Mini

Antonio Núñez, emocionado, agradecido y feliz por poder despedirse “en el club donde el fútbol empezó”

El ex capitán del Recre pasó revista a lo que ha sido su etapa en la entidad y en Huelva, ciudad que reconoció que siente “como hogar”.

Antonio Núñez, junto al presidente del Recre, Manolo Zambrano, en la despedida del jugador. / Foto: @recreoficial.
Antonio Núñez, junto al presidente del Recre, Manolo Zambrano, en la despedida del jugador. / Foto: @recreoficial.

S. D. Antonio Núñez Tena. Punto final a su etapa en el fútbol. Ya lo hizo al término de la pasada campaña, pero quedó pendiente su despedida de la afición del Recre, de esa que catalogó como “especial”, porque “sabe que tiene algo que las diferencia de las demás, y que ha demostrado que no va a dejarlo morir”.

Antonio Núñez se despidió de su gente, y lo hizo emocionado, agradecido y feliz porque lo ha podido hacer “en el club donde el fútbol empezó”, y en una ciudad que para él cuenta como “hogar”.

Antonio Zambrano, presidente del Recre, fue el encargado de dirigir unas palabras hacia Núñez en el acto que tuvo lugar en el Nuevo Colombino. Reconoció que le era difícil despedir a otro jugador -“antes fueron Jesús (Vázquez) y Zamora”, dijo-, ya que eran momentos en los que “uno no sabe si hablar de felicidad, o de tristeza”. Zambrano comentó que “muchos jugadores han sudado esta camiseta, muchos han defendido este escudo, pero han habido otros que, aparte de todo eso, la han honrado y la han dignificado. Y este es el caso de Antonio”.

De Núñez dijo que “es un hombre querido por la afición, querido por la ciudad, importante en el club… perdemos un gran jugador, pero ganamos un gran recreativista”.

El protagonista, Antonio Núñez, tras agradecer esas palabras y la asistencia de todos a ese acto, mostró su gratitud al club y a todo Huelva, y de ahí que como eran muchas las cosas que tenía en la cabeza, había optado por escribirlas.

Núñez comenzó diciendo que “hace ya dos meses tomé la decisión de retirarme del fútbol profesional, y tenía muy claro que cuando terminara mi etapa en el Recreativo de Huelva, terminaría también mi etapa como futbolista”.

Acerca del momento de dejar el fútbol, Antonio Núñez confesó que “muchas me pregunté como sería ese momento, qué sentiría”. Ha llegado y como apuntó “aunque tienes la lógica tristeza, la nostalgia por no verte en el campo, por no saber cómo saciar esa necesidad de competir que llevamos dentro todos los jugadores, por encima de todos estos sentimientos, en mi caso, está el de un enorme y profundo agradecimiento”. “Me siento muy afortunado por todo lo que me ha tocado vivir, estoy muy agradecido a todas las personas que me han ayudado, y que me han acompañado en este camino. A todos los clubes que me han dado la oportunidad de defender sus colores, me gustaría agradecer a cada uno de ellos la confianza que en su día pusieron en mí”, destacó.

Nombró a los diversos equipos en los que ha militado -Real Madrid, Liverpool, Celta de Vigo, Real Murcia, Apollon de Limassol, Huesca, Deportivo de La Coruña-, y extendió su agradecimiento también “a todos los compañeros que he tenido a lo largo de estos años, especialmente a los que he tenido aquí en el Recreativo”. “He tenido la suerte de compartir vestuario con jugadores de un enorme talento, pero sobre todo he conocido a grandes personas y he hecho grandes amigos, que espero conservar para toda la vida”, resaltó para apostillar que no los iba a nombrar a todos por no extenderse, aunque sí citó “a esos grandes capitanes de los que aprendí tanto: Zamora y Jesús”.

También tuvo palabras de gratitud “a todos los entrenadores que me han tenido a sus órdenes, de todos he aprendido, todos me han hecho progresar y madurar como jugador”. Y cómo no, “a los que trabajan en la sombra, que hacen la vida más fácil al jugador: los fisios, los médicos, los preparadores físicos, los nutricionistas, los adaptadores, los utilleros, gracias a todos por su gran dedicación”.

Extendió las gracias a sus amigos -“que se han sentido orgullosos cuando las cosas me iban bien, y que se han preocupado en los momentos complicados”-, y “a las personas que me han acompañado en la vida, esas que después del partido te preguntan como te has encontrado, que te duelen, o que no me duelen en mi caso, que siempre tienen un mensaje de ánimo”, su familia en definitiva.

Núñez incidió en que “me siento y me sentirá eternamente agradecido a Huelva, al Recreativo de Huelva, y a la afición recreativista. Una afición que me ha mostrado su cariño cada día, y que en sus mensajes en las redes sociales, o simplemente por la calle, me ha mostrado un agradecimiento que, sinceramente, debería ser hacia ellos”.

Al respecto dijo que cuando llegó al Recre con 35 años, “pensaba que, a esa edad, ya lo había vivido todo en el fútbol. En realidad no sabía cuanto me equivocaba, no sabía cuantos momentos intensos aún estaban por llegar, no sabía que el fútbol me había reservado lo mejor para el final”.

Habló de lo que han sido estos cuatro años en el club, en los que “hemos pasado todos los que estamos aquí por momentos muy difíciles, por todo tipo de obstáculos, de trampas, de dificultades, momentos en los que parecía que todo estaba perdido, y hemos sabido estar unidos, cada uno en lo suyo: los jugadores en el campo; los empleados con su gran esfuerzo diario, a menudo no recompensado; el consejo, con su incansable labor afrontando un problema detrás de otro; la prensa, que durante estos años tan difíciles ha remado siempre en la misma dirección, en la de salvar al Decano”.

Pero dejó para el final, reconociendo que era “la parte más importante”, a “la afición del Recreativo de Huelva, que es especial, porque que sabe que tiene algo que las diferencia de las demás, y que ha demostrado que no va a dejarlo morir”.

Recordó momentos de unidad vividos en el seno del equipo, y citó una charla de vestuario de Jesús Vázquez, “explicando a los chavales que ese descenso a Tercera que nos amenazaba no era una opción, y convenciéndonos a todos de que no íbamos a dejar que pasara”; como también “esos eternos viajes haciendo de noche en el camino porque el autobús se había averiado, pasando por duchas frías o escasez de material…”.

“Todo eso nos unió a los jugadores, y nos unió a una afición que era capaz de hacer un recibimiento en la puerta del estadio digno de la Champions League, o que llenaba un estadio de 20.000 localidades y acababa con invasión del campo para celebrar una permanencia en Segunda B, cosas que sólo se entienden conociendo las circunstancias que nos han tocado vivir estos años”, comentó Antonio Núñez, de ahí que “esas cosas son precisamente las que han hecho que, yo personalmente, haya sentido estos colores como algo especial, y sienta a Huelva como mi hogar. Y es esa unión de todos la que ha hecho que el Recre siga vivo, que siga compitiendo, y que lo vaya a seguir haciéndolo hasta que volvamos a verlo en Primera División, cosa que no me cabe ninguna duda que tarde o temprano pasará”.

Acabó Núñez hablando de lo que suponía en sí esta despedida. Lo hizo emocionado: “Hoy me toca despedirme del fútbol, y es difícil, pero si cuando empecé hace años, me hubieran preguntado cómo me hubiera gustado retirarme, no habría sido capaz de imaginar una despedida mejor, con el cariño de una afición como ésta, y en el club donde el fútbol empezó”.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.