MiniDamas

Ana María de los Reyes, la coplera onubense que sedujo a Sudamérica en los años 40

Estuvo en la compañía de Conchita Piquer, fue amiga de Evita Perón y madrina de Miguel de Molina en Argentina. Desde hace dos años su sobrino Francisco Pérez Montero lucha porque la historia de la canción española le haga justicia y sobre todo por que Huelva conozca y pueda presumir de esta ilustre de la copla que con su voz conquistó, entre otros lugares, México, Brasil y Buenos Aires, donde murió en 1986.

Francisco sosteniendo el cartel del debut de Ana María en México.
Francisco sosteniendo el cartel del debut de la gran coplera onubense en Argentina.

Paula Crespo. Al margen y anterior en tiempo a la conocida ‘Perlita de Huelva’, la provincia onubense tuvo otra gran figura de la copla. Ana María Pérez Ramos, conocida en el mundillo como Ana María de los Reyes triunfó durante los años 40 en Sudamérica, donde se convirtió en una verdadera estrella de la canción española. Repartió su arte y su gracia por México, Brasil y Argentina, entre otros países, por los que paseó con orgullo el nombre y los fandangos de su Huelva natal.

Sin embargo, es más conocida fuera de nuestras fronteras que en Andalucía y en territorio español, por eso desde hace dos años su sobrino Francisco Pérez Montero trabaja incansable recopilando todo tipo de material -carteles, partituras originales, canciones…- para devolverle a su tía el prestigio que en su día tuvo su nombre en los escenarios de medio mundo y para que los onubenses la conozcan y puedan presumir de ella.

Ana María de los Reyes.
Ana María de los Reyes.

HBN se ha querido sumar a las reivindicaciones de Francisco recordando con sus palabras la historia de la gran Ana María de los Reyes, que siempre presumió de onubensismo. Tanto que “obligaba a los compositores a incluir un fandango de Huelva en todas sus canciones”, afirma su sobrino.




Ana María Pérez Ramos nació el 6 de octubre de 1902 en Huelva, donde vivió en la antigua calle de Enmedio, actual Gran Vía de la capital onubense, en la zona conocida como el Brasil Grande. Según el propio Francisco, que ha movido cielo y tierra entre instituciones y medios nacionales e internacionales, “ya desde pequeña destacaba en el cante y en el baile. Así lo vio una famosa pianista de Huelva, doña Lola, quiso llevársela a Italia y pagarle los estudios de cante lírico, porque tenía una voz apta para este género. Sin embargo sus padres no consintieron porque era menor de edad”.

Con 17 años se mudó con su familia a Sevilla y comenzó a estudiar en las academias del maestro Pericet y de Pastora Imperio. Se iniciaban los años 20 y con ellos comenzaba Ana María a cantar por distintos tablaos y teatros de la época, “actuando junto a las mejores cantantes de entonces: Dora ‘La cordobesita’, Lolita Benavente, Lola Membrives y Concha Piquer. Esta última la incorporó a su compañía con la que alcanzó innumerables éxitos”, reconoce su sobrino.




La célebre 'Flor de Espino' con el sello de la Sociedad General de autores.
La partitura de la célebre ‘Flor de Espino’ con el sello de la Sociedad General de autores.

Los máximos exponentes de este género, como Rafael de León o Manuel López Quiroga, cedieron sus composiciones a esta ilustre onubense de la copla: “los mejores letristas de la época compusieron canciones para Ana María de los Reyes y fue considerada una de las mejores y las más completas artistas de la canción española, ya que además de su voz y su cante gitano, acompañaba todas sus canciones con bailes y tocando los palillos. Esto provocó ciertos enfrentamientos con ‘la  Piquer’, que le llevaron a salir de la compañía y actuar de manera independiente agrandando su fama”, cuenta Francisco.

En 1939 se marchó a Marruecos donde durante dos años actuó en los mejores teatros antes de regresar a España y que la contratara la actriz argentina afincada en España Lola Membrives para actuar en Buenos Aires. Allí debutó en noviembre de 1942 en el Teatro Cómico y en el Avenida, triunfó y fue contratada por Radio Belgrano y Radio Mundo. Tan rotundo fue su éxito que era conocida como ‘la emperatriz de la canción española’.

Ana María (con pamela) en un homenaje a Miguel de Molina.
Ana María (con pamela) en un homenaje a Miguel de Molina.

Una muestra de esta fama que alcanzó Ana María de los Reyes es el hecho de que Radio Belgrano estaba haciendo un concurso con una de sus canciones ‘La anunciación de los Reyes’ el mismo día que falleció el 11 de junio de 1986 -30 años después de su retirada- e interrumpió la retransmisión para dar la noticia de su fallecimiento.

Además fue amiga personal de Eva Duarte Perón (Evita Perón), con la que actuó en diversas ocasiones en la radio y madrina del reconocido malagueño Miguel de Molina, al que se llevó a Argentina. De hecho participó en un homenaje que se le hizo, junto con el maestro Quiroga y Salvador Valverde, entre otros.

Rozando los años 60 se retiró y se dedicó única y exclusivamente a participar en festivales y actuaciones benéficas hasta que falleció en 1986.

Partitura del maestro Quiroga con autorización para Ana María de los Reyes.
Partitura del maestro Quiroga con autorización para Ana María de los Reyes.

– Francisco, gracias por contarnos la historia de Ana María de los Reyes, ¿qué le llevó a iniciar estas investigaciones?
– Gracias a vosotros. Pues empezó porque a mí me gusta mucho la copla. De hecho, soy seguidor del conocido programa de Canal Sur y se me movían cosas por dentro al ver que nunca hablaban de mi tía. Que en este y otros espacios españoles sigan diciendo que determinadas canciones fueron escritas para Concha Márquez Piquer, cuando en realidad lo fueron para ella. Y además que no se conozca en Huelva, que parece que aquí no cantaba y no triunfaba nadie antes de los años 60. Por eso hace dos años, aunque siento que tenía que haberlo hecho antes, empecé a recabar información y material que demostrara la repercusión y la fama que alcanzó mi tía. Se puede decir que hasta la fecha ha sido la cantante onubense que más reconocimiento ha tenido en Sudamérica y aunque también fue conocida en España, ya parece que se ha olvidado”.

Ana María de los Reyes en una de sus actuaciones tocando los palillos.
Ana María de los Reyes en una de sus actuaciones tocando los palillos.

– ¿Por qué cree que cayó su tía en el olvido?
– Yo creo que como se afincó en Argentina y no venía aquí a cantar, si al menos hubiera venido a actuar una vez al año sería más conocida en nuestro país. Volvió en dos ocasiones a Huelva, una en los años 60 y otra en el 79, para quedarse, pero al final se volvió.

– ¿Cómo sentía Ana María de los Reyes su tierra?
Mi tía llevaba a Huelva en su corazón y aunque se marchó un poco decepcionada de aquí porque no la supieron valorar, pese a su éxito fuera, siempre metía en sus canciones fandangos de Huelva y siempre llevaba el traje de bulería. Incluso en su boda con  Constantino Zeta Pla, dueño del Teatro Avenida de Buenos Aires, en una de las canciones que interpretó decía “[…]yo soy de Huelva señores y lo llevo muy a gala…”.

– ¿Qué es lo más curioso o valioso de todo el material que ha recopilado?
– Tengo el contrato original con la editorial Haynes, escaletas de radio Barcelona en la que prácticamente todos los días ponían canciones suyas y, sobre todo, una carta que le remitió la Sociedad General de Autores que le autorizaba a grabar determinadas canciones, previo visto bueno de su representante en Argentina, que era ni más ni menos que Antoine de Saint-Exupéry, autor de El Principito.

Francisco Pérez Montero.
Francisco Pérez Montero.

– Habrá tenido que mover Roma con Santiago para recabar tanta información…
– He tenido mucha suerte porque me han cedido desinteresadamente todo el material, pero sí estoy en contacto con gente de Brasil y Argentina, con la Biblioteca Nacional de España, un instituto en Valladolid, otra institución en Bélgica, Radio Tánger y algunos particulares en Sevilla y en Badajoz que son amantes de la copla. Los de Sevilla me han mandado discos de pizarra, algo que también es muy valioso y curioso en estos días. También he hablado con el hijo de Salvador Valverde, autor de ‘Ojos Verdes, que tiene 92 años y se acuerda bien de ella. Me ha mandado una carta en la que le pedía la partitura de ‘Dolores la petenera’.

Un tríptico de la época con foto de la coplera onubense y letra de las canciones.
Un tríptico de la época con foto de la coplera onubense y letra de las canciones.

– ¿Cuál es su objetivo?
– Que la nombren en los programas y se sepa en Huelva y en España quién era, que cantaba y tocaba los palillos como nadie y que triunfó. Aunque pienso seguir investigando y recabando material porque me gustaría editar un libro de su biografía, pero eso aún está lejos. Queda mucho trabajo por hacer.

– Mucha suerte Francisco y muchas gracias de nuevo por darnos a conocer a esta figura de la canción española.
– El placer es mío, gracias a vosotros por difundir las cosas de Huelva. Espero que sirva para que se conozca a esta gran artista onubense.








Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.