MiniEl Corte Inglés

La onubense Beatriz Romero gana el VII Concurso Nacional de Cante Flamenco Villa Candeleda

Natural de Palos de la Frontera, esta joven de 22 años consiguió el primer premio de uno de los certámenes flamencos más relevantes de España. Su sueño es cantar, aunque no descuida su formación y se encuentra finalizando sus estudios universitarios en derecho.

Beatriz Romero ha ganado el último premio de cante flamenco Villa Candeleda.

Cristina Morales. El pasado 4 de agosto, Beatriz Romero González se alzó como ganadora del VII Concurso Nacional Villa Candeleda, que cada año se celebra en Ávila. Con tan solo 22 años, esta palerma apasionada por el cante, ya ha conseguido numerosos galardones que reconocen su talento dentro del mundo del flamenco. A pesar de su gran pasión, la joven tiene claro que no puede descuidar sus estudios y se encuentra inmersa en el final de su grado en derecho en la Universidad de Huelva.

Estos premios, organizados por la Peña Cultural Flamenca Amigos del Cante, de la localidad de Candeleda en Ávila, son una muestra de la afición que sienten los vecinos de este enclave de Castilla y León, que cada año celebra este certamen en el que participan cantaores de todo el país. En este caso, las dos vencedoras provenían de la provincia de Huelva, ya que el primer premio de la categoría juvenil cayó en manos de la joven de 16 años María Vallez, de Beas.

Está terminando su carrera para poder ejercer como abogada.

Beatriz Romero comenzó muy pequeña a cantar y con solo 6 años se subió por primera vez a un escenario, comenzando una carrera que la llevaría, primero por los concursos de fandangos de toda la provincia onubense, y tras ganar todos estos, decidió presentarse a los de cante flamenco de otras provincias y comunidades. Todo ello alimenta su sueño de dedicarse profesionalmente a su pasión, aunque es consciente de que se trata de un mundo muy exigente y complicado y que tiene que educarse y formarse para salvaguardar su futuro.




Hablamos con la joven para conocer más en profundidad su trayectoria y sus sensaciones tras ganar el primer premio del VII Concurso Nacional de Cante Flamenco Villa Candeleda:

Canta desde muy pequeña, se subió a un escenario con solo 6 años.

– ¿Cómo comenzaste a cantar?
Canto desde muy pequeña, pero la primera vez que me subí a un escenario fue con 6 años. Mis padres me apuntaron con Amparo Correa a dar clases de flamenco con esa edad y desde entonces me he estado formando en distintas escuelas, como la de Arcángel.




– ¿Has ganado más concursos?
Sí, he ganado más concurso, en total tengo más de 70 premios, entre ellos los más destacables son el Melón de Oro, la Silla de Oro, dos premios en el Concurso Internacional de Cante de las Minas, Primer premio de la Federación de Peñas de Sevilla o el Premio Juan Valderrama y también algunos por saetas y fandangos.

– ¿Cómo ha sido ganar el de Villa de Candeleda?
Ganar un concurso siempre es gratificante, ya que se ve recompensado todo el trabajo que hay detrás de una cantaora. Ganar el primer premio en Candeleda me anima a seguir aprendiendo, a seguir preparándome y luchando en este difícil mundo del flamenco. Aunque me preparo mucho para cada concurso, el nivel de los concursantes en este caso era bastante elevado, ya que con asiduidad compito con personas mucho más mayores que yo y que llevan toda su vida dedicados al flamenco e incluso viviendo de los concursos, por lo que me emocioné bastante cuando me proclamaron vencedora.

Tras ganar todos los concursos de fandango de Huelva, dio el salto a otros géneros.

– ¿Cuánto tiempo llevas cantando?
Llevo cantando desde los 6 años, por eso, aunque soy muy joven, puedo decir que llevo prácticamente toda mi vida dedicada al flamenco.

– ¿Cómo has llegado a presentarte a los concursos?
Comencé en los concursos desde muy pequeña. En mis comienzos solo acudía a los concursos de Fandangos de Huelva y Provincia, pero con 13 años ya había ganado todos los primeros premios de categoría adultos de los concursos que se celebraban por Huelva, así que decidí comenzar a presentarme a concursos flamencos que abarcaban todos los palos y no solo los fandangos.

– ¿Das clases de canto?
Actualmente no doy clases de canto, ya que con la universidad me resulta difícil poder acudir a alguna academia por el tema de los horarios. No obstante, sí que escucho mucho flamenco y me preparo en casa los distintos palos, suelo ensayar cada día.

Lleva el nombre de Huelva a todos los concursos a los que va.

– ¿Cómo es el día a día de una cantaora?
El día a día de una cantaora es como el de cualquier persona, solo que tienes que cuidarte la voz, lo cual acarrea una serie de consecuencias como perderte alguna que otra salida con tus amigos, no beber nada frío, descansar lo suficiente, entre otras precauciones a tener en cuenta. Además es necesario pasar muchas horas escuchando y aprendiendo, ya que el nivel cada vez es más exigente y la competencia mayor.

– ¿Qué estilo de cante es el que más te gusta?
A mi particularmente me gustan todos los palos del Flamenco, yo creo que es lo bonito de este género, que cuenta con un abanico bastante amplio y cada uno le aporta su riqueza; dependiendo de cómo me encuentre anímicamente me siento más cómoda cantando uno u otro palo. Normalmente en mi repertorio nunca suelen faltar las seguiriyas, la caña, la soleá, las granaínas ni los fandangos.

Espera seguir dedicándose a cantar.

– ¿Cuáles son tus planes a corto plazo?
Pretendo seguir formándome y aprendiendo, dar pasitos cortos pero que hagan ruido, ya que pienso que así es como se consigue tener una buena carrera dentro del difícil mundo del flamenco.

– ¿Hasta dónde quieres llegar en el mundo del cante? ¿Te gustaría dedicarte al cante profesionalmente?
Como cantaora me gustaría llegar a lo más alto y vivir del flamenco, seguir disfrutando de él y recorrer escenarios internacionales. Me encantaría dedicarme al cante de manera profesional, pero soy consciente de que es muy complicado.

Su pasión es el flamenco aunque estudia derecho en la UHU.

– ¿Cuál es tu sueño?
Mi sueño sería poder vivir del flamenco, tener un nombre dentro de él, un reconocimiento por parte del público y no perder nunca la ilusión por cantar.

– ¿Le lanzarías un mensaje a los onubenses?
A todos los onubenses les diría que tenemos la suerte de vivir en la ciudad con la mejor gastronomía, las mejores playas y la mejor cantera de cantaores actualmente en el flamenco. Les invito a que apoyen lo suyo, a su tierra, a sus paisanos y que se sientan orgullosos de lo que tenemos.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.