Operarios de Giahsa trabajan para resolver a la mayor brevedad la avería en la red general que afecta a Moguer y Palos

Las condiciones meteorológicas y el terreno están dificultando las tareas para arreglar un problema en una tubería situada en la carretera entre Moguer y Mazagón y que ha dejado sin agua a la localidad onubense. Giahsa asegura que, si no hay complicaciones, esperan tener resuelta la avería en pocas horas.

Los operarios intentan arreglar el problema.
Los operarios intentan arreglar el problema.

HBN. Operarios de Giahsa están trabajando bajo condiciones meteorológicas adversas para arreglar una avería en la tubería general de abastecimiento de agua que ofrece este suministro a las localidades de Moguer, Beas y Palos de la Frontera.

Se trata de una compleja rotura, producida en la conducción desde la planta de potabilización del Subsistema del Tinto y que ha provocado la falta de suministro que desde primera hora de este domingo, 9 de febrero, afecta a toda la población moguereña y que ya ha comenzado también a ocasionar el desabastecimiento en los otros dos municipios.

La rotura es muy compleja, tanto por las características del suelo como por la intensa lluvia, que hace muy inestable el terreno. La reparación, que ha requerido incluso de la fabricación de estructuras y soportes específicos que sostengan la tubería una vez reparada, ya se está acoplando. Con todas las cautelas que la situación requiere, Giahsa estima que en unas pocas horas -siempre que no surjan nuevas complicaciones- podrá normalizarse la situación.

Los operarios se han visto obligados a cambiar la pieza completa.
Los operarios se han visto obligados a cambiar la pieza completa.

El problema se inició el sábado, cuando se soltó un codo de la tubería, a la altura de la carretera de Mazagón, situado sobre un talud junto a un regajo. Desde la detección del mismo, Giahsa comenzó la reparación, consistente en despejar la tierra, dejar la zona al descubierto y acoplar de nuevo la pieza. La empresa ha movilizado todos los medios técnicos y humanos necesarios para acometer la solución del problema de la forma más rápida y eficiente posible.

Por dos veces se realizó esta operación durante el sábado, pero en las dos ocasiones la tubería volvió a abrirse al poco de restablecerse el suministro, la última hacia las 4.00 de la madrugada del 9 de febrero. Ante esta situación, se determinó aplicar una solución más segura, que consiste en construir en taller una estructura metálica que pueda sostener la pieza reparada, anclándolo sobre el frágil terreno.




Desde primera hora de la mañana del domingo, una vez agotadas las reservas de sus depósitos, Moguer quedó sin suministro. Por el contrario, tanto Beas como Palos de la Frontera han podido contar con recursos durante la mayor parte del día, si bien desde las 21.00 horas carecen de abastecimiento.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.