El ganador del Premio Nadal 2013, el escritor Sergio Vila-Sanjuán, visita Huelva «como un enano a hombros de gigantes»

0
447
El escritor y periodista Sergio Vila-Sanjuán, ganador del Premio Nadal 2013. / Foto: Josep María Llobet.
El escritor y periodista Sergio Vila-Sanjuán, ganador del Premio Nadal 2013. / Foto: Josep María Llobet.
Comparte esta noticia
El escritor y periodista Sergio Vila-Sanjuán, ganador del Premio Nadal 2013. / Foto: Josep María Llobet.
El escritor y periodista Sergio Vila-Sanjuán, ganador del Premio Nadal 2013. / Foto: Josep María Llobet.

Mari Paz Díaz. El Centro Andaluz de las Letras (CAL) trae a Huelva este miércoles al ganador del Premio Nadal 2013, el escritor y periodista Sergio Vila-Sanjuán, que presenta la novela ganadora, Estaba en el aire, en un acto que tiene lugar en la Biblioteca Provincial de Huelva a partir de las 20.00 horas.

Después de su primera novela, Una heredera de Barcelona, el periodista de La Vanguardia nos propone una historia que se acerca a la forma de hacer periodismo en la década de los sesenta, una etapa de cambios en la sociedad española, que despertaba entonces de los años duros de la dictadura y se iniciaba en el consumismo.

Con este argumento, Estaba en el aire se presenta en Huelva capital tan sólo unos días después de ver la luz, ya que salió publicada el pasado 12 de febrero.

-Sergio Vila-San Juan acude a Huelva para presentar su novela Estaba en el aire, ganadora del Premio Nadal 2013. ¿Qué nos puede adelantar de su libro?
-Es una historia de búsqueda personal, periodismo e intrigas empresariales ambientada a principios de los años 60 y que tiene como hilo conductor un programa de radio que existió realmente llamado Rinomicina le busca.

-¿Por qué eligió un programa de radio de los años sesenta como hilo conductor de la novela?
-Yo tenía referencias muy directas sobre este programa porque mi padre, que era publicitario, trabajó en él. Rinomicina le busca buscaba personas desaparecidas, muchas de ellas como consecuencia de hechos vividos durante la guerra civil. Y eso me permitía poner en contacto un momento de modernidad y desarrollo, como son los años 1960-1961, con la las sombras de la gran tragedia española, que distaban mucho de haber desaparecido en esa época.

-Entonces, la sociedad española estaba avanzado mucho, pero todavía estaba latente de forma clara la Guerra Civil…
-Sí. La Guerra Civil aflora a través de la gente que escribía al programa de Rinomicina, con casos tan terribles como los de tantos padres que habían perdido a sus hijos como consecuencia de una evacuación o unos bombardeos.

-¿Y por qué elige Barcelona como escenario de la obra? Los lectores se encuentran con una magnífica descripción de la ciudad…
-Barcelona es mi escenario natural. La ciudad donde he nacido, la de mis padres, de mis abuelos… Además, en ese momento, la ciudad representaba la vanguardia de la sociedad española en materia de medios de comunicación y publicidad, un ambiente que me apetecía mucho recrear.



Estaba en el aire es el retrato social de la España de finales del Franquismo. ¿Qué ha supuesto esa etapa histórica para este país?
-Más que el final, digamos que es la segunda parte del Franquismo. En los años sesenta, bajo un signo autoritario, nace la sociedad de consumo española y se ponen las bases del estado de bienestar. Se abre un ciclo de prosperidad que, lamentablemente, hoy estamos cerrando.

El escritor había estado anteriormente en Huelva por turismo y le había encantado. / Foto: Josep María Llobet.
El escritor había estado anteriormente en Huelva por turismo y le había encantado. / Foto: Josep María Llobet.

-¿Podría considerarse este libro como una obra cercana a la novela histórica?
-Yo creo que tiene tres patas: una de intriga psicológica, otra de memoria familiar y una tercera de crónica social de aquel momento.

-Debo confesar que me ha impresionado la enorme cantidad de datos y referencias encontrados en la novela. Véase, por ejemplo, el caso de SEAT…
-Gracias. La Seat era la empresa emblemática del Franquismo, pero tenía esa contradicción tan característica de aquel momento de ser muy moderna en su tecnología y en sus espacios y, a la vez, ser una fabrica muy controlada para impedir al máximo cualquier brote de sindicalismo.

-La historia ha convencido al jurado del 69º Premio Nadal al ser elegida entre 229 obras llegadas de todo el mundo. ¿Cómo se sintió al obtener este reconocimiento?
-Para mí fue muy emocionante. El premio Nadal entronca con la historia de la literatura española contemporánea, con nombres como Laforet, Matute, Delibes, Cunqueiro, Umbral…. Uno se siente, como se decía antes respecto a los clásicos, “un enano a hombros de gigantes”.

-Sergio Vila-Sanjuán es periodista cultural desde 1977. ¿Cómo le ha influido el periodismo a la hora de escribir?
-Para mí, el periodismo cultural ha sido el eje conductor de mi carrera a partir del cual he ido haciendo otras cosas, como comisariar exposiciones de pintura y organizar ciclos de conferencias. Y, en los últimos tiempos, he escrito dos novelas donde el periodismo tiene cierto peso, tanto en la documentación empleada, como en la voluntad de contar con un estilo claro y comunicativo.

-En cuanto a Huelva, ¿es la primera vez que viene a la ciudad?
-Estuve hace unos años con mi mujer y mis hijos, haciendo un poco de turismo por la ciudad y la provincia. ¡Nos encantó!

Muchas gracias y suerte con su novela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here