¿Por qué debes recurrir solo a traductores profesionales?

No, traducir algo de manera profesional no es acudir a herramientas de traducción, y te explicamos por qué.

Con internet se ha dejado de acudir a los traductores tradicionales.

HBN. En los últimos años, sobre todo con la llegada de internet y las nuevas tecnologías, ha empezado a surgir cierto sentimiento común de desprecio a los traductores e intérpretes. Ahora, que existen portales que ofrecen extensísimos diccionarios en lenguas extranjeras e incluso traductores online que funcionan con relativo acierto, se está generando un pensamiento bastante común.

El público cree que no hace falta contar con profesionales para elaborar traducciones, y lo avisamos ya, es todo un error. La preparación, formación y conocimientos de los traductores que trabajan en solitario o incluso como parte de equipos expertos consiguen unos resultados imposibles de alcanzar por otros medios.

Vamos a explicarlo mejor hablando de las principales razones por las que es mejor dejar de lado cualquier otra alternativa y lanzarse directamente a las agencias de traducción en caso de necesitar traducciones tanto de castellano a otra lengua como al revés. Así, podrás ver hasta qué punto es erróneo ese pensamiento que tanto se está extendiendo en los últimos años.




Cuatro razones por las que acudir a equipos profesionales de traducción

¿Para qué contratar a un traductor profesional o a un equipo de traductores profesionales si tengo internet? Si esa es la pregunta que te ronda la cabeza en estos momentos, o has oído a alguien recitarla, sigue leyendo y toma nota. Aquí tienes cuatro grandes motivos por los que esa pregunta está totalmente mal.




Especialización en varios sectores

Las empresas pueden desarrollar su actividad en distintos tipos de sectores. Evidentemente, no es lo mismo elaborar un documento corporativo que un informe médico. Del mismo modo, no es lo mismo traducir una nota de prensa de un periódico al inglés que traducir una factura. Los equipos profesionales cuentan con especialistas en distintos sectores para poder garantizar el uso de los términos adecuados en todo momento.

Tener un buen servicio de traducción médica, de traducción jurídica o de cualquier otro ámbito es algo que solo pueden garantizarte estos grupos. Eso es algo que no vas a encontrar en agencias amateur, y mucho menos recurriendo a diccionarios o traductores online.

Traducción y, sobre todo, interpretación

Las traducciones literales nunca son la mejor forma de adaptar un texto a otro idioma. Hay que ser consciente de las diferencias culturales, de las expresiones, frases hechas, la jerga o incluso el registro en el que se quiere hablar para optar por las formas más adecuadas. Los verdaderos profesionales de la traducción son plenamente conscientes de ello y, del mismo modo que saben cómo adaptar otros idiomas al castellano, también saben hacer lo mismo a la inversa.

Interpretan el texto a tratar y analizan el contexto en el que se ubica para usar los términos más adecuados y facilitar la comunicación, así como también para evitar cualquier posible problema de entendimiento.

Dominio nativo del idioma

La mejor forma de trabajar con un lenguaje es hablándolo y escribiéndolo de forma nativa. Esto es algo que se puede alcanzar naciendo directamente en el país donde se usa y familiarizándose por completo con él o, simplemente, pasando por un largo y profundo proceso de preparación y estudio. Sea cual sea el medio, el resultado es prácticamente el mismo, y es el que aprovechan en estas agencias.

Sus miembros siempre son personas que dominan a la perfección el idioma con el que trabajan y al que traducen, o desde el que traducen. De esta forma, garantizan que no haya problemas de ningún tipo, y mucho menos retrasos por no lograr entender por completo el texto, documento o medio con el que tratar.

Control total de cada caso

Una de las grandes ventajas para los clientes, sobre todo para aquellos que son bastante más exigentes de lo habitual, es que las agencias ofrecen un seguimiento preciso y continuo de todo el proceso, para poder saber en qué estado se encuentra en todo momento. Gracias a esto, el cliente puede recibir el asesoramiento que desee en caso de tener dudas o realizar alguna solicitud adicional.

Por otra parte, otra de las grandes bazas de estos equipos es que garantizan confidencialidad total con todos y cada uno de los documentos que trabajan. En caso de tratarse de materiales importantes, garantizan que no salgan a la luz si el cliente así lo pide.

Estas cosas son algo que nadie más puede asegurar. Contratar a estos equipos es contratar los servicios de grupos profesionales, que llevan años ejerciendo y demostrando que saben bien lo que hacen. Del mismo modo que no dejarías la reparación de una tubería a alguien que pasa por la calle, ¿por qué ibas a hacer algo así a la hora de traducir uno o varios documentos importantes para tu empresa?




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.