Cristina Rubiño pregonó con gran talento el Carnaval ayamontino

La joven dio un toque femenino al evento, en el que narró su vida carnavalera entre pasodoble y pasodoble interpretados, entre otros, por Pepe de la Punta y Manoli.

Un momento de la presentación del pregón.
Un momento de la presentación del pregón. / Foto: Javier Losa

Javier Losa / Ayamonte. Volvió a sonar de nuevo en el Teatro Cardenio de Ayamonte el pasodoble de Carnaval ayamontino de Manuel Feu, el sábado 8 de febrero por la noche, con motivo del pregón de Carnaval, pronunciado por Cristina Rubiño, que dio la talla en el escenario y un toque femenino a su intervención.

El presentador del evento, Iván Rubiño, periodista y primo de la pregonera, presentó a Cristina como una chica de familia muy carnavalera, que en todos los carnavales salía a la calle, ya fuera con alguna agrupación o en el pasacalle.

La pregonera comenzó su relato asegurando que “como mujer, me siento muy orgullosa de ser pregonera, ya que ha habido pocas mujeres que han dado el pregón y normalmente la vida de la mujer del carnaval es la de seguir los pasos de tu novio o marido, hacerle el vestuario, acompañarlo a los ensayos, estudiarse las letras con él..”.

Durante el pregón hubo varias actuaciones, como la de Pepe de la Punta.
Durante el pregón hubo varias actuaciones, como la de Pepe de la Punta. / Foto: Javier Losa

Rubiño hizo un recorrido por su vida carnavalera, que empezó siendo muy pequeña, cuando de bebé salía con su madre en las agrupaciones Pepe de la Punta o de Pedro Petaca, yendo ella en el carrito.

Ya cuando se hizo mayor, salía siempre en las cabalgatas con sus amigas y seguía de cerca a las agrupaciones de su época. Cuando tuvo que abandonar Ayamonte, y sobretodo su barriada de Punta de Moral, para comenzar sus estudios en la universidad, pudo cumplir uno de sus grandes sueños, pisar el Teatro Falla de Cádiz, “que nada tiene que envidiar al Teatro Cardenio” exclamo.




La pregonera del Carnaval de Ayamonte, Cristina Rubiño.
La pregonera del Carnaval de Ayamonte, Cristina Rubiño. / Foto: Javier Losa

En esos años, tuvo el orgullo de ser dama del Carnaval de 2004, haciendo realidad un deseo que tenía desde muy pequeña. En su memoria queda todo lo que vivió en esos meses: el vestuario, la convivencia con las demás damas, la cabalgata, el concurso de agrupaciones… “sólo las que han sido damas del carnaval saben de lo que estoy hablando, y esa experiencia es difícil de expresar”, comentó la joven.

Cuando terminó de estudiar su diplomatura, se fue a vivir a Valencia, donde ahora ejerce su profesión y tuvo que explicar a su novio lo que era un cuplé y un pasodoble “armándome de mucha paciencia”.

Entremedias del pregón hubo pasodobles cantados por Pepe de la Punta y Manoli, entre otros, dedicados al pueblo de Ayamonte.

“Lo he disfrutado mucho. Ha sido corto pero bonito, que es lo que pretendía, y también dándole un punto femenino al pregón”, expresó finalmente la pregonera.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.