Mini

El Servicio de Ayuda a Domicilio de Huelva atendió a 2.713 personas en el año 2013

Ofrecer ayuda personal en el propio domicilio a personas con autonomía limitada, es el principal objetivo de este servicio, que actualmente prestan en la provincia 1.139 auxiliares.

Balance de Ayuda a Domicilio.
Balance de Ayuda a Domicilio.

Redacción. Según la Memoria 2013 de los Servicios Sociales Comunitarios de Diputación, el año pasado, el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) atendió a 2.713 personas, la mayoría de ellas, un 73%, mujeres, de más de 80 años de edad. Ofrecer ayuda personal en el propio domicilio a personas con autonomía limitada, es el principal objetivo de este servicio, que actualmente prestan en la provincia 1.139 auxiliares.

La Memoria 2013 apunta también que la mayoría de las personas atendidas por el SAD el pasado año, un 42%, recibieron 40 horas al mes de atención; y que la edad es un factor determinante en la necesidad de este servicio, ya que el 61,29% de las personas atendidas tenían mas de 80 años. La Memoria especifica, igualmente, que cada persona usuaria, en las nueve zonas de trabajo social, fue atendida por una media de dos auxiliares de ayuda a domicilio.

Normalizar la convivencia, impulsar la integración y participación en la vida comunitaria y proporcionar al usuario seguridad en su propio hogar, permitiendo con ello su permanencia en su medio natural de vida, son otros de los objetivos de este servicio, que Diputación presta en todos los municipios de la provincia menores de 20.000 habitantes.

La formación permanente de las auxiliares del SAD, para mejorar sus conocimientos teóricos y prácticos y garantizar con ello la calidad del servicio que prestan; y  la realización de encuentros-convivencias con los familiares y usuarios, para un conocimiento más cercano y distendido de lo que es la pura relación profesional cotidiana, son algunas de las actividades habituales que los Servicios Sociales Comunitarios de Diputación realizan a lo largo del año. Dentro de estas actuaciones se encuadra la elaboración de un decálogo de buenas prácticas de los usuarios de ayuda a domicilio, que los alrededor de 2.700 usuarios que en la actualidad se benefician en nuestra provincia de esta prestación disponen ya en sus hogares. Elaborado por el Área de Bienestar Social de la Diputación de Huelva, el decálogo, que para ser más útil y práctico adopta la forma de un calendario, recoge diez consejos prácticos para mejorar la relación entre el usuario y la auxiliar que presta el servicio.

Con el reparto de estos almanaques, realizado el pasado mes de  marzo a través de los distintos diputados territoriales, en coordinación con las directoras y el director de las nueve zonas de trabajo social de la provincia,  cada usuario conoce ya sus derechos y  obligaciones como receptores de esta prestación social. La Cuenca Minera, con 514, ha sido donde más almanaques se han repartido, seguido del Cinturón Agroindustrial con 465. Donde menos, en la Sierra Este, con 158, siendo la media de unos 240 calendarios distribuidos en el resto de las zonas de la provincia. La diputada de Bienestar Social, Rocío Cárdenas, considera que la elaboración del decálogo demuestra “la apuesta de Diputación y de la Junta de Andalucía por ofrecer un servicio de ayuda a domicilio de calidad, que el año pasado superó una inversión de más de 20 millones de euros”.




El decálogo define cómo debe ser la relación entre el usuario y la auxiliar. Así, por ejemplo, se aconseja al usuario que “tenga confianza en la auxiliar”, que “valore sus conocimientos” que “no delegue en la auxiliar lo que el usuario aún es capaz de hacer por sí mismo, “que sea amable y respetuoso”, que no le pida al auxiliar “que desempeñe otras tareas a las que no está autorizada” que “valore su trabajo”; o que no le pida favores personales, ya que así “se evitarían situaciones complicadas o deudas de favores”. También deja claras las funciones del auxiliar de ayuda a domicilio, a la que define como “profesional que ha sido previamente preparada para el ejercicio de sus funciones laborales”. Entre estas funciones señala el fomento de la autoestima personal del usuario, el apoyo familiar y las labores propias de acompañamiento, ayuda y atención para hacerle más fácil y cómoda su vida diaria.






Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.