Mini

María Sierra ultima detalles para la disputa este sábado del IronMan de Italia en Cervia

“Tendré que ser muy meticulosa con la hidratación durante la competición”, aseguró la deportista antes de esta prueba, clasificatoria para el Mundial de Larga de Distancia en Hawai en 2019.

María Sierra, recogiendo el dorsal para la prueba.
María Sierra, recogiendo el dorsal para la prueba.

S. D. Todo está a punto. Porque ha trabajado para ello. Es el caso de la triatleta gaditana afincada en Huelva, María Sierra, que lleva preparando el IronMan de Italia que se celebra este sábado en Cervia, desde el año 2013.

Porque fue entonces cuando comenzó a realizar pruebas de Larga Distancia, siempre compaginando esta preparación con sus estudios y la dirección técnica de la escuela de triatlón de menores del CD Triatlón Huelva.

Sierra, es una triatleta amateur, que entrena una media de 3 horas al día normalmente todos los días de la semana, bajo la atenta mirada de su preparador, el onubense Fernando Pérez Tejero, “a quien considero el verdadero artífice de mis éxitos deportivos”.




Para una deportista no profesional como María, una prueba de estas características, exige una preparación no sólo física, si no también psicológica, ya que “la mente puede llegar a parar a tu cuerpo y ahí se puede acabar el IronMan”.

María lleva ya una semana en tierras italianas como parte de su preparación para afrontar el sábado, a partir de las 7:45 horas, una de las consideradas pruebas más exigentes del mundo del deporte, el IronMan, un triatlón de Larga Distancia donde tendrá que nadar 3.800 metros, en esta ocasión en el mar Adriático, recorrer en bici 180 kms., para a continuación terminar corriendo la distancia equivalente a una maratón, es decir, 42 kms. y 195 mts. por las calles de Cervia, localidad cercana a Florencia, Bolonia o Venecia entre otras, e incluso a San Marino.




La deportista gaditana, afincada en Huelva, con la bicicleta en las calles de Cervia.
La deportista gaditana, afincada en Huelva, con la bicicleta en las calles de Cervia.

En estos días ha podido entrenar en los diferentes lugares dónde competirá para aclimatarse a las condiciones ambientales que tendrá el sábado, con una temperatura de entre 18 y 27 grados y una humedad cercana al 80%, por lo que “tendré que ser muy meticulosa con la hidratación y la pérdida de sales de mi cuerpo durante la competición”.

En la actualidad no cuenta con patrocinadores, teniendo que costearse todos los gastos (viaje, estancia, inscripción, manutención, ingesta para la competición, reparación de bicicleta…); y en esta ocasión tampoco podrá contar con el apoyo de Juan, su padre, quien suele acompañarla allá donde compite, pero que unos problemas de salud le han dejado en casa, pero seguro que estará presente en su mente para animarla a conseguir su objetivo. María competirá con más de 3.600 triatletas, de los que un 13% son mujeres e intentará bajar de las 10 horas y 30 minutos.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.