La Casa Museo Zenobia-Juan Ramón Jiménez de Moguer conmemora su 55º Aniversario

0
140
La Casa Museo de Zenobia y Juan Ramón está de aniversario.
La Casa Museo de Zenobia y Juan Ramón de Moguer.
La Casa Museo de Zenobia y Juan Ramón está de aniversario.
La Casa Museo de Zenobia y Juan Ramón está de aniversario.

Mari Paz Díaz. La Casa Museo Zenobia-Juan Ramón Jiménez de Moguer está de celebración, ya que este año 2013 se conmemora el 55º Aniversario de su creación después de que fuera inaugurada en octubre de 1958.

Con este motivo, la Fundación Zenobia-Juan Ramón Jiménez de Moguer está trabajando en una programación especial para conmemorar esta fecha tan especial para este edificio, que se ha convertido en uno de los lugares más visitados de la provincia de Huelva.



En este aspecto, la figura de Juan Gorostidi tendrá un protagonismo especial en esta programación, puesto que según adelanta el director de la Fundación juanramoniana, Antonio Ramírez Almanza, “creemos que se le debía dar un lugar adecuado por ser la persona que impulsó y que hizo posible la conservación y puesta en valor de este espacio”.

Y es que Juan Gorostidi fue uno de los impulsores de este proyecto, en el que también colaboró directamente Zenobia y el propio Juan Ramón Jiménez, que envió libros, muebles y numerosos objetos personales para la dotación del museo.



Juan Ramón Jiménez vivió en esta casa hasta los veinte años.
Juan Ramón Jiménez vivió en esta casa hasta los veinte años.

Otra de las actividades que se están diseñando para celebrar este 55º aniversario es una exposición fotográfica sobre el Moguer de los años cincuenta, la localidad en la que se gestó y se puso en marcha la casa museo. Una muestra que dará paso, además a la conmemoración en 2014 del libro Platero yo, otra efemérides muy destacada que tendrá un protagonismo especial por ser el libro más conocido el Nobel de Literatura.

El centro recibe miles de visitas cada año.
El centro recibe miles de visitas cada año.

Para Antonio Ramírez Almanza, “con la programación de estas efemérides, la localidad moguereña puede fomentar claramente el número de visitantes, apostando por un turismo cultural y literario de calidad. Y Moguer es pionero en ese aspecto”.



No en vano, la Casa-Museo Zenobia y Juan Ramón Jiménez es un referente cuando se habla de turismo cultural en la provincia de Huelva. Su visita es obligada para los visitantes que llegan a Huelva, especialmente si están interesados en conocer la forma de ver la vida del autor de Platero y yo. Además, en este centro se encuentra la biblioteca y hemeroteca personal del poeta, con 3.700 volúmenes y 7.500 revistas en inglés, alemán, francés y español, además de mobiliario y enseres personales y una importante colección de pinturas que pertenecieron a Juan Ramón.

Antonio Ramírez Almanza, director de la Fundación Zenobia-Juan Ramón Jiménez. / Foto: geocities.ws.
Antonio Ramírez Almanza, director de la Fundación Zenobia-Juan Ramón Jiménez. / Foto: geocities.ws

A pesar de ello, Almanza reconoce que el número de visitas recibidas en la Casa Museo descendieron el pasado año 2012, aunque se alcanzó la presencia de 16.000 personas en este emblemático lugar. En general, el visitante que se acerca últimamente a la Casa Museo tiene un perfil diferente, ya que se nota una supremacía del turismo familiar, de personas que se acercan con sus hijos a conocer la casa donde vivió Juan Ramón Jiménez.

Un lugar de referencia para la cultura en Huelva.  La Casa Museo Zenobia y Juan Ramón se encuentra situada en la calle Juan Ramón Jiménez, número 10 de Moguer. Se trata de un edificio del siglo XVIII, que en 2004 fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por la Junta de Andalucía.

Juan Ramón Jiménez se trasladó a ella en 1883 a la edad de dos años. En ella vivió hasta los veinte años, momento en el que murió su padre. Buena parte de su producción literaria se centra en este ámbito familiar.

El edificio es del siglo XVIII.
El edificio es del siglo XVIII.

Esta casa permaneció cerrada entre 2001 y 2007 con motivo de un proyecto de restauración que devolvió al edificio su estado original, dotándolo de todas las instalaciones necesarias para que el legado documental, artístico y personal del Nobel y de su esposa fuera expuesto.

La vivienda consta de dos pisos, azotea, patio y corral. Su fachada principal es de arquitectura andaluza con predominio de elementos barrocos tardíos, destacando en su interior el patio central cubierto con una montera de cristales de colores.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here