Tres décadas de coplas

En el año 84, un puñao de “majaras” principiantes carnavaleros nos pusimos el mono de trabajo con escarchas y papelillos y tiramos para delante.

Roque Rodríguez. Este año cumplimos tres décadas de concurso de coplas, al compás de bombo y caja. Miramos hacia atrás y recordamos el año 84, en el cuál un puñao de “majaras” principiantes carnavaleros, que sólo en su  mayoría habíamos visto el carnaval allá por Isla Cristina y Ayamonte, así como alguna que otra visita a la Tacita de Plata, nos pusimos el mono de trabajo con escarchas y papelillos y tiramos para delante, de una nave que casi no sabíamos hacia qué puerto marcábamos el rumbo. A velocidad de crucero, osea poquito pero bien marcada la ruta. Fuimos avanzando hasta hoy, y cuando volvemos la vista atrás nos parece todo un “pelotazo” lo que llevamos conseguido y lo que es más ilusionante, lo que todavía queda por conseguir.

Aún tenemos alguna que otra asignatura pendiente, pero en ello estamos, no tenemos pretensiones de arrojar la toalla, y aunque los años no pasan en balde las ilusiones siguen siendo las mismas con las que comenzamos, aunque todo evoluciona y el carnaval no iba a ser una excepción.

La provincia de Huelva es vital para que esto siga tomando cuerpo por estas fechas, y aunque el carnaval capitalino se sustenta y mantiene del concurso de coplas, la provincia sigue dejando su mensaje y el codo a codo cada vez es mas notorio y digno de elogiar. Isla Cristina, Ayamonte, Punta Umbría, San Juan, Bollullos, Río Tinto, Gibraleón, Lepe, Cartaya, Paterna, Calañas, Valverde ect, son los divinos culpables de esta divina locura que nos hace preso cada febrero. Huelva sigue debatiéndose por conseguir la docena de grupos capitalinos. En esta edición de 2013,  Diez grupos son el paquete a concurso de la capital. Atrás quedaron esos divinos momentos, en que tuvimos casi treinta grupos, sin salir de las fronteras locales que delimitan desde Fuente Piña hasta el Molino de la Vega.




Leer artículo anterior










Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.