Víctor Fernández participará en la Titan Desert, una de las carreras más duras del mundo, a fin de recaudar fondos para una asociación de enfermos renales de Huelva

Este enfermero onubense, que trabaja en el Centro de Diálisis de Minas de Riotinto, tomará partido en esta competición de seis días de duración, en los que recorrerá 700 kilómetros del Sáhara marroquí en condiciones extremas.

Víctor Fernández correrá en solidaridad con los enfermos renales.
Víctor Fernández correrá en solidaridad con los enfermos renales.

Ana Rodríguez. Víctor Fernández Gil es un onubense que va a participar el próximo mes de abril en la Titan Desert, una carrera ciclista por el Sáhara marroquí, una de las competiciones más duras del mundo, a la que hará frente por una buena causa, ayudar a la Asociación para la Lucha contra las Enfermedades Renales Alcer Onuba.

El próximo 27 de abril, Fernández partirá de la ciudad de Midelt, en la que comenzará esta gran aventura de seis días de duración, a lo largo de los cuales recorrerá 700 kilómetros por el desierto, soportando temperaturas de entre 45º de día y entre seis y ocho de noche. Además, este evento que congrega cada año a centenares de participantes (en esta edición ya llevan unos 400 y aún no se ha cerrado el periodo de inscripciones) tiene el inconveniente de que los ciclistas no saben hacia dónde tendrán que dirigir sus pedaladas, pues el recorrido de cada etapa se conoce al finalizar la anterior. Así, el punto al que llegarán los competidores el 2 de mayo es una incógnita, un factor que añade aún más dificultad -a la par que interés- al acontecimiento.

Víctor junto a un cartel de la titánica competición.
Víctor junto a un cartel de la titánica competición.

Conociendo la dureza de la Titan Desert es de admirar que este onubense, que no se dedica profesionalmente al cicilismo, haya decidido tomar partido en ella, máxime cuando su compromiso implica una causa solidaria. Y es que Víctor es enfermero, trabaja en el Centro de Diálisis de Minas de Riotinto (Diaverum), donde está en contacto a diario con personas que sufren enfermedades renales. “Me gusta mucho lo que hago, me llena y es un trabajo muy agradecido. Echas una mano a las personas, las tratas e intentas ayudarlas en todo lo posible, pero te quedas con la sensación de que podrías haber hecho algo más“, explica.




Ese amor que siente por el colectivo al que dedica sus jornadas laborales lo ha unido en este proyecto a su afición por la bicicleta y a sus ganas de ayudar a quienes verdaderamente lo necesitan. “Veía cómo otras personas corrían la Titan Desert y me decidí a hacerlo, pero quería que fuera por una causa solidaria. Entonces elaboré un proyectó y lo presenté en mi empresa para que me lo patrocinaran. Al principio tenía mis dudas, por la actual situación, pero al final me dijeron que sí, les encantó la idea y están corriendo 100% con los gastos de la carrera”, cuenta Fernández.

El onubense tendrá que soportar temperaturas extremas.
El onubense tendrá que soportar temperaturas extremas.

A Diaverum, el onubense ha sumado otros sponsors, como el de tres empresas onubenses relacionadas con el mundo de la bicicleta, que le han proporcionado el material que necesita para esta aventura. “Todos se han implicado mucho con esta iniciativa, con la que pretendo dar a conocer a Alcer Onuba, sus problemas, su falta de recursos, la importancia de la donación y, por supuesto, recaudar fondos a través de las actividades que vamos a organizar a raíz de la competición, como venta de merchandising, kilómetros solidarios, torneos de pádel, de golf, etc. Dinero que irá íntegramente para la Asociación”, explica el corredor.




Víctor entrena una media de 15 horas a la semana para disputar la carrera en Marruecos.
Víctor entrena una media de 15 horas a la semana para disputar la carrera en Marruecos.

Y es que el premio de la Titan Desert no es económico, sino la gratuidad de la inscripción para participar en la misma al año siguiente. En este sentido, Víctor asegura que su meta no es ganar la carrera, sino terminarla, vivir la experiencia y superar esta prueba de resistencia y supervivencia.

La afición de Fernández por este deporte que lo llevará al desierto del Sáhara en la próxima primavera, se gestó hace más de ocho años, cuando el enfermero se compró una bicicleta para pasear, disfrutar de la naturaleza y empezó a meterse en el ambiente de las rutas cicloturistas. “Es un mundo de gente sana que me ha acabado cautivando”, afirma.

Diaverum es la empresa para la que trabaja Víctor y su principal sponsor.
Diaverum es la empresa para la que trabaja Víctor y su principal sponsor.

Con el paso de los años, Víctor ha ido profundizando en este deporte, tomando partido en competiciones como Huelva Extrema, que le exigían una mayor preparación y disciplina. Ahora que afronta un reto mucho más duro, se está esforzando para llegar en perfectas condiciones físicas, entrenando una media de 15 horas a la semana con dos entrenadores profesionales del Club de Triatlón de Huelva, Mario Cerdán y Francisco Javier Gutiérrez. Según comenta el enfermero, “llevo unos seis meses trabajando con ellos y la preparación es muy completa porque incluye gimnasio, conducir la bici en carretera, montaña… el fin es coger fondo para aguantar hasta el final”.

Fernández en su lugar de trabajo.
Fernández en su lugar de trabajo.

Y es que durante seis días, Fernández no sólo se encontrará con dunas y arena, también con zonas pedregosas y de montaña -la carrera parte de la Cordillera del Atlas- además de con rectas infinitas, “algunas de hasta 40 kilómetros sin torcer el manillar”, asegura.

Una de las etapas más duras que tendrá que superar el onubense es la maratón, dos largas jornadas en las que no recibirá ayuda de ningún tipo, teniendo que llevar consigo todo lo necesario para sobrevivir, como agua, comida, un saco de dormir, ropa, etc.

La maratón será la etapa más dura.
La maratón será la etapa más dura.

Para hacer aún más complicada la competición, este año la organización ha decidido que en ciertos tramos el recorrido no estará señalizado, disponiendo los corredores de un GPS con el que tendrán que tratar de orientarse.

Con estas condiciones extremas, no es de extrañar que la Titan Desert esté catalogada como una de las carreras más duras del planeta, un auténtico duelo de titanes -el medio contra el hombre- al que este valiente onubense se enfrentará por una buena causa.




One Response to "Víctor Fernández participará en la Titan Desert, una de las carreras más duras del mundo, a fin de recaudar fondos para una asociación de enfermos renales de Huelva"

  1. diego millan   7 febrero 2014 at 2:40 am

    Mi, comentario:
    Que lo conozco un poco, sobrino de un gran amigo, y conocer a Victor a traves del su tio Rafael, ha sido y es un gran orgullo, conocer a este pedazo de persona, de ser humano, es gozar como un cochino en un charco en pleno verano, estar junto a este amigo, creo que la prueba por muy dura que sea, se le queda corta, comparandola con el, como persona y como ser humano, para saberlo como es, es tener la suerte de estar a su lado…

    ¨Desde aquí, le deseo que lo logre, primero por su noble causa y segundo por él, que se lo merece…

    un abrazo de Diego Millan….

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.