La mayor colección de muñecas antiguas de España se encuentra en Huelva

23
240
Teresa, con una de sus muñecas.
Teresa, con una de sus muñecas.
Teresa Martín, con una de sus muñecas.

Mari Paz Díaz. Teresa Martín adora las muñecas desde niña, cuando comenzó a jugar con ellas. Conoció todos los estilos de muñecas que había, desde las de trapo a las que lloraban con sus discos o andaban. Así transcurrió su infancia, como la de cualquier niña. Al menos fue así hasta que descubrió las muñecas antiguas.

Una de sus muñecas preferidas.
Una de sus muñecas preferidas.

Porque entonces cambió todo. A Teresa dejaron de interesarles las muñecas con las que jugaban sus amigas -que en aquella época sucedía especialmente con la ‘Nancy’. Ella reconoce que “nunca me atrajo aquella muñeca.  Recuerdo que, siendo muy niña, en alguna revista vi una foto de una señora mayor que enseñaba toda una habitación repleta de muñecas antiguas, todas muy bien colocadas en sus vitrinas. Eran muñecas gorditas, de caritas rechonchas de porcelana y largos batones con encajes. Me impresionaron aquellas fotos, que guardé en mis recuerdos. Y, con catorce años, subiendo las escaleras de unos grandes almacenes, vi una muñeca que me recordó aquella imagen de la revista. Era una muñeca enorme de porcelana, con vestido de terciopelo y hermosos encajes. Sabía que esa tenía que ser mi muñeca. Y así fue. Aquellos Reyes fueron más mágicos que nunca. Era una preciosa muñeca de la ya desaparecida fábrica de Ramón Inglés“.

Fue así como Teresa comenzó una colección que se ha convertido en la más numerosa de toda España. Porque, desde entonces, todos sus ahorros los dedicaba a comprar muñecas antiguas, mientras que “con un par de  pantalones y dos jerseys para todo el invierno  tenía más que de sobra”. Así fue durante todos sus años de estudio de Magisterio.

La cronología de las muñecas abarca desde el siglo XIX a los años 60 del XX.
La cronología de las muñecas abarca desde el siglo XIX a los años 60 del XX.

Hoy, la colección de muñecas de Teresa Martín está compuesta por 250 piezas, a las que hay que añadir otros juguetes, cunas y carritos, “que, como todas, he ido creando poco a poco y con mucho esfuerzo, dedicación y trabajo. Pero, al verlas, creo que ha merecido la pena”, nos comenta emocionada.

La colección de Teresa está conformada por 250 muñecas.
La colección de Teresa está conformada por 250 muñecas.

No vano, su colección abarca desde las primeras muñecas de madera y papel maché elaboradas a mediados del siglo XIX hasta las primeras de poliestireno españolas que se hicieron a comienzos de los 60, realizadas en todo tipo de materiales (madera, papel maché, cera, porcelana, celuloide, cerámica o cartón piedra hasta la llegada del plástico, donde concluye la colección). Entre las más especiales se encuentra una muñequita elaborada hacia 1900 por Karl Bergner, que gira, con tres caras diferentes, una pieza muy difícil de encontrar.




Postal de su colección de muñecas antiguas.
Postal de su colección de muñecas antiguas.

Con todo, su afición es conocida en todo el mundo, pues personas de todas las edades y nacionalidades suelen escribir a Teresa. Y es que el mundo del coleccionismo es muy particular y, al mismo tiempo, muy desconocido para los que no lo hayan visto desde dentro. En este aspecto, reconoce que “el tema de las muñecas antiguas es un apartado, a la vez que atractivo, desconocido para muchas personas. Y hay que conocerlo para saber valorarlo“.

El Museo de Muñecas Antiguas de Ayamonte será una realidad el próximo mes de abril de 2014.
El Museo de Muñecas Antiguas de Ayamonte será una realidad el próximo mes de abril de 2014.

Por este motivo, Teresa ha impulsado la creación de un museo que aglutine toda su colección y que pueda ser visitado, más allá de su página web (hhtp://www.teresamartin.org), donde suele compartir fotos y comentarios. De esta forma surgió la idea de poner en marcha el Museo de Muñecas Antiguas, que el próximo mes de abril de 2014 abrirá sus puertas en Ayamonte, “un proyecto con el que estoy muy ilusionada, porque así podré compartirlas con todas aquellas personas que quieran acercarse para verlas, de ahí que me gustaría agradecer el apoyo que he recibido de la gente que me quiere puesto que, sin ellos, nada de esto podría haberse hecho realidad”.

El museo estará en pleno centro de Ayamonte.
El museo estará en pleno centro de Ayamonte.

En concreto, el Museo de Muñecas de Ayamonte estará situado en una casa “que mi marido y yo adquirimos con mucho esfuerzo hace tres años en pleno casco histórico de Ayamonte. En tiempos pasados fue la portería del desaparecido colegio de la Merced, frente al Convento de La Merced, en la calle San Pedro nº 6, por lo que pensamos que es un lugar idóneo para albergar toda mi colección, con varias salas expositoras, al tiempo que haremos un recorrido por la historia de las muñecas desde sus orígenes hasta nuestros días. Creo que veré cumplido un sueño”.

Muñeca restaurada por Teresa.
Muñeca restaurada por Teresa.

Y mientras da forma a este ambicioso proyecto, esta coleccionista continúa manteniendo otra de sus prácticas habituales, como es conservación y restauración de muñecas antiguas. “Un día, al entrar en mi cuarto, vi cómo a una de mis muñecas se le habían caído los ojos. Desesperada, le despegué  la peluca, le quité el casquete de cartón bajo ella y le reparé el sistema. No era fácil, pero así aprendí a restaurarlas”, nos explica.

desde 2008, es miembro de la Asociación de Doctores de Muñecas (DDA).
Es miembro de la Asociación de Doctores de Muñecas (DDA), una entidad de Estados Unidos.

En la actualidad, Teresa Martín es toda una experta restaurando muñecas, porque ha ido formándose y mejorando su técnica siguiendo las indicaciones de docentes de Alemania e Inglaterra. Un proceso que no fue nada fácil, porque toda la bibliografía existente sobre el tema está en otros idiomas, ninguna en español. Todo ello junto a muchas horas de trabajo.

Su colección es conocida en todo el mundo.
Su colección es conocida en todo el mundo.

Tanto es así que, desde 2008, es miembro de la Asociación de Doctores de Muñecas (DDA), una entidad establecida en Estados Unidos, donde existe una gran tradición en este campo.

Por este motivo, no es extraño que hoy en día restaure muñequitas venidas de cualquier zona de España e incluso de Hispanoamérica.

Una práctica cuanto menos curiosa que permite que muchos amantes del coleccionismo de todo el mundo y, en concreto, de las muñecas antiguas, miren a Huelva. Una afición que pronto tendrá un lugar de paso obligado en Ayamonte en su museo.