o-matic: “Las redes sociales me proporcionan algunas cosas que antes eran impensables, pues si cuelgo en Internet una foto de mi obra, esta puede llegar a cualquier lugar del mundo y puede gustar a persona, que sin este medio, nunca la podrían conocer. Pero por otro lado, en Internet hay un exceso de información que me hace pensar en su sentido, la utilidad o inutilidad de lo que hago. Qué interés real existe detrás de un “me gusta” en mi página fans, quién me asegura que no es un automatismo del ser humano como antes hemos hablado. No creo que Internet te salve la vida. Pero hay momentos muy bonitos, como cuando, por ejemplo, reproduje una fotografía, y la familia del fotógrafo desde California se puso en contacto conmigo, me dijeron el nombre del modelo, etc. Aunque creo que existe un caos digital, que me hace dudar de la utilidad real de este medio, y de su transcendencia a largo plazo”.

Comienza a caer sobre nosotros el mediodía, y él y yo hemos llegado al lugar donde debe visitar a su cliente, me pide que espere. Yo ya voy mientras pensando la que será la última pregunta. Aunque después de estas interesantes reflexiones, se me hace difícil tener que abandonar aquí la charla, pienso que el recorrido por sus graffitis, y su discurso, han expresado muy bien lo que es él, un graffitero que, poco a poco, va creciendo también como artista.

Sale en sólo diez minutos y bastante contento. Voy a iniciar de nuevo el diálogo, pero no me da siquiera tiempo a balbucear mi última pregunta porque suena de nuevo el teléfono. Esta vez, sí, su rostro se ha iluminado totalmente, acaban de comunicarle que ha sido seleccionado para el Certamen Andaluz de Graffiti 2014, dentro del proyecto “Desencaja”, gestionado por la Junta de Andalucía.

Visión 3D, también en el antiguo mercado.
Graffiti inspirado por la fotografía de un artista californiano.

Man-o-matic: “Es un orgullo, ya he sido seleccionado tres veces para el mismo, este año se celebrará en Linares (Jaén). Aquí se me permite mostrar mi arte más allá de Huelva, en toda Andalucía y siempre con la idea de la proyección exterior”.

Tras la buena noticia y a la luz de su expresión decido por fin terminar preguntándole cuáles serán sus proyectos de futuro:

Man-o-matic: “Pues por ejemplo, La Diputación de Huelva se ha puesto en contacto conmigo para exponer en una de las sala del museo de Huelva, la Sala Siglo XXI, que está gestionada por esta entidad, quizás este proyecto se lleve a cabo a partir del año que viene, y todavía no tengo claro la intervención que realizaré pero será pintar los muros de la sala. Por otro lado, sigo con mis proyectos de decoración que me reportan un beneficio económico inmediato, y me gusta seguir retocando siempre mi pequeño museo del mercado del Carmen. Ahora estoy haciendo intervenciones artísticas, en la ciudad, solo está hecha una en la calle Concepción, que es un recortable en cartón, es una jirafa con una piruleta.

Cuando la entrevista salga a la luz quizás estén cerrados muchos proyectos más, puede ser que pinte de nuevo en el centro comercial de la ciudad, Holea, para conmemorar su primer aniversario y en la Plaza de las monjas. Aparte de esos proyectos, que son encargos, yo tengo luego mis propias ideas, por ejemplo quiero usar espacios que no se pueden pintar pero si decorarlos con recortables, o pegatinas, etc. En otras ciudades estas intervenciones no son novedosas, pero sí aquí. Huelva al ser una ciudad pequeña tiene de bueno que en ella quedan todavía muchas cosas por hacer desde el punto de vista creativo. Es un terreno fértil donde cae un poco de agua y brotan todas las flores…”

Desde luego con este final tan poético para referirse al mundo del Street Art, compruebo que el artista que se esconde detrás de Man-o- matic, es un ser profundo, sus graffitis hablan por sí mismo de su entusiasmo por el muro, el gusto por la calle como lugar público y espacio de expresión libre, al margen de la sacralización de los espacios tradicionales culturales: museos, galerías, etc. El va camino de entrar en estos espacios sagrados, porque su obra goza de una calidad que le está reportando el prestigio. Pero su frescura al hablar de su arte, su libertad creativa en los muros de la ciudad, no creo que pueda quedar ensombrecida por la impostura que demanda la alta cultura.

La verdadera conexión de Man- o –matic con el mundo, es a través del muro, que goza de un aire extraoficial y profano. Pero él y solamente él, al tocar ese muro con su spray tiene el poder de, para el gran público, sacralizarlo.

La obra de Man-o-matic puede verse en los siguientes enlaces:
https://www.facebook.com/sioke.decoracion?fref=ts
http://www.sioke.es/






2 Responses to "Man-o-matic, reflexiones desde el muro"

  1. manuel marquez   15 octubre 2014 at 2:07 pm

    UN MONSTRUO, DESDE LUEGO! ENHORABUENA! A VER PARA CUANDO SE PODRÍA PINTAR EL MURO DEL EDIFICIO DE LA SER, EL PAREDÓN QUE COLINDA CON LA IGLESIA DE LA CONCEPCIÓN, CON ALGO INTERESANTE… IDEAS SEGURO QUE TIENES MUCHAS

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.