El fútbol español se muere desde abajo

0
169

Guillermo Fernández. Como conocedor del fútbol español en todas sus categorías este artículo tratará de analizar el descontrol que existe en las categorías de Tercera División y Segunda B, que están sufriendo una desprofesionalización absolutamente imparable ante la poca seriedad de los dirigentes en estas esferas.

Hace unos años, no demasiados, el fútbol español gozaba de una salud tremenda en todas y cada una de sus categorías. Grandes sueldos, profesionales en la tercera categoría en España e incluso en algunos clubes de Tercera División. Constructores que adquirían equipos, inversores que apostaban por este tipo de negocios… Pero llegó la crisis del ladrillo, el boom inmobiliario y salió a la luz que lo único que se buscaba era blanquear dinero y cometer irregularidades que tarde o temprano acabarían saliendo a la luz arrastrando a todo lo que rodeaba a dichas entidades.

Pues bien, a partir de ahí, promesas incumplidas, sueldos impagados y jugadores sin poder pagar sus casas o sus facturas derivando en multitud de denuncias o problemas ajenos a lo que es el deporte en sí mismo y corrompiendo la esencia de este maravilloso juego. Ahora, estas categorías las conforman jugadores más amateurs y que, en casi ningún caso, pueden vivir de ello. Trabajan sus jornadas laborales y a la salida del trabajo se tienen que desplazar hasta el entrenamiento para unirse a sus compañeros en el reto que se les pone por delante cada semana.



La ambición ya no es la misma. En muchos casos prefieres quedarte cerca de casa por no perder el trabajo y ahorrar gasolina antes de fichar por un club de más caché. En otros casos prefieren jugar en Tercera División que en Segunda B porque el sueldo es muy similar y así evitas los viajes mortales de seis y siete horas antes de un partido perdiendo todo el fin de semana de viaje por la geografía española.

Las prioridades han cambiado, el fútbol empieza a convertirse más en un hobby, en un extra, que en un modo de vida. Ya no da de comer y ni siquiera supone una inyección económica importante.

Mientras tanto, los dirigentes del fútbol español miran para otro lado y se centran en aumentar las desigualdades en la Liga BBVA y en la Liga Adelante que acabará costando el prestigio de este deporte en España con respecto a Europa. Inglaterra y Alemania, por ejemplo, empiezan a estar a años luz en términos de organización y estructura. En el país del toro, por su parte, siguen centrados en llevarse la mayor tajada posible y tapándose los ojos ante la realidad que se está viviendo. Y lo peor es que ya no es sólo en las categorías más humildes sino que en primera y segunda división las deudas y los clubes en concursal comienzan a ser un hábito peligroso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here