La fotógrafa María Lara desvela los rostros de los ‘Invisibles’ en una exposición en la Casa Grande de Ayamonte

19
131
María Lara expone sus fotografías en la Casa Grande de Ayamonte.
María Lara expone sus fotografías en la Casa Grande de Ayamonte.

Mari Paz Díaz. La fotografía es un arte que nos pueden transmitir muchas emociones. Ahora, la joven fotógrafa María Lara Márquez nos presenta una nueva propuesta fotográfica que bajo el título de ‘Invisibles’ promete no dejar indiferente a nadie. La muestra se inaugura el viernes 8 de noviembre a partir de las 20.00 horas en la Sala de las Tinajas de la Casa Grande de Ayamonte. Y estará abierta al público hasta el 11 de diciembre.

Se trata de su primera exposición pública, una ocasión que hemos querido aprovechar para conocer a la autora de las fotografías en esta entrevista.



María Lara estudió Trabajo Social en la Universidad de Huelva, aunque siempre se sintió atraída por la fotografía. Asegura que “la influencia familiar fue determinante para que descubriera otra manera de mirar al mundo. Algunos de mis familiares se dedicaron a esto profesionalmente, así que nací y crecí rodeada de cámaras fotográficas, líquidos de revelado y algún que otro pincel  desgastado por el paso del tiempo. Mi abuela pintaba bodegones y paisajes con una habilidad pasmosa y yo intentaba imitarla haciendo trazos sobre un papel. Jamás logré acercarme a su estilo, así que abandoné cualquier intento y comencé a interesarme por la fotografía social”, nos explica la joven, que encontró en su tío Carlos Márquez, un bohemio que viajaba con mucha frecuencia retratando la miseria de la calle, a su mejor profesor.

Invitación para la inauguración de 'Invisibles'.
Invitación para la inauguración de ‘Invisibles’.

Sin embargo, no se decidió a experimentar como fotógrafa hasta que tras un viaje a Turquía no dudó en invertir parte de sus ahorros en una cámara digital. En este sentido, lo tuvo claro: “Mi gran inspiración es la fotografía social. En ella encuentro detalles y sensaciones que me estimulan el alma y los sentidos”. Por este motivo, parte de su trayectoria fotográfica la ha desarrollado en América Latina, en países como México, República Dominicana, Jamaica o Cuba, donde ha tenido la oportunidad de ver una realidad social llamativa, tomando siempre escenas cotidianas de esos lugares.



De todo ello nos habla María Lara en esta entrevista, donde nos invita a que no perdamos la oportunidad de conocer su trabajo en la Casa Grande de Ayamonte, entre el 8 de noviembre y el 11 de diciembre.

-¿En qué estás trabajando en estos momentos?
Estoy tratando de profesionalizarme en el mundo de la fotografía, aunque soy consciente de la dificultad que eso conlleva. Hay grandes fotógrafos, gente con una calidad técnica extraordinaria y con una visión del mundo que conmueve y estimula, pero esto es un deseo, una intención y siento que ‘Invisibles’ es sólo el comienzo. Hace apenas dos semanas lancé mi web site (www.mlaramarquez.com) y empiezo a promocionarme a través de las redes sociales. Por el momento, me han salido algunos trabajos fotográficos y quiero que esta exposición llegue a otras galerías.
Además de la fotografía social realizo otro tipo de reportajes, como se puede ver en mi web. También acostumbro a participar en concursos fotográficos y hasta la fecha he obtenido algunos premios interesantes. De hecho, formé parte de una exposición colectiva en la ‘Truman Brewery’ de Londres como clasificada.



Una de las fotografías recogidas en 'Invisibles', realizada por María en República Dominicana.
Una de las fotografías recogidas en ‘Invisibles’, realizada por María en República Dominicana.

-Hablemos de ‘Invisibles’. ¿Cómo es esta exposición?
‘Invisibles’ recoge una pequeña muestra de la realidad latinoamericana. En la muestra puede contemplarse la dureza de un sistema que se olvida de los oprimidos. Son los rostros de la marginación, de la desidia, de la pobreza, pero también de la ilusión y la esperanza. Es esa otra realidad, la realidad de los nadies, descrita por Eduardo Galeano en su poema.

-¿Por qué  el nombre de ‘Invisibles’?
-Vivimos en una sociedad de consumo, atrapados siempre por la individualidad  de cada uno. Rara vez nos paramos a observar la realidad del otro pensando que ésta nos queda lejos y ese pensamiento injusto perpetúa la realidad del desfavorecido. Por ello, ‘Invisibles’ es un homenaje a todos esos héroes anónimos que se agolpan en las calles de cualquier rincón del mundo. Personas devoradas por la desigualdad, por la pobreza, por la miseria, olvidadas y estigmatizadas por su falta de recursos, para que algún día dejen de ser invisibles.

-¿Cómo y por qué surgió tu interés por las imágenes de temática social?
-Mi inquietud por la temática social está estrechamente vinculada a mi profesión y, por supuesto, a la influencia familiar recibida. Mi visión de esta realidad es la de alguien que ha convivido y compartido con el oprimido. Hace años trabajé como voluntaria en un proyecto educativo en el Estado de Guerrero (México). Aquella experiencia marcó mi existencia y fue un punto de inflexión en mi carrera profesional y en la manera de mirar al mundo. Desde entonces observo la realidad con conciencia, intentando ayudar  al otro en la medida de mis posibilidades. ‘Invisibles’ es sólo una pequeña muestra.

-¿Dónde has realizado las fotografías que expondrás en Ayamonte?
La mayoría de las imágenes fue tomada en América del Sur, en México, Cuba, República Dominicana, Jamaica… El continente latinoamericano me resulta absolutamente inspirador. Cruzar al otro lado del charco me desconecta de esta realidad y me acerca a la del otro.  Cada viaje, cada país, es una experiencia completamente distinta.
Hace dos años visité Jamaica, apenas pude fotografiar la realidad de este país con fuerte influencia anglosajona. Cada captura supuso un cierto riesgo, así que me limité a observar desde el otro lado de la cámara. Esta dificultad no es algo común en el continente latinoamericano, donde la gente se muestra muy accesible, pero me dio una visión muy diferente del resto de los países visitados.

María es una persona inquieta que trabaja en varias propuestas.
María es una persona inquieta que trabaja en varias propuestas.

-¿Tienes algún otro proyecto?
-Soy una persona inquieta, con muchas ambiciones y con ganas de hacer cosas. Hace un año inicié un proyecto fotográfico sobre la mujer actual, pero por cuestiones laborales tuve que abandonarlo temporalmente. De hecho, la fotografía que encabeza mi página web es parte de ese proyecto, que por ahora tendrá que esperar.
Si bien es cierto que me gustaría experimentar con la fotografía de bodas. El concepto de reportaje ha cambiado mucho. Hay que olvidar aquellas fotografías en las que se exigía a los futuros esposos que fueran casi modelos. Ahora todo es más natural, más espontáneo y menos artificial.  Por suerte, la fotografía de bodas está menos encorsetada, basta con echar un vistazo a la red para comprobar que hay gente muy creativa.

-Por tanto, ¿estás abierta a otras propuestas?
Estoy dispuesta a seguir experimentando y, por supuesto, a seguir aprendiendo. Hay algunas propuestas interesantes que no descarto, pero, por ahora, sigo promocionándome a través de las redes sociales. La presencia en estas es fundamental. El usuario de a pie dedica horas a navegar por internet, así que es la mejor manera de publicitarme y de dar a conocer mi trabajo.

-Para terminar, ¿invitamos a la gente a que se pase por la exposición?
‘Invisibles’ no es solo fotografía, es realidad, es crudeza, pero también es ilusión, es deseo, son ganas de seguir sonriendo cuando la vida no te acompaña. Es un ejemplo de vida, de resiliencia, de lucha cotidiana, de hombres y mujeres maltratados y vapuleados por un sistema que los ignora y los excluye con toda la crudeza del mundo. Por eso hemos de conocer  la realidad que se da al otro lado del charco, para que cada uno de nosotros haga conciencia y promovamos un mundo más justo y menos desigual.
Os invito a reconocer en la sonrisa de un niño, en la arruga de un anciano o en la mirada de un hombre esa otra realidad, la del Tercer Mundo.

Para terminar, me gustaría agradecer al Ayuntamiento de Ayamonte la confianza que depositó en mí. Además, he de hacer una mención muy especial a mi amiga Nieves Verdugo, ilusionada con este proyecto desde el minuto uno ¡Gracias por contagiarme con tus ganas! Por último, y no por ello menos importante, quiero dar las gracias a Rosario Márquez, mi amiga, mi compañera, mi soporte y mi razón de ser.