Francisco Javier Gil Salguero, un funcionario en el registro civil que destaca por su simpatía

Este tramitador procesal y administrativo, natural de Dos Hermanas, lleva más de cinco años desempeñando su actual trabajo en el registro número 5 de Huelva. A pesar de pertenecer a un gremio muy criticado por su forma de atender al público, no es su caso ya que recibió uno de los III Premios al Empleado Público del Año que otorga el sindicato CSIF y Huelva Buenas Noticias.

Francisco Javier Gil Salguero fue uno de los galardonados en la última edición de los Premios al Empleado Público del Año.

Cristina Morales. En una profesión de cara al público es necesario poseer una serie de cualidades que conviertan un mero trámite en una experiencia agradable para aquella persona que se encuentra perdida y necesita ayuda experta. A pesar de la mala imagen que posee el gremio de los funcionarios, muchos son destacados por su buen hacer y por su simpatía con el público. Es el caso de Francisco Javier Gil Salguero, quien trabaja en el área de Tramitación Procesal y Administrativa del Registro Civil número 5 de Huelva. Natural de la localidad sevillana de Dos Hermanas, lleva más de 5 años desempeñando su labor en Huelva, destino en el que se siente muy cómodo y en el que espera promocionar.

Su buen quehacer diario y su compañerismo le sirvieron para ser propuesto a estos premios.

Sus propios compañeros decidieron proponerlo como merecedor de uno de los Premios al Empleado Público del Año, otorgados por el sindicato CSIF y por el diario Huelva Buenas Noticias. En su candidatura, los que trabajan día a día con él lo definían de esta manera: “es un funcionario excelente, un gran compañero que siempre está dispuesto a ayudar con amabilidad. Proponemos su persona por ser buen compañero, trabajador, por prestarse a ayudar siempre que se necesita y sobre todo por atender la ventanilla tan bien como él lo hace, si alguien viene con un problema, él se lo resuelve aunque tarde más en salir. Excelente trabajador, eficaz, buen compañero, dispuesto siempre a ayudar, por eso se merece uno de estos premios”. 

En sus ratos libres le gusta practicar senderismo y jugar al fútbol.

A sus 47 años, Francisco Javier Gil es además una persona muy activa y que cree en la importancia de formarse y prosperar. Tanto es así que se encuentra estudiando el grado en derecho en la UNED, ya que una de sus motivaciones personales es ascender en su trabajo. Le apasiona su empleo y disfruta atendiendo al público para cualquier gestión, como el registro de un nuevo nombre tras un nacimiento, un matrimonio o un acta notarial. Sin embargo, actualmente afirma encontrarse desbordado, al igual que sus compañeros de sección, por la falta de personal en el registro civil, lo que les obliga a atender en un día a una media de cien personas: “actualmente contamos con dos profesionales menos, los cuales no han sido sustituidos, por lo que estamos bastante saturados en el registro”.




Le apasiona viajar y conocer nuevos rincones de España.

Soltero y sin hijos, invierte su tiempo libre en practicar deportes como el senderismo y el fútbol, además de viajar, algo que le apasiona. Comenzó en la profesión de tramitador procesal y administrativo en el año 2005 de forma interina. hasta que fue consiguiendo plazas en distintos pueblos de la provincia de Sevilla y, finalmente, en 2013 en Huelva. Le encanta atender al público, dice que para él supone estimulante poder orientar a los demás y prestarle su ayuda. De las personas a las que atiende espera un trato similar: “lo que más me gusta y me motiva de mi trabajo es que la gente sea agradecida y me den las gracias, es un sector en el que a veces no se recibe buena atención y que alguien me agradezca mi amabilidad me enorgullece y me da fuerzas para seguir comportándome así, ya que no todos los días son buenos y a veces se hace más difícil la labor”.

Francisco Javier en un momento de la gala, celebrada el pasado 13 de junio en la Universidad de Huelva.

Le gusta desempeñar labores administrativas pero uno de sus principales objetivos es finalizar la carrera de derecho y poder ascender, motivo por el cual se esfuerza para compaginar trabajo y estudios. Dice mucho a su favor el hecho de que fueron sus propios compañeros los que le propusieron como merecedor de este premio, el cual recibió como una sorpresa: “no me lo esperaba para nada, fue una sorpresa, todos teníamos capacidad para obtenerlo, conozco a mis compañeros y cualquiera podría haber salido. Es un orgullo que te reconozcan tu trabajo y además me digan que es un premio merecido”.




Francisco Javier Gil Salguero fue el más votado y, por tanto, ganador en la categoría de Justicia.

Francisco Javier Gil Salguero fue galardonado con motivo de la tercera edición de los Premios al Empleado Público del Año en Huelva, una iniciativa pionera en España, imitada en otras provincias andaluzas y organizada por el diario Huelva Buenas Noticias y el sindicato CSIF, con el patrocinio de Huelva Motor (Seat). La gala de entrega tuvo lugar en el Salón de Actos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Huelva en la noche de este miércoles 13 de junio. Este galardón está destinado a reconocer los méritos y valores de aquellos empleados públicos que hayan destacado por su labor durante el pasado año. Un reconocimiento que nace con el objetivo de destacar la excelencia en el servicio prestado a los ciudadanos y los valores humanos en la atención a los demás, las virtudes del servicio público ejemplarizados por los que lo desempeñan como actividad cotidiana. De este modo, pudieron hacerse las propuestas que consideraran oportunas en seis categorías: Educación, Sanidad, Justicia, Seguridad y Emergencias, Administración General y Otros Servicios Públicos y Servicios Sociales, categoría esta última que se ha añadido este año por primera vez.

Foto de familia de la gala de entrega de los terceros Premios al Empleado Público del Año.

De la gala destaca el momento en el que subió al escenario: “tuve que decir algunas palabras arriba y estaba muy nervioso, esperaba no caerme. Pero todo fue muy bien, me sentía a gusto rodeado por mis compañeros y por muchas caras conocidas que me apoyaron en todo momento”. Con la emoción aún a flor de piel tras recibir un reconocimiento así y por parte de sus compañeros, no quiere perder la oportunidad de dejarle un mensaje a los onubenses: “aunque los funcionarios tenemos mala fama y a veces merecida, hay que confiar en todos los sectores de la administración ya que hay más gente que trabaja bien que mal y que se esfuerza por prestar un buen servicio a los ciudadanos. Es importante que sigamos confiando en las administraciones públicas, siendo conscientes de las trabas administrativas y burocráticas que a veces tenemos los propios trabajadores”.




One Response to "Francisco Javier Gil Salguero, un funcionario en el registro civil que destaca por su simpatía"

  1. Redacción   27 septiembre 2018 at 10:38 am

    El motivo de mi nota es simplemente de AGRADECIMIENTO A D. FRANCISCO JAVIER GIL SALGUERO por su amabilidad, profesionalidad, dedicación y ¡PACIENCIA!
    El premio que le ha sido concedido está más que justificado.
    Un día solicité unos documentos familiares al Registro. Sinceramente, creí que no me contestarían ya que no disponía de datos concretos que facilitaran la búsqueda. Don Francisco me demostró su enorme profesionalidad, dedicación y humanidad.
    Con esta nota quiero romper una lanza a favor de todos los funcionarios públicos, que con enorme sacrificio personal y falta de medios cada día nos atienden.
    Desde Sabadell reciban mi afecto.
    Atentamente, Mª. del Carmen Palma Rivero.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.