La historia de Fernando, todo lo que puedes conseguir cuando no te pones limitaciones

10
108
Fernando es de Huelva y tiene 17 años.
Fernando es de Huelva y tiene 17 años.

Mari Paz Díaz. Fernando es un chico de Huelva con 17 años que, como cualquier joven de su edad, está inmerso en sus estudios y quiere sacarse el carnet de conducir en breve. Su vida diaria no dista mucho de la de cualquier otro onubense, si bien su historia es todo un ejemplo de superación, porque ha conseguido tener una vida totalmente normal, aunque nació con un trastorno genético causado por la presencia de una copia extra del cromosoma 21, en vez de los dos habituales, es decir, lo que conocemos como síndrome de Down.

Y es que su familia siempre ha tratado a Fernando igual que a su hermano mayor, es decir, lo ha considerado como lo que es, una persona totalmente normal. Porque, no sólo Fernando, sino que todos y cada uno de nosotros tenemos nuestras discapacidades.



Carmen nos habla de su hijo en la redacción de Huelva Buenas Noticias y nos asegura que no lo cambiaría por nada del mundo.
Carmen nos habla de su hijo en la redacción de Huelva Buenas Noticias y nos asegura que no lo cambiaría por nada del mundo.

Su madre se llama Carmen ynunca le ha puesto ninguna limitación al desarrollo de su hijo. Una prueba de que muchas veces somos los demás los que vemos los obstáculos donde no los hay. Porque Carmen y Fernando nos demuestran que los límites están en nuestra cabeza. Gracias a ello, hoy Fernando es un estudiante más en el instituto. Estudia en el Funcadia, al que acude solo a diario. Y es que Fernando es una persona totalmente independiente que sabe coger el autobús, que acude cada al colegio y, por la tarde, va a la piscina del Diego Lobato, donde recibe clases de natación. Un chico como cualquier otro, que está a punto de cumplir la mayoría de edad y que tiene el sueño de sacarse el carnet de conducir.

Fernando se compra y elige su propia ropa.
Fernando se compra y elige su propia ropa.

Por lo demás, él mismo elige su ropa, su peinado y acaba de ponerse un piercing, detalles en los no siempre coinciden con los gustos de sus padres. Nada extraño para un adolescente.



Su historia comienza el mismo día que nació. Carmen supo desde su nacimiento que algo pasaba, porque el comportamiento de los médicos tras el parto fue diferente a como sucedió cuando tuvo a su hijo mayor. “No sabía lo que era, pero intuí desde el primer momento que algo ocurría. Porque no me dejaban ver a mi pequeño. Primero le dieron la noticia al padre y luego a mí, una situación que continúa dándose, aunque nos parece errónea. Por este motivo, desde la Asociación Onubense para la Normalización Educativa de Huelva (Aones) consideramos que debe decirse a los dos padres de forma conjunta, porque siempre es un apoyo importante, ya que se trata de una noticia que normalmente nadie se espera”, nos comenta Carmen que, actualmente, es presidenta de Aones.

Carmen y Fernando, en un viaje reciente.
Carmen y Fernando, en un viaje reciente.

“Desde el primer día decidí que siempre lo iba a apoyar en todo lo que quisiera ser”. Así de contundente se muestra Carmen, que asegura que existe una idea preconcebida de las personas con síndrome de Down, pero “está claro que una atención temprana es fundamental para que logre ser una persona independiente”.



Fernando comenzó a recibir estimulación desde los 14 días de su nacimiento.
Fernando comenzó a recibir estimulación desde los 14 días de su nacimiento.

Y así fue con Fernando, que tuvo un seguimiento desde que nació. Es más. Comenzaron a trabajar con él a los 14 días, recibiendo desde entonces estimulación de todo tipo, con ejercicio físico, mostrándole dibujos para que fijara la atención, hablándole mucho y con la realización de masajes, entre otros. Además, desde el principio se lo explicaron a la familia y a los vecinos con el objetivo de afianzarlo, porque “sabíamos que nos ayudaría mucho el darle normalidad y naturalidad”, nos confiesa Carmen.

El joven ha crecido con la misma educación que su hermano mayor.
El joven ha crecido con la misma educación que su hermano mayor.

Luego, con cinco meses contaba con una terapeuta, cuya labor hubo que reforzar luego en casa, algo que es fundamental. En cualquier caso, Carmen recuerda que “teníamos claro desde el principio que lo íbamos a educar igual que a mi hijo mayor, que tenía cinco años cuando nació Fernando. De nada sirve la pena, la protección o la excesiva preocupación”.

El niño se adaptó muy bien a sus compañeros en el colegio.
El niño se adaptó muy bien a sus compañeros en el colegio.

Por este motivo, no es extraño que Fernando fuera al mismo colegio que su hermano. Era un colegio normalizado, donde aprendió a leer y escribir, así como a sumar y restar en segundo curso y después continuó trabajando con Adaptación Curricular. Se adaptó como cualquier otro niño a sus compañeros. Pero su formación no quedó ahí. Porque Fernando quiso seguir estudiando Secundaria. Su objetivo es hacer Administrativo. Y, de hecho, ahora cursa 3º de ESO. Lo hace en el Funcadia, donde Carmen asegura que “trabajan muy bien la discapacidad, con mucho respeto y ayudándolo en todo, así que seguiremos apoyándolo hasta el final”.

Fernando es todo un ejemplo en autonomía personal, como se puede comprobar en esta fotografía donde está haciendo la compra.
Fernando es todo un ejemplo en autonomía personal, como se puede comprobar en esta fotografía donde está haciendo la compra.

Junto a los estudios en sí, los padres de Fernando siempre han tenido muy claro que es fundamental trabajar en su autonomía personal. En este aspecto, este joven es todo un ejemplo. Porque Fernando desde que estaba en 6º de Primaria iba solo al colegio, recorriendo andando los quince minutos que hay desde su casa al centro educativo. Además, hace las tareas de la casa, como recoger su habitación, se asea solo, acude a comprar al supermercado, sabe coger el autobús sin perderse y va solo a las actividades extraescolares.

El joven practica deporte desde niño.
El joven practica deporte desde niño.

Por ello, Carmen anima a la gente a desenterrar determinadas ideas. Porque el ser discapacitado no quiere decir que no se le eduque. Todo lo contrario. Hay que corregirle las pequeñas manías que pueda tener. De hecho, en Aones Huelva existe un programa coordinado por el psicólogo Diego Lopa dirigido precisamente a incrementar la autonomía de estos chicos. Una actividad que está teniendo grandes resultados.

Un gran deportista. Pero si hay una actividad que le llame la atención a Fernando es el deporte. Tanto que viene practicándolo desde pequeño. Desde los más clásicos, como el fútbol, hasta otros quizás menos difundidos, como el boxeo.

Con Kelvin de la Nieve.
Con Kelvin de la Nieve.

Es más, el joven ha tenido la oportunidad de conocer algunos ídolos del deporte onubense, como Kelvin de la Nieve. O, incluso, vestir la camiseta del Recreativo de Huelva junto al técnico del Decano Sergi Barjuan. Una prueba de su buena forma física.

Fernando, recibiendo indicaciones del entrenador del Recre.
Fernando, recibiendo indicaciones del entrenador del Recre.

Ahora, el chico se ha decantado por un deporte tan completo como la natación. Lo practica en el Polideportivo Diego Lobato de Huelva con el CODA. Ha comenzado este año y está muy contento.

La prácitca de deporte es muy recomendable.
La práctica de deporte es muy recomendable.

Y es que AONES recomienda la práctica de ejercicio físico como una forma de estar en forma, al tiempo que se fomenta el compañerismo y las relaciones personales.

Con todo ello, Carmen asegura que está muy orgullosa de su hijo, “al que no cambiaría por nada del mundo. Siempre ha sido un torbellino, un todo terreno. Y nunca ha tenido ningún problema de salud. Es más, comenzó a andar con 18 meses”.

Fernando es una persona con una gran inteligencia emocional, muy cariñoso.
Fernando es una persona con una gran inteligencia emocional, muy cariñoso.

Y para todas aquellas personas que se encuentren en su situación, les da un consejo, “porque sé que se pasa mal después del nacimiento, pero si se trabaja con ellos, si se ve como algo normalizado, son personas que tienen muchas cualidades, algunas de las cuales se están perdiendo en la sociedad actual. Por ejemplo, une a la familia al tratarse de personas que tienen mucha sensibilidad, captan perfectamente cuando lo quieren o están con ellos por compromiso. Siempre es muy cariñoso con la familia, porque cuentan con una gran inteligencia emocional, un aspecto que tienen más desarrollado que nosotros. Está muy unido a su hermano mayor, que siempre está pendiente de él”.

Carmen pide que las personas con discapacidad sean tratadas con normalidad.
Carmen pide que las personas con discapacidad sean tratadas con normalidad.

Y, a la gente en general, Carmen le da un mensaje claro: la discapacidad no debe provocar que a la persona se le un trato diferente, porque todos tenemos nuestras limitaciones. “Así que les pediría a todos que lo traten como a cualquier otra persona, con sus virtudes y sus defectos”, nos cuenta Carmen, que seguirá apoyando a su hijo en todo lo que quiera en el futuro, ya sea viviendo con ellos o, bien, viviendo independiente en su propia casa o, incluso, con su pareja si él así lo decide.

Carmen esta muy orgullosa de su hijo, al que no cambiaría por nada.
Carmen está muy orgullosa de su hijo, al que no cambiaría por nada.

Así es Fernando. Su historia es un ejemplo de superación para todos. Su día a día lo demuestra. Mirar nuestras limitaciones en lugar de nuestras capacidades no nos conduce a nada. Gracias Fernando. Gracias Carmen.