Bmw

El Cementerio Británico de Huelva

Emilio Romero explica en este artículo cómo con la presencia de las compañías mineras extranjeras en Huelva a partir de las últimas décadas del siglo XIX, se ve incrementada la colonia de ingleses y alemanes en la provincia, lo que fue un acicate más para que los anglicanos y presbiterianos buscaran un lugar digno en el que descansar y celebrar sus rituales acordes a su fe.

Zona del Cementerio Británico de Huelva.
Zona del Cementerio Británico de Huelva.

Emilio Romero. Con la presencia de las compañías mineras extranjeras a partir de las últimas décadas del siglo XIX, se ve incrementada la colonia de ingleses y alemanes en nuestra provincia, por lo que esto fue un acicate más para los anglicanos y presbiterianos en buscar una solución a tener un lugar digno en que descansar y celebrar sus rituales acordes a su fe. Es por ello que se instauran los cementerios de Tharsis, Bella Vista (Riotinto) y Huelva, así como alguna capilla como la de Bella Vista en Riotinto perfectamente conservada al día de hoy.

En Huelva, la colonia inglesa realiza al Ayuntamiento de la capital una primera solicitud de construcción de un cementerio junto al católico de San Sebastián en 1868, por mediación de vicecónsul inglés Eduardo Díaz. Esta petición estuvo basada y argumentada en el aumento de súbditos ingleses en nuestra ciudad, pero fue desestimada por las autoridades municipales alegando utilizar dichos terrenos para la ampliación del cementerio de San Sebastián.

Con la apertura de las Minas de Riotinto por la Rio Tinto Company Limited, la colonia inglesa en Huelva se ve incrementada.
Con la apertura de las Minas de Riotinto por la Rio Tinto Company Limited, la colonia inglesa en Huelva se ve incrementada.

No obstante, el vicecónsul inglés no ceja en su empeño y cursa nueva solicitud en marzo de 1874 (según consta en el expediente incoado de Cementerio Inglés en 1874 en el Archivo Municipal de Huelva), esta vez con instancia a comprar dicho terreno para la construcción del tan ansiado y demandado cementerio. Para ello, el Ayuntamiento solicita un plano de demarcación del terreno a ocupar, el cual se presenta y, que en virtud al examen posterior por parte de las autoridades municipales, éstas dictan una serie de requisitos que Eduardo Díaz estimó que no se deberían dar, puesto que ya con anterioridad se había donado dicho terreno de palabra sin documento de cesión.




En estos tiras y aflojas, el Ayuntamiento insta a que en un plazo estimado se debería pronunciar en la aceptación o no en cuanto a esa serie de requisitos, por lo que el Vicecónsul, a tenor de las necesidades que imperaban acepta las condiciones que se le imponían para la compra de dichos terrenos.

Una vez más, aún ya cumplido los primeros requisitos, aparece otro nuevo requerimiento en 1874 y era el de la modificación de los planos presentados, donde se debería recoger, en base a una orden del Ministerio de la Gobernación de 1872 y, que afectaba a la construcción de cementerios y que se construyesen junto a los cementerios católicos, que deberían tener una puerta de acceso distinta a la del católico. Este fue otro inconveniente que llevó al Vicecónsul a elevar una nueva propuesta de modificación del plano en función de las dificultades de acceso que tenía el lugar propuesto por el Ayuntamiento. De nuevo es rechazada dicha propuesta en abril de 1875.




Al final se construyó anexo al cementerio católico, ocupando una superficie de 3.650 m2, con entrada independiente al católico.
Al final se construyó anexo al cementerio católico, ocupando una superficie de 3.650 m2, con entrada independiente al católico.

Con la apertura de las Minas de Riotinto por la Rio Tinto Company Limited, la colonia inglesa en Huelva se ve incrementada con aquellos que hacían las labores de embarque, así como otros súbditos alemanes que llegaron a nuestra provincia, montaron negocios en nuestra ciudad (pesquerías, industrias de abonos, etc.) e incluso compraron terrenos para asentarse casi de una manera definitiva. Por tanto, es posible que debido a esta gran presencia y a las insistencias de parte del Staff de la RTCL residentes en la capital hacia las autoridades municipales, contribuyera a una resolución definitiva de la cuestión del cementerio, que se puede deducir a partir de la aprobación del plano presentado y que dio lugar al comienzo de las obras en noviembre de 1875.

Es así como el cementerio inglés de Huelva puedo construirse de acuerdo a la normativa legal existente, pero a los pocos años, debido a la expansión de la ciudad se plantea el traslado de ambos (cementerio católico e inglés) debido a la ya cercanía de dichos cementerios al centro de la ciudad y a las nuevas construcciones en sus alrededores. Comienza por tanto un nuevo periplo en donde se tenía que trasladar a la ubicación existente hoy día junto al actual cementerio de La soledad, pero antes se debería resolver el tema de la permuta de terrenos (según consta en documentos del Archivo Municipal de Huelva), por lo que en enero de 1932 se acuerda dicha permuta, consistente en la valoración de los terrenos ocupados hasta la fecha y los que ocuparía junto al nuevo de La Soledad. Se debería clausurar el viejo (junto con el de San Sebastián) y realizar el traslado de los restos a la nueva ubicación bajo ciertas condiciones que puso el Ayuntamiento, donde destacaban que sería el propio consulado el que debería efectuar la limpieza y el mantenimiento del nuevo, así como otro punto (el cual nunca se llegó a cumplir) consistente en que en el cementerio británico se destinaría exclusivamente al enterramiento de súbditos ingleses.

cementerio3
La colonia inglesa y alemana en Huelva se ha visto mermada en número.

Al final se construyó anexo al cementerio católico, ocupando una superficie de 3.650 m2, con entrada independiente al católico y bajo la custodia y administración del Consulado Británico, el cual intentó transferirlo al Ayuntamiento de Huelva en 1998 (cosa que no dio lugar) y es cuando, por reducción de los consulados (en este caso el Consulado Británico en Sevilla) es transferido a la Iglesia Española Reformada Episcopal que ostenta hoy día todas las competencias, transferencia recogida en su día en un documento donde, entre otras cosas, resaltaba que se debería hacer cargo de la preservación y conservación del mismo, comprometiéndose para siempre en mantener la identidad británica de dicho cementerio.

El deterioro y abandono de dicho cementerio a la fecha es palpable y, ni con la idea que se tuvo en su momento de formar una especie de sociedad entre las distintas colonias inglesas, alemana y francesa para llevar a cabo una cierta recaudación para su mantenimiento, ni con la persistencia llevada a cabo por Pedro Weickert e Isabel Naylor ante la Iglesia Española Reformada Episcopal han dado los resultados esperados para su adecentamiento.

Hay que tener en cuenta que la colonia inglesa y alemana en Huelva se ha visto mermada en número y que esto no debería ser un problema para que dicha Iglesia acometiese lo que en su día se recogió en documento de transferencia, ya que al fin y al cabo siguen siendo personas humanas las que se encuentran en dicho cementerio, independientemente de sus ritos y creencias, es para muchos un símbolo de la historia moderna de Huelva, que al igual que el cementerio católico, se merece estar igual y que pueda ser visitado decentemente por familiares lejanos a los que se encuentran allí enterrados o, incluso más, poder ser un elemento integrante para el turismo, el turismo de la huella inglesa en Huelva.

El ayuntamiento pedáneo de Tharsis se ha hecho cargo sin problemas por parte de la compañía y otros, del cementerio de igual índole ubicado en Tharsis; recientemente el ayuntamiento de Riotinto se ha hecho con la propiedad del cementerio británico de Bella Vista, el cual comenzará su rehabilitación en otoño próximo, es el de Huelva el único de los tres cementerios británicos existente en la provincia el que no se va a poder restaurar y adecentar?.

Puestos en contacto con la Concejalía correspondiente del Ayuntamiento de Huelva, no existe ningún inconveniente por parte del mismo en asumir el mantenimiento y adecentamiento del mismo, siempre y cuando dicho cementerio revierta en propiedad al Ayuntamiento y es aquí donde insto a ambas instituciones e incluso a los grupos, familias y demás personas sensibilizados con el tema a que se ponga buena voluntad en ello para así ver pronto y en todo sus resplandor (como el cementerio católico) el llamado Cementerio Inglés de Huelva. Llegado el caso, sería interesante que se pusieran en claro normas y demás derechos administrativos para no llegar a una situación tal y como ocurrió en sus comienzos.

¿No sería interesante que dicho cementerio tuviese un acceso por el interior del católico (cerrando el acceso actual exterior), por lo que estaría más reguarnecido y sería otro punto de interés turístico para aquellos que visitan la tumba de William Martin y Sundheim, encontrar al lado el acceso a las tumbas de personajes ingleses como parte de la familia MacKay, Roediger, Kaesmacher, etc?., no obstante esto sería una parte secundaria, ya que la principal desde mi punto de vista es la rehabilitación de este espacio y su adecentamiento. Al igual que en el cementerio católico se encuentra personalidades onubenses ilustres, en el cementerio inglés se encuentran otros tan ilustres que participaron en el resurgir de la provincia gracias a su aportación en la industrialización y crecimiento de nuestra ciudad, como ocurrió en otras provincias como Málaga, Bilbao, etc.

Llegado el momento (porque todos tenemos nuestro momento) los últimos súbditos ingleses y alemanes anglicanos les gustaría descansar en dicho cementerio, pero ¿en las condiciones en que está?, por favor…, un poco de sensibilidad hacia estas personas, porque al fin y al cabo son personas.

Para profundizar más sobre el tema, se recomienda la obra reciente de Consuelo Domínguez Domínguez (2013): “In Loving Memory”: Una mirada a nuestro pasado minero: Los cementerios británicos de Huelva.




13 Responses to "El Cementerio Británico de Huelva"

  1. Enrique Nielsen   23 julio 2013 at 3:34 pm

    Enhorabuena Emilio¡¡¡ Estupendo artículo.

    Responder
    • Emilio Manuel Romero Macias   23 julio 2013 at 5:21 pm

      Gracias Enrique, para otoño comenzamos con el de Riotinto, supongo que te alegrará la noticia.

      Responder
  2. juan martin garcia   23 julio 2013 at 6:03 pm

    Emilio acelera lo que puedas, por que los terroristas del patrimonio, dejan algo que mostrar y la han tomado con él, gracias por el articulo

    Responder
  3. Manuel   23 julio 2013 at 9:03 pm

    un articulo genial e ineteresante como todo lo que leido de usted, felicidades y no deje de publicar

    Responder
  4. Pedro Real Valdés   23 julio 2013 at 10:17 pm

    !Ojala, Emilio¡ y esa buena voluntad que os anima no decaiga y sea secundada por quienes, desde sus puestos de autoridad, secunden vuestros propósitos.
    El “legado inglés”, restaurado en lo posible, será beneficioso para la Cuenca.
    Tu llamada a conservar la historia, expresada en “Loving Memory” es aleccionadora.

    Responder
  5. FERNANDO BARRANCO MOLINA   24 julio 2013 at 8:23 am

    ENHORABUENA EMILIO, POR TU BONITO, INTERESANTE Y DOCUMENTADO ARTICULO. ES LAMENTABLE EL ESTADO ACTUAL DE ESTE LUGAR. SIRVAN TUS LETRAS PARA QUE DE UNA VEZ POR TODAS SE ADECENTE Y SE DIGNIFIQUE EL CEMENTERIO INGLES DE HUELVA. GRACIAS COMO AMIGO Y COMO ONUBENSE. UN FUERTE ABRAZO, Fernando

    Responder
  6. Ramón Fdez. Beviá   24 julio 2013 at 11:09 am

    Enhorabuena, Emilio. Un crack, como siempre 🙂

    Responder
  7. Rafael Cortés García   25 julio 2013 at 2:09 am

    Muy bien, Emilio, hay que estar siempre insistiendo para lo que se abandona y sea entonces recuperado y mantenido.

    Responder
  8. FERNANDO VÁZQUEZ   28 julio 2013 at 11:36 pm

    Gracias por regalarnos este artículo. Un abrazo.

    Responder
  9. R.LLANES   30 julio 2013 at 8:41 pm

    Gracias, Emilio; tú y yo sabemos de lo mucho que hemos perdido del patrimonio, sin remedio, sin posibilidad de recuperar. Deseo que se acabe este sistema de depredación que daña el alma del tiempo.

    Responder
  10. María Antonia Peña   24 septiembre 2013 at 9:32 am

    Enhorabuena, Emilio. Ojalá tu artículo y el libro de Consuelo Domínguez sirvan para aumentar en los lectores y gestores la sensibilidad hacia el rico patrimonio de la provincia de Huelva.

    Responder
  11. Pedro G. Díaz Bellido   16 abril 2015 at 2:42 pm

    Reconociendo tu labor de investigación, espero me saques de una duda, porque, en mis viajes desde la Sierra, he visto, en la bajada de Tharsis, lo que se conoce como cementerio de los ingleses. Hoy acabo de escuchar que se ha firmado un convenio entre el Ayuntamiento de Huelva y la Autoridad Anglicana con referencia al cementerio de los ingleses en Huelva. ¿Está en el Cementerio de La Soledad? Me parece concluir que sí, pero no estoy seguro.

    Responder
  12. Rafael   28 diciembre 2015 at 4:10 pm

    Afortunadamente contamos con personas como tú que, poniendo de relieve el valor de nuestro patrimonio, remueven conciencias en pro de su conservación. Ahora la pelota está en el tejado de las partes implicadas, léase Administración (y yo iría más allá del ámbito local), Iglesia Española Reformada Episcopal y familiares. Enhorabuena Emilio, como siempre, tanto por el excelente artículo como por la actitud reivindicativa que nos enseñas cada vez.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.