El pescador Juan Cazorla García recibe el homenaje al marinero de Punta Umbría por una vida dedicada al mar

0
59
Juan Cazorla, junto a su familia.
Juan Cazorla, junto a su familia.
Juan Cazorla, junto a su familia.
Juan Cazorla, junto a su familia.

Redacción. Juan Cazorla García fue el protagonista anoche del Homenaje al Marinero, el tradicional acto de honor al pescador local de mayor edad que el pueblo de Punta Umbría, a través de la Hermandad de Nuestra Señora del Carmen y con la colaboración del Consistorio y la Cofradía de Pescadores ‘Santo Cristo del Mar’, suele repetir cada año con motivo de las fiestas patronales de la Virgen del Carmen.

Numerosos vecinos y transeúntes se concentraron en la céntrica plaza 26 de Abril para arropar a Juan Cazorla García “quien ha dedicado toda su vida al mar”, como destacó el alcalde de Punta Umbría, Gonzalo Rodríguez Nevado. Entre el público gran parte de su amplia familia “compuesta en la actualidad por cinco hijos, diez nietos, tres bisnietos y uno más en camino”, a los que también felicitó el primer edil.



El alcalde de Punta Umbría, Gonzalo Rodríguez Nevado, entrega el homenaje a Juan Cazorla.
El alcalde de Punta Umbría, Gonzalo Rodríguez Nevado, entrega el homenaje a Juan Cazorla.

El homenaje fue conducido por su nieta Maica Pérez Cazorla, y contó con la presencia del alcalde de Punta Umbría, Gonzalo Rodríguez Nevado, así como del presidente de la Hermandad, Manuel Ferrera, y el patrón mayor de la Cofradía, Ángel Mendoza, entre otras autoridades. Todos ellos entregaron un detalle recordatorio al homenajeado, como una Caracola, una carabela y una imagen de la virgen del Carmen.

El Coro Brisa Marinera actuó en el acto.
El Coro Brisa Marinera actuó en el acto.

Juan Cazorla García, de 86 años, nació en Isla Cristina el 21 de octubre de 1926. Hijo de Francisco y Micaela, fue el séptimo de ocho hermanos. Con 14 años consiguió ‘el folio’ para salir a la mar y se enroló en un principio en pequeños barcos de vela de Isla Cristina. Un año más tarde se traslada a la almadraba, lo que le obliga a trabajar seis meses en Marruecos y otros seis en España.



Se casó con Josefa Fernández Díaz con la que tuvo cinco hijos. En 1968 se trasladan a vivir a Punta Umbría donde trabajó enrolado en distintas embarcaciones. A los 61 años se jubila, aunque no abandona sus vínculos con la mar, ya que continúa haciendo trabajos de redero, entre otras labores.