La presidenta del Colegio de Graduados Sociales de Huelva recibe la Cruz de 2º Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort

2
4
Foto de familia tras la celebración del acto.
Foto de familia tras la celebración del acto.
Imposición de la Cruz de San Raimundo de Peñafort a Dolores Bejarano.
Imposición de la Cruz de San Raimundo de Peñafort a Dolores Bejarano.

Ana Rodríguez. La presidenta del Colegio Oficial de Graduados Sociales de Huelva, Dolores Bejarano Díaz, recibió el pasado viernes, 3 de mayo, la Cruz Distinguida de 2ª Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort, una distinción que se otorga para premiar los servicios prestados y la contribución al desarrollo y perfeccionamiento del Derecho y la Jurisprudencia, siendo en el caso concreto de Bejarano, “en atención a los méritos y circunstancias que concurren” en su persona.

La presidenta del Colegio onubense está “sumamente satisfecha y orgullosa porque este reconocimiento supone que he debido de hacer algo bueno para la profesión y para mis compañeros y eso me llena de satisfacción, alegría y emoción”. Bejarano se convierte así en la primera mujer Graduado Social en España que obtiene esta distinción, además de la única persona en Huelva en su ámbito profesional que la posee.

La presidenta fue propuesta para recibir la Cruz por el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Graduados Sociales de España, Javier San Martín, siendo éste quien la llamó para comunicarle que, el pasado 6 de diciembre, habían resuelto concedérsela. Cabe recordar que la Cruz de San Raimundo de Peñafort sólo se concede, salvo contadas excepciones, dos veces al año: el 6 de diciembre, Día de la Constitución, y el 24 de junio, onomástica de Su Majestad El Rey.

Bejarano es la primera mujer graduado social en obtener la distinción.
Bejarano es la primera mujer graduado social en obtener la distinción.

El 3 de mayo, día elegido por la homenajeada por su especial significación para ella, tuvo lugar el acto de imposición de la Cruz en el salón de plenos del Palacio de Justicia de Sevilla. Estuvo presidido por el presidente de la Sala de lo Social del TSJA, Antonio Reinoso; el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Graduados Sociales de España, Javier San Martín; el presidente del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Graduados Sociales, José Esteban Sánchez; el presidente de la Audiencia Provincial de Sevilla, Manuel Damián Álvarez y el decano de los Juzgados de Sevilla, Francisco José Guerrero.

Fue Antonio Reinoso quien abrió el acto solicitando a los padrinos de la distinguida, la magistrada de la Sala de lo Social del TSJA, Ana María Orellana, y el presidente del Colegio Oficial de Graduados Sociales de Sevilla, Rafael Hidalgo, que fueran a buscar a ésta para que accediera a la sala. Tras entrar y saludar a la mesa presidencial, Bejarano tomó asiento y escuchó las palabras de bienvenida que Javier San Martín brindó a los presentes, además de realizar una breve introducción del acto.




Posteriormente, la secretaria del Colegio Oficial de Graduados Sociales de Huelva, Isabel Gómez, dio lectura a la Orden Ministerial de la Concesión de la Condecoración a Dolores Bejarano Díaz, para pasar más tarde a la Laudatio o elogio que corrió a cargo del vicetesorero del Consejo General de Colegios Oficiales de Graduados Sociales de España y vicepresidente del Colegio Oficial de Graduados Sociales de Sevilla, José Ramón Barrera.

El acto estuvo presidido, entre otros, por el presidente de la Sala de lo Social del TSJA, Antonio Reinoso.
El acto estuvo presidido, entre otros, por el presidente de la Sala de lo Social del TSJA, Antonio Reinoso.

“Me emocioné muchísimo con la Laudeatio, primero por la persona que la pronunciaba y, segundo, porque José Ramón supo plasmar perfectamente lo que soy en mi vida diaria, una persona sencilla, trabajadora, a la que no le gustan los grandes aspavientos, y lo hizo con un símil relacionado con el mar porque sabe que me encanta la navegación”, recuerda Dolores Bejarano.

Fue entonces el momento más importante del acto, cuando la homenajeada se acercó a la Mesa Presidencial y fue condecorada por Javier San Martín y Antonio Reinoso y Reino con Cruz Distinguida de 2ª Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort. En su discurso posterior, Bejarano quiso hacer extensivo su reconocimiento a todos sus compañeros onubenses, a la junta directiva del Colegio de Huelva, a sus colegas de Sevilla “estando hermanados ambos Colegios desde 2007”. También habló en su disertación de la Justicia y “de lo que nos falta por conseguir, como la asistencia gratuita o la firma de recursos de tasación”.

La presidenta, ya más relajada, ha vuelto a su trabajo cotidiano, estando ahora inmersa en un importante proyecto, el de poner en marcha una oficina de asistencia gratuita al ciudadano en materia socio-laboral.

Foto de familia tras la celebración del acto.
Foto de familia tras la celebración del acto.

Biografía. Dolores Díaz Bejarano es licenciada en Historia por la Universidad de Sevilla y Diplomada en Graduado Social. También posee el título de Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales en las especialidades de Ergonomía y Psicología Aplicada, Seguridad en el Trabajo e Higiene Industrial.

Ha realizado numerosos cursos, jornadas y seminarios y asistido a congresos para perfeccionar y ampliar sus conocimientos en las anteriores materias.

Asimismo, también ha impartido jornadas y cursos en el Colegio Oficial de Graduados Sociales de Huelva desde 2007 hasta 2011 sobre los aspectos prácticos y administrativos en el seno de las relaciones laborales, la contratación laboral, la inscripción y afiliación a la Seguridad Social y sobre cómo organizarse para preparar un juicio.

De 1987 a 1989 trabajó en el despacho profesional del Graduado Social José María Pérez Bermejo, fundando, a partir de septiembre de 1989 su propio despacho.

Dolores Díaz también ha sido merecedora de otras distinciones como la Medalla de Bronce al Mérito Profesional de los Colegios Oficiales de Graduados Sociales de Sevilla (2001) y Huelva (2002) y las Medallas de Plata al Mérito Profesional de los Colegios Oficiales de Graduados Sociales de Sevilla (2011), Huelva (2012) y Cádiz (2012).

Además de presidenta del Colegio Oficial de Graduados Sociales de Huelva desde 2006, Díaz es también presidenta del Consejo Andaluz de Colegio Oficiales de Graduados Sociales desde 2008, vocal nato del Consejo General de Colegios Oficiales de Graduados Sociales de España y vicetesorera del la Fundación Justicia Social desde su creación.

Imagen de una Cruz idéntica a la recibida por Dolores Bejarano.
Imagen de una Cruz idéntica a la recibida por Dolores Bejarano.

Historia y creación de las distinciones. San Raimundo de Peñafort es el patrono de los juristas y de la ciudad de Barcelona. Originario de familia noble, se cree que nació alrededor de los años 1175 ó 1185 en el caserío feudal de Peñafort, en la comarca del Penedés (Barcelona). A los 20 años ya era profesor de filosofía y a los 30 se doctoró en la Universidad italiana de  Bolonia, donde perfeccionó sus estudios en Derecho Civil y Canónico.

A los 37 años ingresó en la Orden de los Dominicos, llegando a ser tercer Maestro General de la Orden de Predicadores en 1238. San Raimundo de Peñafort fue confesor de reyes y papas, además de un cronista insigne. Murió en Barcelona en 1275 y es el primer santo canonizado en la actual Basílica vaticana por Clemente VIII en 1601.

En 1944, se publicó el Decreto de 23 de enero de ese mismo año por el que se creaba la Cruz de San Raimundo de Peñafort para premiar el mérito a la Justicia y recompensar hechos distinguidos o servicios relevantes, de carácter civil, en el campo del Derecho.

La Cancillería de la Orden de San Raimundo de Peñafort, dependiente de la Subsecretaría de Justicia a través de la División de Derechos de Gracia y Otros Derechos, es la que tramita el proceso de concesión de las insignias, las cuales corresponden a los distintos grados de esta Orden. Encontramos así que pueden concederse cinco cruces distintas: Gran Cruz, Cruz de Honor, Cruz Distinguida de 1ª Clase, Cruz Distinguida de 2ª Clase y Cruz Sencilla; y tres medallas: Medalla de Oro del Mérito a la Justicia, Medalla de Plata del Mérito a la Justicia y Medalla de Bronce del Mérito a la Justicia.

2 Comentarios

  1. Enhorabuena. Tiene que ser un orgullo para los onubenses que su gente sea reconocida, también fuera de Huelva. Felicidades

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here