La Fundación Juan Ramón Jiménez muestra las cajas que custodiaron los manuscritos de ‘Platero y yo’

0
217
Las cajas de Platero y yo, pieza del mes.
Las cajas de Platero y yo, pieza del mes.
Las cajas de Platero y yo, pieza del mes.

Redacción. Así pues, los elementos que en esta ocasión se han presentado como piezas del mes son las cajas donde Juan Ramón Jiménez archivó su universal obra Platero y yo  en los diferentes momentos de su proceso creativo.

Juan Ramón iniciaba habitualmente su producción literaria plasmando sus pensamientos a lápiz en papel tamaño cuartilla. Esos textos en la mayoría de las ocasiones el poeta los deja reposar y cuando pasa un tiempo vuelve a ellos para revivirlos y depurarlos. Era entonces cuando aparecía la figura de Zenobia que se encargaba de pasar el texto a máquina dejándolo preparado para una posible edición.

Sin embargo, con la publicación de la obra no termina este proceso creativo en Juan Ramón, sino que incluso después vuelve en repetidas ocasiones a esos textos con los que no se encuentra conforme del todo, y de alguna manera los revive, llegando incluso en ocasiones a recortar de la edición publicada aquello que quiere depurar.



Celebración del Año Platero.
Celebración del Año Platero.

El director de la Fundación del Nobel, Antonio Ramírez Almanza, al que acompañaban los concejales Pilar Rodríguez y José Antonio Rodríguez, explicó a los asistentes algunas características de este proceso creativo, destacando la importancia de las cajas que se muestran este mes como elementos indispensables para el poeta en la gestación y desarrollo de la edición de Platero.

Una de las cajas tiene incluso la etiqueta manuscrita y está reforzada, lo que lleva a los investigadores a suponer que en ella debió guardar Juan Ramón su primera versión.  La segunda de ellas tiene la etiqueta mecanografiada y podría haber albergado su segunda versión, y en otras dos cajas más en forma de libro, y en cuyas etiquetas manuscritas y pegadas en el ángulo superior izquierdo podemos leer: “Visto P y yo.  Borradores de obras”, .parece ser que el poeta guardaría sus últimos retoques, no en vano, Juan Ramón explicó su forma de clasificar su obra afirmando que  “Mis ideas las voy envolviendo en los fondos por donde paso, y así las dejo guardadas en cajas de vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here