Bmw

El Recreativo se abona a un sufrimiento innecesario para lograr una victoria a domicilio dos meses después

Los onubenses, con un hombre más desde el primer cuarto de hora, se colocaron 0-2 pero acabaron pidiendo la hora tras el gol del Hércules.

Los jugadores del Recre celebran el segundo gol, obra de Montoro. / Foto: José Navarro.
Los jugadores del Recre celebran el segundo gol, obra de Montoro. / Foto: José Navarro.

P. Gamero. Más de dos meses después el Recre, por fin, puede saborear un triunfo a domicilio. Desde el 1 de diciembre no ganaba lejos del Nuevo Colombino. Este domingo lo hizo en Alicante ante el Hércules (1-2),en un partido que estuvo marcado en su desarrollo por la expulsión de Escassi al cuarto de hora. Si en otras oportunidades el Decano acusó quedarse con un hombre menos, en esta ocasión se benefició de esa situación, aunque la relajación que se apoderó del equipo tras el 0-2, y que propició el tanto del Hércules, hicieron que la victoria fuera mucho más sufrida de lo que era menester.

Álvaro Antón pugna con Sissoko en un lance del partido. / Foto: www.herculesdealicantecf.net.
Álvaro Antón pugna con Sissoko en un lance del partido. / Foto: www.herculesdealicantecf.net.

Está claro que el partido cambió al cuarto de hora. De la misma forma, y casi en jugada idéntica a la que provocó que el Recre se quedara en inferioridad ante la UD Las Palmas, por expulsión de Cifu, fue en esta ocasión el Hércules quien vivió en sus propias carnes el rigor de un reglamento, no siempre bien aplicado por los colegiados. Escassi derribó a Álvaro Antón al borde del área cuando éste se había desmarcado y buscaba un balón que le podría haber dejado de cara ante Falcón. Unos árbitros lo dejan todo en una amarilla, González Fuertes y en su día Pérez Pallas resuelven el problema con la roja.

Montoro intenta hacerse con un balón en presencia de Sissoko. / Foto: José Navarro.
Montoro intenta hacerse con un balón en presencia de Sissoko. / Foto: José Navarro.

Todo de cara a partir de ese momento. La verdad es que Sergi había confeccionado un once menos conservador que en El Molinón, en el que figuraban una de las incorporaciones del mercado de invierno, Toño. Arana por Joselu y Álvaro Antón por el sancionado Dimas eran las otras caras nuevas. Curioso, pese a las buenas intenciones que emanaba del equipo de salida, fue el Hércules el que, como adelantó el propio técnico, se adueñó del cotarro en el inicio. Adelantó sus líneas, presionó la salida del balón del Recre y se lo apoderó. Suya fue la iniciativa, sin demasiado peligro, pero como declaración de intenciones ya valía.




Menosse trata de arrebatar la pelota a Eldin. / Foto: www.herculesdealicantecf.net.
Menosse trata de arrebatar la pelota a Eldin. / Foto: www.herculesdealicantecf.net.

Pero el partido iba a sufrir un giro inesperado. La mencionada acción de Escassi con Álvaro Antón acabó con el central alicantino en el vestuario. El Recre tenía por delante 75 minutos para imponer la lógica.

Tiró de paciencia, de abusar de la posesión, para buscarle las cosquillas a un Hércules que, antes de quedarse en inferioridad, ya había dejado patente porqué era el equipo más goleado, en una acción en la que el Recre combinó a su antojo, acabando todo con un centro de Arana y un remate franco de Linares de cabeza que se fue fuera. Claro que la oportunidad más clara la disfrutaron de manera escalonada Linares y Álvaro Antón. Era el minuto 20 y el Hércules aún digería la expulsión de Escassi. Juanma Ortiz cedió el balón a Falcón, pero Linares, más listo, se anticipó. Se quedó con poco ángulo y menos confianza para marcar, pero optó por levantar la cabeza y ceder a Álvaro Antón, que se recreó de tal manera con su disparo, que se equivocó de lado, haciendo posible que Peña, in extremis, debajo de los palos, sacara la pelota.




Al final del encuentro el Recre tuvo que emplearse a fondo en defensa. / Foto: José Navarro.
Al final del encuentro el Recre tuvo que emplearse a fondo en defensa. / Foto: José Navarro.

El Recre confundió paciencia con complacencia. Se dejó ir. Aplicó bien el manual de Sergi de tener la pelota, de buscar buecos, de tratar de desesperar al rival, con el riesgo añadido de que fueron los propios jugadores del Recre los que empezaron a dar síntomas de desesperación. El descanso llegó como agua de mayo.

El inicio del segundo tiempo no pudo ser mejor para el Recre. En un tris, o sea tres minutos -del 50 al 53- se colocó con un claro y contundente 0-2. Primero fue Morcillo quien, de cabeza, tras un excelente centro de Álvaro Antón, el abrió la lata; poco después, en plena descomposición herculana, el Recre hizo la jugada de los mil y un toques, que acabó Montoro con un disparo por bajo, que Falcón no atrapó. El partido era del Recre.

Pero fue el propio Recre quien se complicó la vida. Cuando todo apuntaba a goleada de escándalo -eso del goal average puede que no haya calado en los onubenses-, el equipo se empezó a dormir. No fue ni complacencia, pudo ser hasta algo de desidia, amparándose falsamente en ese dominio que ejercía sobre el terreno de juego, en ese claro marcador y en que el rival ni se lo creía.

Un jugador del Hércules sobre el césped, mientras Menosse parece hablar con el árbitro. / Foto: José Navarro.
Un jugador del Hércules sobre el césped, mientras Menosse parece hablar con el árbitro. / Foto: José Navarro.

Bastó un error, una desaplicación para que el mundo se le viniera encima al Recre. Un balón fácil al área que invitaba al despeje contundente de Menosse, cayó en los pies de Eldin quien, solo, la tocó con la punterita para meterle el miedo en el cuerpo a los recreativistas. El Hércules estaba otra vez metido en el partido.

El Recre se había ganado un sufrimiento innecesario. Y por eso Sergi movió el banquillo. Jonathan Valle, primero; luego Nong; y ya al final Zamora, trataron de darle otro rumbo al choque. Pudieron. Sobre todo el cántabro, que tuvo el tercero en sus botas al quedarse solo, solito, solo ante Falcón. La picó, la fotografía que quedó fue soberbia, pero el encuadre no fue el mejor, porque la pelota salió a un lado del portal alicantino. Quedaba aún un cuarto de hora de sufrimiento por delante, perfectamente evitable de haber marcado.

Antes del inicio del choque se tributó un homenaje al recientemente fallecido, Luis Aragonés. / Foto: www.herculesdealicantecf.net.
Antes del inicio del choque se tributó un homenaje al recientemente fallecido, Luis Aragonés. / Foto: www.herculesdealicantecf.net.

Con el Hércules con una defensa de tres, buscando el imposible y con muchos espacios, el Recre dio la sensación que no leyó de la manera adecuada esos últimos minutos. Lo que provocó continuos balones al área albiazul, bien resueltos por la zaga, eso sí, siempre al pairo de un rechace o un mal bote.

Pudo Nong, a tres minutos para el final, cerrar el partido, pero su remate se fue también fuera, aunque parte de culpa se le puede echar al defensa que tocó ligeramente la pelota e impidió un remate claro del camerunés.

No hubo más. Salvo el sinvivir de varios balones que llegaron al corazón del área recreativista, que menos mal, fueron solventados sin mayores consecuencias por Cabrero. La victoria tenía nombre y apellido: Recreativo de Huelva. Ya era hora.

HÉRCULES: Falcón; Juanma Ortiz; Pamarot (Assulin, 72′), Escassi, Peña; Ferreiro (Adrián Sardinero, 66′), Héctor Yuste, Sissoko, Eldin; Azkorra (Echaide, 18′), Portillo.

RECREATIVO: Cabrero; Cifu, Menosse, Morcillo, Toño; Jesús Vázquez, Jorge Larena (Jonathan Valle, 66′), Montoro; Arana (Zamora, 86′), Linares (Nong, 83′), Álvaro Antón.

Árbitro: González Fuertes (colegio asturiano). Expulsó con roja directa a Escassi (15′). Mostró la cartulina amarilla a Juanma Ortiz (92′), por el Hércules; y a Montoro (77′) y Jonathan Valle (93′), por el Recre.

Goles: 0-1 (50′) Morcillo remata de cabeza tras un centro de Álvaro Antón. 0-2 (53′) Montoro resuelve con un disparo por bajo, que no logra detener Falcón, una buena acción combinativa del Recre. 1-2 (64′) Eldin se aprovecha de una indecisión de la zaga recreativista.

Incidencias: Partido correspondiente a la 25ª jornada en Segunda División, disputado en el estadio José Rico Pérez de Alicante, al que asistieron unas 8.000 personas. Se guardó un minuto de silencio en memoria del que fuera seleccionador nacional, Luis Aragonés.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.