Naim, la faceta más solidaria del párroco José García Muñoz

8
185
José García Muñoz.
José García Muñoz.
José García Muñoz.
José García Muñoz.

Mari Paz Díaz. El repentino fallecimiento del párroco de Almonte y capellán del Santuario de El Rocío, José García Muñoz, ha dejado una profunda huella en la localidad almonteña y en los rocieros, puesto que era natural de este municipio y, desde 2006, se encontraba al frente de la Parroquia de Almonte, siendo director espiritual de la Hermandad Matriz de Ntra. Sra. del Rocío y rector del Santuario de la Blanca Paloma.

García Muñoz, ante la Virgen del Rocío. / Foto: Hdad. Matriz Almonte.
García Muñoz, ante la Virgen del Rocío. / Foto: Hdad. Matriz Almonte.

Durante estos años ha ejercido una importante labor pastoral junto a su vicario parroquial, Francisco Real, que se ha visto intensificada en este último año con los actos del Año Jubilar Mariano y la celebración del Bicentenario del Rocío Chico.



Pero García Muñoz también ha dejado su estela en Punta Umbría, donde fue párroco  durante 27 años. Por este motivo, este jueves 29 de agosto, se ha organizado una misa por su alma en la Iglesia del Carmen puntaumbrieña a partir de las 22.00 horas.

En Punta Umbría, además, desarrolló una tremenda actividad solidaria. El ejemplo más claro lo encontramos en el centro Naim destinado a la rehabilitación de jóvenes con problemas de drogodependencia. Sí, Pepe García será siempre recordado por su labor al frente de la Asociación Naim, creada junto al actual párroco de Punta Umbría, Francisco Echevarría.



Francisco Echevarría nos recuerda la figura de José García Muñoz.
Francisco Echevarría nos recuerda la figura de José García Muñoz.

Naim nació 1.991 para dar respuesta a la problemática de la adicción a las drogas, tanto en Punta Umbría, como en otras poblaciones de la provincia.

Tal y como recuerda el propio Francisco Echevarría, “la puesta en marcha de Naim surge a inicios de los años noventa. Entonces, yo estaba de cura en La Hispanidad y Pepe, en Punta Umbría. Eran los tiempos en los que la heroína se había convertido en un grave problema social, por lo que  los dos nos animamos a intentar ayudar a la gente para darle una solución a esta lacra”. De esta forma, “buscamos un lugar en el que los drogodependientes pudieran pasar el síndrome de abstinencia antes de marcharse a Málaga, a Proyecto Hombre, que todavía no tenía sede en Huelva”.



Imagen de la sede de Naim.
Imagen de la sede de Naim.

De esta forma nació Naim. Y lo hizo en la misma Iglesia de Punta Umbría, donde estaba Pepe García como párroco. Era el único lugar que encontraron en aquel momento. Sin embargo, pronto necesitaron más espacio. La solución llegó a través de unas instalaciones situadas en El Rincón, en Aljaraque, donde sigue estando la sede Naim.

“En aquella nueva sede, la gente pasaba entre quince y veinte días. Pero nos dimos cuenta que era necesario más tiempo, de ahí que ideáramos un programa que fuera mucho más allá. Yo hice un Master en Drogodependencia y Salud y comenzamos a trabajar. Fue así cómo, a medida que avanzábamos, vimos que había la posibilidad de ampliar nuestra ayuda. Así pusimos en marcha un proceso que duraba tres meses y, después, seis y, luego, un año”, explica Echevarría. Es decir, la asistencia de la entidad fue creciendo de forma progresiva, casi sin darse cuenta. Hasta llegar a la actualidad. Tanto que, desde que se fundara hasta hoy, por el centro han pasado más de 1.500 chicos, unos 80-90 al año.

Paco Echevarría conversa con unos jóvenes en el centro Naim.
La labor de Naim ha ido creciendo desde su puesta en marcha en 1991.

García Muñoz y Echevarría se conocían desde el Seminario, pero estrecharon sus lazos cuando a Pepe, al terminar, lo destinaron a Almonte, donde se encontraba Paco Echevarría. “Fue una época donde hicimos mucha amistad. Y así continuamos a lo largo de toda la vida, porque luego a él lo mandaron a Punta Umbría y yo siempre estuve muy relacionado con esta localidad, después de que mi familia se comprara una casa allí”.

José García Muñoz, en las fiestas del Carmen de Punta Umbría.
José García Muñoz, en las fiestas del Carmen de Punta Umbría.

Los dos han gestionado el centro Naim de forma conjunta desde su creación. Mientras que García Muñoz se encargaba de la búsqueda de recursos económicos y de las admisiones, Echevarría se centraba en la parte terapéutica. Así fue hasta hace siete años, cuando a José García Muñoz lo destinaron al Rocío y Paco Echevarría quedaba en solitario como director Naim.

La canoa ha llevado a la imagen los últimos tres años.
García Muñoz estuvo muy vinculado a la Virgen del Carmen de Punta Umbría.

El propio Echevarría asegura que “para Pepe su labor aquí ha sido muy gratificante, además de que siempre ha estado dispuesto a trabajar, buscando los recursos económicos necesarios, ya que nunca hemos admitido subvenciones”.  Un hecho que demuestra que la labor de García Muñoz fue mucho más allá de su tarea pastoral en Punta Umbría y en su pueblo natal, en Almonte.

García Muñoz ha participado activamente en los actos con motivo del Bicentenario del Rocío.
García Muñoz ha participado activamente en los actos con motivo del Bicentenario del Rocío.

Por eso, para terminar, nos quedamos con las palabras de Echevarría, que lo define como un “un hombre entregado de pleno al Reino de Dios. Durante los 27 años en los que estuvo en Punta Umbría fue la persona que le dio la altura pastoral que tiene esta localidad en la actualidad. La gente lo quería mucho. Se nota el aprecio que los puntaumbrieños le tenían. Trabajó mucho el acompañamiento de las personas, fue un hombre trabajador, generoso, un hombre que vivió mucho su dimensión de pastor, también en la parte social y solidaria”.

Imagen de las instalaciones de Naim.
Imagen de las instalaciones de Naim.

Y así lo demostró en Naim, donde su dedicación fue continua, sin pedir nada a cambio. Estamos seguros que muchas de las personas a las que ayudó a lo largo de estos años nunca lo olvidarán. De ahí, en nombre de todos ellos, surge nuestro pequeño recuerdo para la persona de José García Muñoz, fallecido el pasado 22 de agosto. Descanse en paz.