Luis Benítez: “La vida es maravillosa”

13
167
Luis Benítez nos habla de la felicidad.
Este 20 de marzo se celebra el Día de la Felicidad.
Este 20 de marzo se celebra el Día de la Felicidad.

Mari Paz Díaz. ¿Qué es la felicidad? La pregunta parece fácil de responder, pero no lo es tanto. Y más difícil aún parece ser conseguirla. Una cuestión que seguro que muchas personas se lo están preguntando este 20 de marzo, cuando se celebra el Día Internacional de la Felicidad, según proclamaba hace dos años la Asamblea General de la ONU.

Una jornada para reflexionar y pensar en las personas que conocemos que nos hacen felices y, por qué no, en todas aquellas personas que podemos hacer felices con un simple gesto. 



Luis Benítez nos habla de la felicidad.
Luis Benítez nos habla de la felicidad.

La felicidad más que un estado permanente es una actitud. La felicidad plena no existe. Pero las personas tenemos la posibilidad de ver las cosas desde el punto de vista positivo. Todo tiene una parte reseñable que sea buena. Todo lo que nos pasa en la vida tiene un sentido, hay que darle una lectura positiva”. Así de claro se expresa Luis Benítez, un onubense que ha sabido encontrar el equilibrio, que a pesar de las dificultades, ha aprendido a disfrutar de lo que nos ofrece la vida. Y no tiene ninguna duda de afirmar que “la vida es maravillosa”.

Luis invita a los onubenses a disfrutar de cada pequeña cosa que nos ofrece la vida.
Luis invita a los onubenses a disfrutar de cada pequeña cosa que nos ofrece la vida.

Este onubense nos invita a disfrutar de la vida: “Hay muchas razones para ello, desde el poder andar, abrazar, sentir… Hay muchas cosas de las que disfrutar. Y no nos damos cuenta. En la mayoría de las ocasiones nos dedicamos a sufrir, porque nos adelantamos a lo que puede pasar, cuando al final no pasa o no tienen la trascendencia que le damos. Mientras nos preocupamos, nos estamos perdiendo miles de cosas maravillosas. Hay que disfrutar de cada pequeña cosa que tenemos”.



Siendo un adolescente se vino de El Perrunal a Huelva.
Siendo un adolescente se vino de El Perrunal a Huelva.

Natural de El Perrunal, Luis se vino a Huelva capital siendo un adolescente, con tan sólo 14 años. Por aquellos años, la capital era la única posibilidad para un joven de una aldea pequeña, de ahí que “mis hermanos se vinieron a Huelva, donde teníamos unos familiares, para comenzar a trabajar. Poco a poco nos fuimos incorporando todos. Yo me vine a estudiar y, muy pronto, comencé a trabajar en ‘Huelva Farmacéutica’, un almacén de medicamentos que se encontraba en la calle Puerto. Al año y medio, con 16 años, comencé a trabajar en la Notaria del Paseo Santa Fe, donde llevo más de cuarenta años, un trabajo que me dio la posibilidad de conocer a mucha gente”.

A Luis le cambió conocer el Teléfono de la Esperanza.
A Luis le cambió conocer el Teléfono de la Esperanza.

A su llegada a Huelva era una persona muy tímida. Todo cambió cuando en 1990 conoció lo que era el Teléfono de la Esperanza. “Esto me alumbró. Me cambió la noción de lo que llevamos dentro, de la grandeza de cada persona”, nos comenta. Benítez estuvo presente durante el año y medio en el que se preparó la llegada a Huelva del Teléfono de la Esperanza, desde la organización de cursos a la búsqueda de voluntarios. Todo hasta su inauguración en el año 1992.



Luis Benítez, con sus hijos.
Luis Benítez, con tres de sus cuatro hijos.

“Supuso un cambio radical para mí. Antes era una persona tímida, pero cuando comencé a hacer los cursos, me di cuenta de que, realmente, la mayoría de las personas no nos conocemos por dentro, no sabemos por qué actuamos de una determinada forma, por qué nos cae mal alguien, por qué no podemos comprender que alguien que está triste… Pero cuando te metes dentro de ti, de tus circunstancias, tu entorno, te das cuenta de cómo marcan tu personalidad y tu forma de pensar”.

Su mujer amaba la vida y les preparó para le desenlace.
Su mujer amaba la vida y les preparó para el desenlace.

Y eso que Luis Benítez ha tenido que superar situaciones muy difíciles. Su mujer falleció siendo muy joven, dejándolo solo con cuatro hijos. El menor entonces tenía 12 años. Sin embargo, nos comenta que su mujer les preparó para el desenlace: “Ella era una persona que amaba la vida y, hasta el último día, vivió“.

Hay que agradecer el tiempo que hemos disfrutado de algo.
Hay que agradecer el tiempo que hemos disfrutado de algo.

Luis nos comenta cómo existen dos formas de enfrentarse a las pérdidas. Y, en este sentido, considera que “no debemos verlo como algo que se va, como algo muy duro. Debemos entender que ese tiempo de vida con ella es una especie de regalo. Es algo que hemos tenido la suerte de tenerlo y vivirlo. Continuamente en la vida estamos perdiendo cosas. No hay que agarrarse a ellas ni lamentarse todo el tiempo si nos ha tocado vivir algo malo”.

Luis se siente muy afortunado.
Luis se siente muy afortunado.

Luis Benítez considera que ha sido muy afortunado en la vida, “no me puedo quejar de nada. Porque sólo valoramos las cuando lo perdemos, pero si lo valoras es porque lo has tenido antes. Sé que he tenido suerte, con mi mujer, mis hijos, mi pareja actual, mi trabajo, las asociaciones en las que he trabajado…, y la mayor suerte es compartir con las personas nuestros sentimientos”.

Sentirse bien con uno mismo es una de las claves para ser feliz.
Sentirse bien con uno mismo es una de las claves para ser feliz.

Luis explica que “en la vida no venimos con un manual. El manual nos lo van enseñando las personas que están cerca de nosotros y, casi siempre, te enseñan a que tengas miedos a los demás, que no emprendas cosas si no estás seguro, aunque para ti sería importante ser de otra manera”.

Hacer felices a los demás es clave para que seamos felices nosotros mismos.
Hacer felices a los demás es clave para que seamos felices nosotros mismos.

Por el contrario, “para que una persona que se sienta bien consigo mismo debe sentirse válido, independientemente de sus carencias, limitaciones y miedos. Hay que ser conscientes de nuestras limitaciones, pero nadie debe sentirse menos que nadie. Debemos sentirnos válidos y bien con nosotros mismos. Yo he aprendido mucho de las personas de los grupos con los que he trabajado. Sobre todo con la gente sencilla, que no han estudiado. Me han impresionado”.

Con todo, Luis Benítez nos recuerda que la felicidad son momentos, situaciones. Una persona puede ser más feliz en tanto aprovecha todo lo que le acontece. Y una de las bases para sentirse bien es la posibilidad de hacer felices a los demás”. Apuntado queda. Gracias Luis. Feliz Día Internacional de la Felicidad.

13 Comentarios

  1. Este SEÑOR es una gran PERSONA. A mi, aunque a él no se lo parezca, me ha ayudado muchísimo y doy fe de que se da en cuerpo y alma a los demás, desprende energía positiva y felicidad. Da gusto tener el placer de conocerlo, la pena es que no haya mucha gente como él, en este mundo que vivimos los sentimientos no se pueden ir expresando porque te dan por todos lados, pero él sabe sacar de tí lo mejor y canalizarte, de todo saca algo bueno. Yo le doy las GRACIAS de corazón por lo que me ha ayudado. Si lee esto se quedará sorprendido pero ya sabes Luis, yo me expreso mejor escribiendo…..

  2. El Día de la Felicidad debería llamarse “Día de los que tienen la suerte de tenerte cerca”. Aunque a veces valoremos más las cosas cuando las perdemos, te aseguro que tanto mis hermanas como yo somos conscientes de todo lo que nos has dado y querido y por eso te estaremos eternamente afradecidos.

    La diferencia la marca el qué hacemos para superar las adversidades que todos tenemos en la vida. La diferencia entre los felices y los infelices es la energía que irradian, y esa voluntad es el fruto de la lucha, de la pelea por ganar la batalla al desvanecimiento, al miedo, a la depresión. En definitiva, dejar de lado la tristeza.

    La felicidad es el camino que trazamos para ser, precisamente, felices. Y a tu lado conseguirlo es más sencillo.

    Te quiero mucho papá!!!

  3. Una gran persona, sin duda y un gran maestro de la vida. Personalmente he tenido la suerte de conocerle tanto a el como a una de sus hijas y ambos me han ayudado de una manera extraordinaria. Gracias a ambos por vuestro apoyo y tantas enseñanzas. Un gran saludo. ????

  4. Sus hijas estaban en Las Esclavas,su hija Alba estaba en la clase de mi hermana.Yo vivía en el Paseo Santa Fé con lo que lo veía a diario y SIEMPRE tenía una sonrisa en la cara.
    Me encantaba cruzarmelo porque siempre te saludaba con una sonrisa.

  5. Orgulloso de ser tú sobrino, siempre estás para los que te necesitamos. te queremos muchísimo, y por supuesto que te merece ser muy feliz, un beso tito.

  6. Querido Luis.

    Hace mucho tiempo que no coincidimos y al ver la entrevista me vienen recuerdos de cuando con frecuencia acudía a la Notaría y como era habitual había que esperar un buen rato. Siempre aparecías tú para atendernos y acercarte a nosotros con esa especial sensibilidad para comprender lo que ocurría tan sólo con una mirada o dos palabras….

    Me alegra saber que la felicidad te sonríe y te visita a menudo compartiéndola con tus hijos y tu pareja.

    Si Señor, todo un ejemplo a seguir.

    Felicidades Luis y Familia.

    Hasta pronto.

  7. Apreciado Luis,

    Ahora entiendo el porque cuando ivamos a la Notaria, para hacer cualquier gestión encontrábamos en ti esa amabilidad y sonrisa.

    Porque para ti la vida es maravillosa.

    Un fuerte abrazo.

  8. Que orgullo, que suerte y que gran satisfacción es tener un hermano como tu, si tuvieras que hacer una redacción de todas tus amistades, habría que transportar en camiones los cientos de miles de folios.
    Las dificultades para ti, las transformas en algo positivo, sacas lo mejor de cada uno, y nunca te das por vencido.
    Un gran abrazo y besos hermano.

  9. Tengo la gran suerte de conocer a Luis y de haber recibido parte de esas enormes cualidades humanas que tiene. Siempre dispuesto a escuchar y ayudar a quien se le acerca.
    Es un ejemplo a seguir en este mundo tan necesitado de personas como él.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here