Más de 100 niños saharauis se despiden de sus familias de acogida tras disfrutar de dos meses de vacaciones en Huelva

0
101
Estos niños vuelven a su país tras haber pasado dos meses de vacaciones en nuestra provincia.
Estos niños vuelven a su país tras haber pasado dos meses de vacaciones en nuestra provincia.
Estos niños vuelven a su país tras haber pasado dos meses de vacaciones en nuestra provincia.
Estos niños vuelven a su país tras haber pasado dos meses de vacaciones en nuestra provincia.

Redacción. Las familias onubenses de acogida han despedido a los niños saharauis que han pasado junto a ellas los dos meses del verano en la provincia de Huelva gracias al programa ‘Vacaciones en Paz’.

Este año han sido 110 los pequeños que han participado en el programa acogidos por familias de un total de 38 municipios onubenses, sin que haya que lamentar ningún accidente entre los niños.



De esta forma, de nuevo ha vuelto a quedar patente la solidaridad y la generosidad que demuestran cada verano las familias onubenses que participan en este programa. Así lo han destacado tanto la diputada territorial de la Cuenca Minera, Susana Rivas como el presidente de la Federación Onubense de Asociaciones de Amigos del Pueblo Saharaui, Luis Cruz, quienes han subrayado que, a pesar de ser un año con una coyuntura económica difícil, las familias onubenses “vuelven a ser un ejemplo de solidaridad con la acogida de estos pequeños durante el verano y que, sin ellas, sería inviable este programa”.

Este verano han sido 110 los niños saharauis que han disfrutado de las vacaciones en Huelva.
Este verano han sido 110 los niños saharauis que han disfrutado de las vacaciones en Huelva.

Durante la despedida de los pequeños con sus familias de acogida ha dejado instantes muy emotivos, superados por la satisfacción de estas personas que han logrado mantener alejados a estos niños de las altísimas temperaturas que se alcanzan en el desierto durante el verano, que rondan los 50º. Su estancia en nuestra provincia les permite además disfrutar del ocio y del tiempo libre, como corresponde a cualquier niño de estas edades, entre siete y doce años.



Otro de los principales objetivos del programa es que los niños a su llegada se sometan a un exhaustivo reconocimiento médico gracias a un convenio con el Servicio Andaluz de Salud. En el caso de que presenten cualquier problema de salud se les da el tratamiento necesario, siendo una causa para que puedan permanecer en la provincia una vez finalizado el programa.

A ello se suma que en las familias de acogida reciben una alimentación adecuada, lo que en algunos casos permite compensar, por ejemplo, las carencias de calcio o hierro que puedan presentar algunos de los pequeños.