Escolares de Huelva y Portugal mantienen un encuentro en Paymogo y Encinasola para conocer de cerca el medio natural

0
452
Encinasola y Paymogo han sido los escenarios onubenses en los que se han desarrollado la actividad.
Escolares onubenses y lusos durante las actividades realizadas en la Sierra de Huelva.
Escolares onubenses y lusos durante las actividades realizadas en la Sierra de Huelva.

Redacción. Más de 200 escolares onubenses y lusos han participado en las actividades de dinamización desarrolladas esta semana en las localidades de Encinasola y Paymogo, en el marco del proyecto de cooperación transfronteriza UADITurS Turismo Sostenible en el Bajo Guadiana, una apuesta de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio para fomentar el conocimiento de la naturaleza y su protección como punto de encuentro e instrumento de convivencia e intercambio cultural entre escolares de España y Portugal.

Los escolares atendiendo a las explicaciones de los monitores.
Los escolares atendiendo a la proyección de un vídeo.

Los niños de uno y otro lado de la frontera que separa a la provincia de Huelva del país vecino han tenido la oportunidad de estrechar lazos a través del disfrute de los paisajes y de la flora y la fauna compartidos. Los valores ambientales del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, la inmersión en los rasgos de animales emblemáticos de la Península Ibérica como el buitre negro y en el Aula de la Naturaleza Caseta de las Flores de Encinasola o un itinerario desde ésta hasta la localidad lusa de Barrancos (Fuente das Bicas) han compuesto la primera parte del programa.

Encinasola y Paymogo han sido los escenarios onubenses en los que se han desarrollado la actividad.
Encinasola y Paymogo han sido los escenarios onubenses en los que se han desarrollado la actividad.

El segundo capítulo ha tenido lugar en Paymogo, donde alumnos de Primaria de la localidad andevaleña y del municipio portugués de Vila Nova de San Bento se han adentrado en el área del fronterizo Molino de La Laguna. Allí, después de visitar la Iglesia-Castillo de Santa María Magdalena de Paymogo y de recibir nociones sobre las relaciones históricas entre los habitantes de los dos pueblos vecinos, los menores han procedido a una plantación de árboles como símbolo de fraternidad.

La delegada territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Josefa González Bayo, ha puesto a los niños como ejemplo la sabiduría de la naturaleza, que “no distingue fronteras”. Ése es el mensaje que la delegada ha trasladado a los pequeños, a quienes ha invitado a que ayuden a preservar el medio ambiente y a que trasladen su conciencia ambiental a todos cuanto les rodean, “para que quienes vengan después de nosotros también puedan disfrutar de esta belleza natural que compartimos, como tantas otras cosas, España y Portugal”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here