De la tumba del hombre que nunca existió a los que fueron escenario de cine: patrimonio y peculiaridades de los cementerios de Huelva

7
153
La historia atrae a muchos turistas al Cementerio de La Soledad de Huelva.
Una historia que sigue generando mucho interés.
Las flores llenan de colorido los cementerios de Huelva estos días.
Las flores llenan de colorido los cementerios de Huelva estos días.

Mari Paz Díaz. Los primeros días del mes de noviembre nos invitan a visitar los cementerios para recordar y honrar a nuestros seres queridos que ya no están con nosotros. Visitas que, en muchas ocasiones, revelan la riqueza patrimonial y determinadas peculiaridades de los cementerios de la provincia de Huelva. Por este motivo, hemos querido repasar algunas de las historias que los convierten en lugares únicos.

Tumba de William Martin en el Cementerio de La Soledad de Huelva.
Tumba de William Martin en el Cementerio de La Soledad de Huelva.

En este sentido, si existe una curiosidad conocida es la historia de William Martin ‘El hombre que nunca existió‘. Su tumba se encuentra situada en el Cementerio de La Soledad de Huelva, una tumba donde siempre hay  flores gracias a Isabel Naylor, que precisamente este año recibirá la Medalla de Oro de la Provincia, otorgada por la Diputación Provincial de Huelva, un reconocimiento que le llega después de que haya sido condecorada por el gobierno inglés.



Y es que en la tumba de William Martin nunca han faltado las flores. Era todo un enigma en Huelva hasta que en el año 2002 se reveló que las colocaba Isabel Naylor, hija de un trabajador inglés de la Compañía Minera de Riotinto, que siguió la tradición que su padre inició cuando ella tenía 14 años.

Isabel Naylor, con Diego Lopa. / Foto: Archivo Diego Lopa.
Isabel Naylor, con Diego Lopa. / Foto: Archivo Diego Lopa.

Situada en la tumba número 14 del sector ‘San Marcos’ del Cementerio de Ntra. Sra. de La Soledad de Huelva, la identidad de William Martin ha generado tanto interés a lo largo de la historia que existen decenas de artículos y libros relatando la trayectoria de este personaje protagonista del espionaje inglés durante la Segunda Guerra Mundial. Tanto que su tumba se incluye en algunas guías turísticas de Huelva, que la recomiendan como lugar de paso obligado para cualquier persona que se acerque a la capital.



Carnet de William Martin. / Foto: personajesenigmaticosdelahistoria.blogspot.com.
Carnet de William Martin. / Foto: personajesenigmaticosdelahistoria.blogspot.com.

Hay que recordar que William Martin fue un oficial inglés muerto ahogado en 1943, que protagonizó la operación denominada ‘Carne Picada’. Se trató de un montaje realizado en la Segunda Guerra Mundial para engañar a los alemanes y hacerles creer que los Aliados desembarcarían en Cerdeña, aunque realmente lo hicieron en Sicilia. Los servicios secretos ingleses arrojaron el cadáver al mar para que llegara a Punta Umbría. Se inventaron su identidad y unos documentos secretos falsos.

El cadáver fue encontrado por unos pescadores en El Portil. Los alemanes fueron víctimas de la trampa porque registraron el cadáver y se creyeron la historia. Después de la guerra, al salir a la luz la correspondencia entre Hitler y Doenitz, se descubrió que el engaño había funcionado a la perfección.



La visita a la tumba de William Martin aparece en muchas guías turísticas de Huelva.
La visita a la tumba de William Martin aparece en muchas guías turísticas de Huelva.

Sin embargo, parece ser que William Martin no vivió realmente y que en su tumba se encuentra enterrado un vagabundo galés que no está muy claro si murió de un suicidio o por una neumonía, de ahí que se le conozca como ‘El hombre que nunca existió’. En su lápida puede leerse: “William Martin. Nacido el 25 de marzo de 1907 y muerto el 24 de abril de 1943. Hijo adorado de John Glydwyr Martin y de la difunta Antonia Martin de Cartiff. Walles. Dulce et decorum est pro patria mori. RIP”.

Cartel de la película 'La Niña de Luto'.
Cartel de la película ‘La Niña de Luto’.

Pero La Soledad no es el único cementerio onubense que ha dado lugar a libros o películas. Por ejemplo, el Cementerio de Moguer fue el escenario de parte del rodaje de la cinta ‘La niña de luto’ (1964), de Manuel Summer, protagonizada por Alfredo Landa y nominada a la Palma de Oro en el Festival de Cannes.

El rodaje de ‘La Niña de Luto’ tuvo varias localizaciones en la provincia de Huelva, principalmente en La Palma del Condado, pero también se rodaron varias escenas en el Cementerio de Moguer, algo significativo teniendo en cuenta la temática de la película.

Un grupo de niños y jóvenes, ante la tumba de Juan Ramón en el Cementerio de Moguer. / Foto: jrj.
Un grupo de niños y jóvenes, ante la tumba de Juan Ramón en el Cementerio de Moguer. / Foto: jrj.

Además, el cementerio moguereño es especialmente llamativo por albergar la tumba de Zenobia y Juan Ramón Jiménez. Por este motivo, cada año, se celebra un acto homenaje en el mes de mayo recordando el aniversario del fallecimiento del Nobel de Literatura, un evento que suelen protagonizar los niños y jóvenes moguereños con una ofrenda de flores blancas y amarillas, las preferidas del poeta, sobre la lápida. No en vano, la visita a la tumba de Juan Ramón suele ser habitual en las muchas excursiones que llegan cada día a la localidad natal del poeta para conocer la vida del escritor.

Cementerio Municipal de Cartaya.
Cementerio Municipal de Cartaya.
Cementerio de Aroche. / Foto: IAPH.
Cementerio de Aroche. / Foto: IAPH.

Por otra parte, si miramos los cementerios onubenses desde un punto de vista patrimonial podemos quedarnos con los campos santos recogidos en el Sistema de Información del Patrimonio Histórico de Andalucía.

En este sistema se encuentran registrados cementerios como los de Cartaya, el cementerio del Santísimo Cristo de la Sangre en Gibraleón, el de Isla Cristina, Lepe, San Juan del Puerto o el mismo de La Soledad de Huelva.

Cementerio de San Sebastián en Villanueva de las Cruces.
Cementerio de San Sebastián en Villanueva de las Cruces. / Foto: IAPH.

También en el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico también se recogen imágenes de otros cementerios característicos de la provincia de Huelva, como sucede por ejemplo con el de ‘San Sebastián’, en Villanueva de las Cruces, o el de Aroche.

Restos de enterramientos en el Cabezo de la Joya de Huelva. / Foto: huelva.es (Ayuntamiento de Huelva).
Restos de enterramientos en el Cabezo de la Joya de Huelva. / Foto: huelva.es (Ayuntamiento de Huelva).

Y es que Huelva ha contado a lo largo de la historia con construcciones funerarias relevantes. Así sucedió desde la Edad del Bronce, época de la que datan los túmulos de los Cabezos de La Joya, La Esperanza y Santa Marta en Huelva, sin olvidar las cistas de la Edad del Bronce en Ayamonte.

Muy llamativas son también la necrópolis de Punta Umbría y el mausoleo romano de Punta del Moral, en Ayamonte.

Momento del nombramiento de la fosa común de Nerva como lugar de Memoria Histórica.
Momento del nombramiento de la fosa común de Nerva como lugar de Memoria Histórica.

Por último, en el ámbito de la Memoria Histórica, la provincia de Huelva ha sido noticia porque la fosa común del cementerio de Nerva fue declarado Lugar de la Memoria Histórica, siendo el primer espacio de la provincia onubense que recibe dicha distinción.

Nota: La foto de este reportaje que aparece en portada pertenece al reportaje dedicado por la BBC a la historia de William Martin.

7 Comentarios

  1. Artículos muchos, libros que yo conozca, el del padre de la idea E.Montagut, José María Segovia, Jesús R. Copeiro, Ben Macintyre y el último, por el momento, del que soy autor.

    • Existe un libro que novelaba la historia de Willian Martin, con el título “La hora de aquel corazón” y escrito por Sir Duff Cooper. El ejemplar que yo tengo está editado en castellano por Ediciones Destino, en 1953. Fue traducido al castellano por Rafael Vázquez-Zamora. Su título original era “Opertion Heartbreak”.
      Saludos

  2. Hay otro libro importante dedicado a la Operación Mincemeat: “DEATHLY DECEPTION:the real story of
    operation mincemeat”, de DENIS SMYTH, profesor de historia en Toronto. El libro fue publicado por Oxford University Press en el 2010. En la línea de Mcintyre, pero para mi gusto menos novelado y más científico. Por cierto… imposible encontrarlo en español.

  3. No olvidemos que algunas escenas de la película de “El hombre que nunca existió” se rodaron también en el cementerio de La Soledad, en agosto de 1955. Un film protagonizado por Clifton Webb, que llegó al aeropuerto de Sevilla, se alojó en el hotel Victoria, en Huelva y regresó al día siguiente. Su paso por nuestra ciudad fue como un meteorito. Un saludo cordial a todos los forofos de William Martin.

  4. yO PERSONALMENTE EN LA REALIDAD OBSERVE CUANDO EL CADAVER DE wILLIAM mARTIN ERA SACADO DEL AGUA Y POSTERIORMENTE LLEVADO AL CUARTEL DE LA GUARDIA CIVIL DE CORRALEStENGO LA PELI Y LA VEO DE VEZ EN CUANDO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here